Actual

La fascinación del mundo del cine por la Luna

El romance del cine con la Luna comenzó décadas antes de que el hombre dejase su huella en el satélite, hace 40 años, y siempre bebió de las influencias literarias de Julio Verne o H.G. Wells antes de apostar por el realismo.

Hoy se cumple el 40 aniversario de la llegada del hombre a la Luna a bordo de la misión Apolo XI, de la que un 20 de julio de 1969 saldría Neil Armstrong para dar ese "pequeño paso para el hombre, gran salto para la humanidad".

Pero en el cine hacía ya mucho que se había conquistado el satélite. Corría el año 1902 cuando el francés Georges Méliès filmó Le voyage dans la lune, una pequeña joya muda de apenas 14 minutos para la que diseñó algunos de los primeros efectos especiales de la historia del cine, incluida esa cápsula espacial que aluniza en el ojo derecho del satélite terrestre. "Fue un éxito en todo el mundo y resultó muy influyente", dijo Jonathan Kuntz, profesor de la Escuela de Cine, TV y Teatro de la Universidad California Los Ángeles.

Aquella imagen icónica de la Luna accidentada fue posteriormente utilizada en videoclips tan populares como el de Tonight, tonight, de The Smashing Pumpkins, o Heaven for everyone, de Queen.

"Fue además una de las primeras películas de la historia que contaba una historia, con su introducción, nudo y desenlace. Y ayudó a introducir la idea de que el cine podía retratar fantasías, mundos exteriores y ciencia-ficción; es decir, podía expresar nuestra imaginación más allá de lo que podemos experimentar", añadió Kuntz.

El guión de este filme se basaba libremente en De la Tierra a la Luna, novela escrita por Verne en 1865, y en Los primeros hombres en la Luna, ideada por Wells en 1901.

Pero también hubo quien arrojó nuevas ideas. El visionario austríaco Fritz Lang, adelantándose a su tiempo como ya hiciera en Metropolis, imaginó en 1929 Die Frau im Mond, una película donde un problema con el tanque de oxígeno obliga a parte de la tripulación -ya en la Luna en busca de oro-, a regresar a la Tierra antes de tiempo, como le ocurriría realmente años después al Apolo XIII.

En plena Guerra Fría llegó Stanley Kubrick con 2001: una odisea del espacio (1968) para hablar en su argumento sobre "el lado oscuro de la Luna". Años después, su pupilo Steven Spielberg creó Encuentros en la tercera fase (1977), cuando el interés por la carrera especial estaba en la cúspide.

"Aquellas películas trataban sobre creer en lo imposible, sobre la capacidad del hombre para ir más allá de nuestro propio planeta", apuntó Crickett Rumley, profesora de la Escuela de Cine y Actuación de Nueva York.

Pero sin duda la película definitiva hasta ahora sobre esta temática es Apolo XIII (1995), de Ron Howard, protagonizada por Tom Hanks, Bill Paxton, Kevin Bacon y Ed Harris. "Houston, tenemos un problema". Con esa frase comenzó una de las peores pesadillas de la NASA, cuando explotaron los tanques de oxígeno del Apolo XIII, y los astronautas -Jim Lovell, Fred Haise y John Swigert- tuvieron que abortar su anhelado paseo lunar, con el riesgo de no regresar con vida a la Tierra.

Sin embargo, la Luna ya no es un objetivo principal para la industria del cine, a pesar de éxitos como Cowboys del espacio (2000), de Clint Eastwood, en la que el personaje de Tommy Lee Jones, postrado sobre una roca lunar, visualizaba el globo terrestre mientras sonaba de fondo Fly me to the moon, de Frank Sinatra, en el plano final del filme.

"Cuanto más supimos sobre la Luna, menor era el interés del cine en ella porque no había tantos misterios. Por eso Marte puede darle el testigo, como ya apuntó Brian De Palma (Misión a Marte, 2001), aunque puede que veamos películas sobre la colonización de la Luna", indicó Kuntz.

Por el momento España pondrá su granito de arena a este subgénero con la llegada de Black to the Moon, una cinta de animación en 3-D producida por Baleuko (Durango), cuya protagonista es Coco, una oveja que está convencida de que ha nacido en la Luna.

El caso es que, con la conmemoración del cuadragésimo aniversario de la llegada del hombre a la Luna, el interés por el satélite ha vuelto a renacer y, con él, también el del cine.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios