Actual

La cultura en Granada, con la soga al cuello

  • Según las estimaciones de la Organización de Consumidores y Usuarios, cada familia gastará unos 60 euros más con la subida del IVA al 21% de cines, conciertos y teatros.

Granada puede sufrir a partir de septiembre un "desastroso" frenazo cultural. La subida del IVA en música, cine, teatro y arte supondrá un gasto adicional para unos bolsillos que no es que anden muy pujantes precisamente. Hay menos euros pero nos piden más. Según las estimaciones de la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), gastaremos unos 415 euros más al año por familia. Pero a hipotecas, facturas de luz, gas y agua, medicinas, subidas en los transportes, dentistas o asistencia sanitaria hay que sumar ahora el encarecimiento de la cultura. No se salva prácticamente nada, excepto los libros de papel en principio, ya que por culpa de la subida del 21% en sectores que antes tenían el 8% (o el paso del 8% al 10% en los museos) tendremos que pagar de 1 a 8 euros más depende de si compramos una entrada para ir al cine o una para ver un musical.

Los datos del Instituto Nacional de Estadística hablan de un gasto anual (hasta ahora) de 1.975 euros por hogar en ocio, espectáculos y cultura. A no ser que teatros, promotores musicales o cines asuman parte de la subida del IVA, cada familia gastará unos 60 euros más en el disfrute de la cultura, tal y como plantea OCU.

Por una de esas reglas de tres a las que el ciudadano se ha tenido que ir acostumbrando para que le cuadren las cuentas, si Granada es, como venden los políticos, una de las ciudades más culturales del país será también una de las que más sufra la subida.

Los afectados son muy diversos pero todos coinciden en lo mismo: "Esta medida del gobierno es absolutamente demencial y disparatada. No puedes subir un IVA del 8 al 21% porque entre otras cosas excede muy por encima cualquier media europea de 'ivas' culturales". La queja es del promotor de Musiserv José Rodríguez. Si el turismo no se toca porque es lo único que ha crecido, se pregunta, por qué lo hacen los conciertos, festivales y teatros que han aumentado en esta ciudad el número de pernoctaciones en hoteles y el consumo en restaurantes. Él da una cifra basándose en un estudio del impacto sobre la economía de la música en Granada, "sólo la actividad de Musiserv Live Nation como promotora de conciertos ha llegado a generar algunos años 25.000 pernoctaciones".

El ministro de Cultura, José Ignacio Wert, apelaba hace poco a la inteligencia de las industrias culturales para asimilar parte de la subida. Pero hará falta mucho más que inteligencia. El presidente de Facua en Granada, Javier Cejuela, tiene claro que el efecto será negativo. En un manifiesto que promueve la asociación de consumidores con '21 motivos contra la subida del IVA', destaca uno de ellos: "reducirá la compra de productos y la contratación de servicios", algo que perjudicará a los empresarios y "destruirá empleos". Y ¿para qué? "El aumento de ingresos previsto con la subida del IVA se verá reducido, minimizado, anulado o incluso podría llegar a provocar el efecto contrario, en función de la respuesta de los consumidores".

Para que eso no ocurra, el coordinador del Teatro Alhambra, Mariano Sánchez, no tiene aún muy claro que vayan a subir para sus espectadores las entradas de las obras que ofrecerán a partir del 1 de septiembre. "Ahora sí que se va a notar la crisis porque la gente se va a pensar eso de salir a la calle".

Concretamente, la cultura subirá 13 puntos el IVA de los cines, conciertos, teatros, circos, espectáculos, zoos, parques de atracciones y festejos taurinos, así como los servicios prestados por intérpretes, artistas directores y técnicos a los productores de cine, teatro y musicales. Los museos subirán dos puntos este impuesto.

Aquí en Granada hay excepciones. Se dan precisamente en los dos casos que suelen tener asegurada la visita. La Alhambra y el Parque de las Ciencias tienen un precio cerrado (como confirman desde ambas sedes) y no subirán a no ser que el Patronato del monumento o el consejo rector del Parque aprueben algo distinto. Mucho mejor es el caso de otros como el Centro Guerrero, el Museo de la Alhambra o la Casa de los Tiros, con entrada gratuita para los ciudadanos europeos (1,50 los demás) que mantendrán en septiembre.

La agencia Efe ha hecho la media nacional del consumo cultural hasta ahora y la estimación tras la subida del IVA según datos recabados a algunas asociaciones nacionales. Echando mano de la calculadora, las cifras hablan por sí mismas. Un concierto de cuarenta euros, por ejemplo, podría pasar a costar 44 en septiembre. Pero hay que tener en cuenta que las cifras que 'ilustran' este reportaje no son precios fijados sino simplemente orientativos de lo que podría suponer la subida.

Música: Una medida "salvaje" para el sector musical

La "disparatada" subida del 8 al 21% del IVA supondrá una medida "muy salvaje" para el sector musical. Desde Musiserv, José Rodríguez explica que el gobierno está actuando a ciegas porque "precisamente esta subida va a provocar el efecto contrario al que quiere el gobierno: disminuirá el consumo y podrán recaudar menos dinero". Para que el amante de la música granadino pueda hacerse una idea, "del total del precio que pagará por ver a un artista el 31% del importe será íntegramente para el IVA y la SGAE". Es algo que no todo el mundo sabe, dice Rodríguez, "pero ya pagamos un 10% en concepto de derechos de autor, un canon fijado de forma totalmente arbitraria y muy por encima de países como Inglaterra, donde no excede del 3%". Por si fuera poco, la subida del IVA restará competitividad a una ciudad de música como Granada a la hora de pujar por giras internacionales. "Qué empresa puede pagar los cachés de artistas como Lenny Kravitz o Springsteen si sólo tienes el 69% de los ingresos para defender tus números". El promotor musical anima a ir comprando las entradas de Serrat y Sabina (el 8 de septiembre) antes del día 1. Podría pasar de los 47 a los 52 euros.

Arte: Las galerías, una arteria cultural en extinción

Los museos son un caso aparte. Puesto que su subida es de sólo dos puntos habrá quien decida elevar el precio y quien prefiera no hacerlo. Desde la taquilla del Museo García Lorca, por ejemplo, aseguran que ellos seguirán con el precio de 3 euros. Los que son gratuitos seguirán siéndolo. Pero ¿qué pasa con las galerías privadas? La adquisición de obras de arte no se salva de la subida y pasarán a tributar de un tipo reducido de IVA del 8% al general del 21. Si la merma de oferta artística en la ciudad se ha notado con la crisis, ahora ésta es la gota que colma el vaso. Piensa Emilio Almagro, dueño de la galería Sandunga, que era ya lo que les faltaba. "Va a tener varios efectos: uno, el de agravar una situación ya de por sí límite. Todos sabemos que han cerrado un montón de galerías y que mucha gente está aguantando con más pasión que razón". Dos, todo el mercado se concentrará en Madrid. Y lo que más le irrita: "El IVA de las obras de arte en España es más elevado incluso que el de otros países con un mercado mucho más fuerte de arte contemporáneo". Es muy difícil saber cómo se verá afectado este sector puesto que aquí los precios varían muchísimo más. Si en septiembre queremos comprar por ejemplo la foto de Arabesco de 300 euros que vimos en la galería Cartel, con el IVA pasaría a costar 334.

Cine: Un valiente abre en medio de la vorágine

Si hasta ahora Granada ha tenido la honrosísima ventaja de ser una de las ciudades con el cine más barato -a fecha de 10 de enero y en un estudio de 138 salas estaba en la cola gracias a una sala con una entrada de 4 euros-, habrá que esperar a septiembre para ver los efectos que trae la subida del IVA. La media española se sitúa en los 6,6 y al aumentar del 8 al 21% ver una película podría suponer gastarse unos 7,3 euros. No llega al euro pero los cinéfilos lo notarán. En medio de toda esta vorágine, sin embargo, todavía hay valientes que se lanzan a abrir cines en esta tierra. Más allá de los 'grandes' como Kinépolis o Cinema 2000, sobreviven los pequeños. Precisamente a finales de junio volvió a abrir sus puertas el cine de Motril. Su encargado, Antonio Guerrero, cuenta que la ciudad costera se había llevado sin cine "demasiado tiempo" y aunque sea una aventura en plena crisis confía en que la gente responda. "Lo que la gente tiene que hacer es venir a ver cine. Las cosas han ido poniéndose cada vez peor pero llevábamos con la idea de abrirlo desde hace tiempo". Sólo les faltaba hacer "algunas mejoras" y contar con el permiso de apertura. Su intención es seguir funcionando también en invierno. Con una entrada de 5 euros, Guerrero confía en Batman para animar a los espectadores motrileños. La subida le parece demasidado alta. Si este cine aplica en septiembre la subida del IVA, la entrada costaría unos cincuenta céntimos más.

Teatro: Las salas no gozan de los 'beneficios' europeos

Ver los teatros llenos tras el verano ya no será tan fácil. A pesar de que Granada sea una de las ciudades con el precio más asequible, pronto podría equipararse o incluso superar al de otras ciudades europeas. El coordinador del Teatro Alhambra, Mariano Sánchez, expresa su indignación ante una subida del IVA demasiado "exagerada". El director del teatro del Realejo explica que no es normal que nuestro país pase, con la subida del 21%, a tener un porcentaje superior. En el Reino Unido se aplica el 20% a estos servicios, mientras que en Irlanda es del 9, en Italia del 10 y en Francia y Alemania del 7. "Yo también quiero ser europeo para esto", dice.

El aumento del precio en las entradas culturales "afectarán al bolsillo ya destrozado de la gente de a pie", por eso explica que el Teatro Alhambra se está planteando no aplicar la subida en los tiques y asumirla en los presupuestos. Si este teatro granadino ofrece una entrada media de 14 euros y tuviera que subirle el IVA, a partir de septiembre ir a ver allí teatro podría costarle a los espectadores unos 15,5. Un euro y medio más de lo que se paga ahora.

Literatura: Los libros, a expensas de la sub

Los libros en papel se pueden considerar privilegiados en este maremágnum de subidas culturales. Ellos seguirán con su IVA superreducido del 4% aunque sus parientes, los electrónicos, sí pasarán del 18% al 21% otoñal. No obstante, uno de los encargados de la librería Picasso, Maximiliano García, llama la atención sobre un punto del que "no se habla: el IVA de la venta de libros será el mismo pero, claro, el IVA de los materiales con los que se fabrica el libro sube y, obviamente, las editoriales tendrán que hacer algún tipo de subida". Es, dice, una de las principales preocupaciones de los libreros. No hay que olvidar que la crisis les ha pasado factura en las ventas y el temor se alargará hasta septiembre. "No sabemos exactamente cómo va a repercutir esta subida porque el precio que llega a las librerías ya está estipulado por los editores y no existe el precio libre en la venta de libros". En el caso de los electrónicos, tendrán que competir con la compañía estadounidense de comercio electrónico Amazon. "Ellos tienen un IVA muy reducido lo que implica que si alguien compra libros a esta empresa ellos sí se benefician porque su ganancia es mucho mayor que la que podamos hacer nosotros por la venta del mismo libro, aunque el precio sea igual".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios