Actual

El día que Hollywood visitó Alquife

  • Fernando León de Aranoa escogió el pueblo granadino para rodar su película El municipio, convertido en Kósovo, se volcó con el rodaje

Queda menos de una semana para el estreno de Un día perfecto, una de las películas más esperadas por los granadinos ya que muchas de sus escenas fueron rodadas en La Zubia y en el poblado minero de Alquife.

Cuando el director, Fernando León de Aranoa, se acercó por vez primera al ya deshabitado poblado minero de Alquife, se quedó prendado del paraje y lo eligió como escenario perfecto para rodar, durante tres semanas, diversas escenas de Un día perfecto. El madrileño tenía claro que el color rojizo, la capilla semiabandonada, las casuchas viejas, las antiguas escuelas, la enorme escombrera, las vías del ferrocarril… todo ello eran un escenario más que perfecto para simular Kosovo, como si hubiera pasado la Guerra de los Balcanes por la comarca accitana. Tanto es así, que se recrearon tumbas con inscripciones, señales y matrículas yugoslavas, fachadas con tiros en las puertas, con pinturas negras se simularon restos de fuegos, los sacos de terreros se esparcieron en la capilla como huellas de un bombardeo.

De las más de 500 personas que se presentaron al casting, finalmente unas diez personas actuaron como extras en la película y otra decena trabajó como guardas, en los decorados, en el catering… No era la cuestión económica lo que predominaba en los extras, ya que cobraron solamente entre 30 y 40 euros diarios, sino la ilusión con la que esperan poder ver el estreno de esta película y el hecho de poder sentirse actores por un día.

Francisco Dumont Cruz, responsable hasta hace unos años de la escuela de teatro de Alquife, estuvo presente durante el rodaje y reconoce que a punto estuvo de meterse en un lío, porque hizo las primeras fotos de los decorados de la película y las publicó en Facebook, pero las quitó rápidamente, ya que no quería interferir en el posible trabajo de los vecinos del pueblo.

Dumont ha vivido en el poblado minero muchos años y conocía bien lo que suponía para Alquife que se rodara una película como esta, en la que el poblado parecía un búnker para que no entraran los medios de comunicación durante un rodaje que empezó el 17 de marzo y se alargó durante tres semanas: "Ya en Granada gente del cine me había explicado cómo iba la película, pero nadie quería que se dijese nada. Yo fui, y como era mi barrio, hice unas fotografías de parte de los decorados internos. Fueron inocentes, puse las fotografías en un grupo de WhatsApp, me advirtieron y las retiré".

Dumont, que ha trabajado en Radio Guadix, cuenta que, excepto Fernando León de Aranoa que se dejó fotografiar con los alquifeños en el bar del pueblo, el resto de actores principales -Tim Robbins, Olga Kurylenko, Mélanie Thierry, Fedja Stukan- eran más inaccesibles. Le llamó la atención que Tim Robbins dijese que no quería hacerse fotos con nadie. "El que sí se vio mucho fue Benicio del Toro, que resultó ser muy agradable y se prestó a todas las fotografías, a diferencia de Tim Robbins, el más inaccesible de todos".

Acerca de qué perfil de personajes buscaban para la película comenta que, al estar ambientada en la guerra de los Balcanes, "el tipo de hombre era alguien alto, de piel blanca, ojos azules". Dumont asegura que el casting fue una complicado: "Exigieron carnés de identidad, parecía que iba a trabajar todo el pueblo, pero finalmente trabajaron muy pocas personas". El equipo, gastó muy poco durante su estancia en el pueblo, "unas botellas de agua y poco más".

Otra de las personas que participaron en aquel rodaje fue Francisco Amezcua, de 77 años. Una extra con experiencia porque llama la atención que Amezcua había actuado también en el año 1963 en la película Cleopatra con Elizabeth Taylor y Richard Burton, rodada en Almería. Amezcua advierte que entonces cobraba por día más de 3.000 pesetas y que estuvo unos dos años participando en la producción. En A perfect day ganó menos dinero. En su vuelta al poblado para este reportaje le vienen a la cabeza sus experiencias del proceso de selección para el rodaje con León de Aranoa. En un primer momento, se negó porque ya había trabajado en Cleopatra, pero fue su mujer quien lo convenció. Una vez seleccionado, él pidió que cogiesen también su esposa, pues quería que supiese cómo era trabajar en un rodaje.

María Encarnación Álvarez Cuerva, la mujer de Amezcua que, a sus 71 años y gracias a su marido tuvo su primera experiencia en el mundo cinematográfico. Guarda muy buenos recuerdos de aquellos días: "Allí lo pasamos muy bien, estuvimos con los actores, comimos con ellos, aunque no sabíamos quiénes eran ni Tim Robbins ni Benicio del Toro".

La tercera extra que participó en aquella producción fue María Checa, amiga del matrimonio y que no quiso desaprovechar la oportunidad de sentirse actriz. "Mi hija vino el primer día a apuntarse y ella me animó. Estuvimos todo el día casi en la cola, ya que se presentaron más de 500 vecinos -recuerda-. Tuvimos que firmar un contrato y muchos papeles. La principal ilusión era trabajar en la película y tenemos ganas de ver la peli para ver si salimos o no, a lo mejor no nos reconocemos".

El alcalde del pueblo, Benito Ruiz Gámez, recuerda esos "ajetreados" días de rodaje y espera que la proyección de Alquife sirva también para la reapertura de las minas de Alquife. "Nos gusta que llegue al cine algo rodado en el pueblo, que ha cogido bastante fama por la película. Hubo bastante trabajo para la gente y tenemos buenas perspectivas, así que queremos ver lo que se rodó".

La comarca de Guadix siempre ha sido escenario de cine y muchos directores se han servido de lugares como las cuevas, la Iglesia de Santiago, la Plaza de las Palomas o la antigua azucarera para películas de todo tipo. ¡Agáchate, maldito!,Karol, El hombre que se convirtió en Papa, Tirant lo Blanc, Doctor Zhivago o El bueno, el feo y el malo, son solo algunos de los títulos rodados en Granada. Una lista a la que habrá ya que sumar Un día perfecto.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios