Agenda cultural
  • Los recitales poéticos en el patio de la Casa de los Tiros se convierten en un importante referente cultural a sus once años de vida

  • La poeta gallega Yolanda Castaños y el músico Isaac Garabatos ofrecieron ayer un hermoso espectáculo basado en su disco-libro ‘Idioma da tinta

La fórmula perfecta: música, poesía y jardín

La fórmula perfecta: música, poesía y jardín La fórmula perfecta: música, poesía y jardín

La fórmula perfecta: música, poesía y jardín

Antonio L. Juárez / Photographerssports

Escrito por

A. Cárdenas

En los años sesenta y principios de los setenta del siglo pasado había una hermosa costumbre. Era la de llevar a los intérpretes, compositores y directores de orquesta que habían intervenido en el Festival Internacional de Música y Danza a la Casa de los Tiros y obsequiarlos allí con una copa y un recital de poesía ofrecido por algún rapsoda o poeta local. Aquellas reuniones las solía organizar Antonio Gallego Morell cuando era comisario del Festival de Música y Danza y director del Museo y Hemeroteca de la Casa de los Tiros. Los músicos se relajaban tras sus respectivas actuaciones a base de poesía en las cálidas y agradables noches veraniegas. Se había encontrado la fórmula perfecta para tocar la felicidad, aunque fuera momentánea: música, poesía y las flores de un jardín. La costumbre se perdió. Hasta que en el año 2011 renació a raíz de una conversación surgida con el entonces director del Museo Casa de los Tiros, Francisco González de la Oliva y el poeta Álvaro Salvador. La bombilla de las ideas se les encendió enseguida: ¿Por qué no recuperamos aquella costumbre y hacemos un ciclo de poesía recitada en el jardín? ¿Y si acompañamos esos recitales con algún tipo de música?, fue la siguiente pregunta que ambos contestaron afirmativamente y al unísono. Y aquí está este ciclo que tiene ya once años de vida. Tanto Paco González de la Oliva como Álvaro Salvador estaban convencidos de que la idea era cojonuda. Se conjugaban todas las circunstancias: Había un sitio ideal para oír poesía, había ganas y había un censo suficiente de poetas interesados en que la gente oyera sus composiciones en aquel lugar tan especial. El patio de la Casa de los Tiros es de formas sencillas, paredes encaladas y, al estilo musulmán, tiene una pequeña fuente en medio y columnas nazaríes. La yedra, las aspidistras, los geranios y los rosales ponen el colorido suficiente para lograr el ambiente ideal.

6.000 asistentes

“Estábamos seguros de que esto iba a funcionar y funciona a la perfección. Cuando a los poetas y a los músicos se les propone intervenir en el ciclo, aceptan enseguida”, dice Álvaro Salvador, que es el coordinador del ciclo.

La Casa Museo Casa de los Tiros fue construida a similitud de los palacios granadinos que se hacía en el siglo XVI. Los propietarios de ella eran la familia Granada Venegas, que adquirieron los marqueses de Campotéjar, título que le fue otorgado a dicha familia por los servicios prestados a la Corona. Esta familia ha mantenido la vivienda hasta 1921 en que, tras un largo pleito, pasó a manos del Estado.

Yolanda Castaño Yolanda Castaño

Yolanda Castaño / Antonio L. Juárez / Photographerssports

Son dos instituciones las que sostienen el ciclo: el Centro Andaluz de las Letras y el Ateneo de Granada. Desde el año 2011 se programan cada mes de septiembre cuatro recitales en cada uno de los cuatro martes del mes, homenajeando también a una tradición más reciente de la Casa de Los Tiros, la de los Martes de la Cuadra Dorada. “La primera edición se dedicó en exclusiva a la poesía, pero a partir de la segunda, decidimos unir también el acompañamiento musical a las lecturas poéticas”, dice Salvador. Desde entonces, una importante representación de los poetas y las poetas granadinas han desfilado año tras año en septiembre por los jardines de este antiguo palacio desgranando sus versos, acompañados por algunos de los más importantes instrumentistas de nuestra ciudad y de fuera de ella. Rafael Guillén, Ángeles Mora, Antonio Jiménez Millán, Trinidad Gan, José Carlos Rosales, Mónica Doña, Luis García Montero, Teresa Gómez, Rafael, Juárez, Marina Tapia, Tomás Hernández, Mónica Francés, Juan Andrés García Román, Erika Martínez, Andrés Neuman, Ioana Gruia, Rafael Espejo, Nieves Chillón, Reinaldo Jiménez y Rocío Fernández, son algunas de las figuras que han intervenido, acompañados de músicos como Juan Trova, Arturo Cid, Kathleen Bafle, José Luis Estelles, Xavier Astor, Diego Neuman, José Julio Cabanillas, Joaquín Osca, Ruth Egenblercht, Isabel Maynes, Fernando Wihelmi, Enrique Lugones, Miguel Pérez, Yorrick Troman y César Jiménez han sido algunos de ellos.

“La acogida por parte del público fue rápida y entusiasta. Un poco por el hecho de unir la poesía con la música en una velada nocturna estival y además en un jardín romántico precioso, lo cierto es que el público ha acudido en masa a todas las lecturas, oscilando entre la centena de espectadores y los trescientos y pico de los más exitosos, llegando a superar en una edición los mil espectadores al final de los cuatro recitales, cifra totalmente insólita para este tipo de acontecimientos”, comenta Álvaro Salvador.

Son dos instituciones las que sostienen el ciclo: el Centro Andaluz de las Letras y el Ateneo de Granada.

En los once años que lleva funcionando y contando con estos dos últimos donde ha habido restricciones de público a causa del Covid, hemos contabilizado unas 6.000 personas las que han presenciado el ciclo. Despierta mucho interés porque cuando se abre el plazo para adquirir las entradas, se agotan en un día”, dice Carmen Martínez, del Centro Andaluz de las Letras.

“Poesía en el Jardín se ha consolidado como una actividad cultural de calidad, con un público fiel, que espera su celebración cada nueva edición con mucha ilusión”, dice el coordinador del ciclo.

Los recitales no suelen durar más de una hora y en ellos se intercala el recitado de poemas con la interpretación de piezas musicales, así como el recitado acompañado por fondo musical o bien los poemas convertidos en canciones e interpretados por los músicos. A veces la duración se acorta o alarga, dependiendo de la preparación del recital que hacen el poeta y el músico.

Castaño durante el acto Castaño durante el acto

Castaño durante el acto / Antonio L. Juárez / Photographerssports

La poeta gallega

Ayer, debido a la amenaza de lluvia que se cernía sobre la ciudad, el recital se celebró en la Biblioteca Provincial. La poeta gallega Yolanda Castaño, que lleva años intentando sacar la poesía de su torre de marfil y tendiendo la mano a otros lenguajes expresivos como la música, ofreció un hermoso espectáculo en el que mezcló las artes que mejor domina. Junto al músico Isaac Garabatos interpretó partes de su libro-disco Idioma da tinta. “Cuando me dijeron que tenía la ocasión de intervenir en el ciclo Poesía en el Jardín, no opuse resistencia alguna. En él han intervenido algunos amigos y conocidos y sé que es un acontecimiento cultural ya consolidado e importante dentro del mundo de la poesía”. Yolanda Castaños nos dice que ella ya hace más de 20 años que estuvo en un acto de los Martes de la Cuadra Dorada y que volver a Granada siempre es algo que beneficia a su espíritu. La poeta gallega se mostró un poco decepcionada al tener que dar su recital en un sitio cerrado por causa del mal tiempo previsto. Aunque también resignada por su condición de gallega: “Es que los gallegos allá por donde vamos llevamos la lluvia”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios