Contada en el Festival Tendencias

Luchadoras, con talento y excluidas: la historia de las mujeres en la música popular

  • La cantante Anni B. Sweet y el periodista Miguel Ángel Bargueño repasan la historia del rock y otros géneros, poblados de valientes féminas

Anni B. Sweet y Miguel Ángel Bargueño posan antes de la charla. Anni B. Sweet y Miguel Ángel Bargueño posan antes de la charla.

Anni B. Sweet y Miguel Ángel Bargueño posan antes de la charla. / Alba Feixas

La industria de la música impuso en el mundo del rock desde un primer instante que el hombre fuese el centro de atención, el que desprendía poder y sexualidad para una masa de mujeres, limitadas a ser meras espectadoras que comprasen un producto y chillasen en los conciertos. Pero no todas se conformaron y decidieron romper las reglas para marcar su propio camino y hacerse un nombre dentro de la industria.

"El rock en un principio tienen unas connotaciones de rebeldía, de provocación, incluso de provocación sexual y todo eso es un ámbito que estaba más relacionado con el hombre", explicó ayer el periodista musical Miguel Ángel Bargueño, acompañado por la cantante malagueña Anni B. Sweet, durante la charla El poder de las mujeres en la música rock de ayer y hoy, en el marco del Festival Tendencias de Salobreña.

"Si nos remontamos a los años 50 -la década donde despertó la industria del rock and roll- a la mujer se le adjudica el papel de fan, de consumidora, las que tienen que estar debajo del escenario gritando, emocionándose y luego comprando discos, revistas o fotos", reconoció Bargueño, quien apuntó que en ese momento hubo un grupo de mujeres que "dijeron aquí estoy yo, lo quiero hacer y lo sé hacer".

A muchos lectores se le vendrán a la cabeza nombres como Janis Joplin, Patti Smith, Aretha Franklin, Madonna o Beyoncé, referentes cada una en sus estilos musicales, que han sabido liderar movimientos y crear canciones que han pasado a la historia, levantándose como las máximas representantes de la música en diferentes épocas de tiempo.

Durante la charla, Bargueño y Anni B. Sweet mostraron a través de casos prácticos como en cualquier otro ámbito de la vida a la mujer se la ha infravalorado o se le ha presentado bajo estereotipos muy definidos, cuando paradójicamente, dentro de la música rock, esto es sinónimo de rebeldía.

Anni B. Sweet, cuestionada por un técnico 

En este sentido, la cantante malagueña recordaba como en una ocasión en una sala de conciertos tras comprobar que había un imprevisto y al ir a hablar con el técnico de sonido de la sala, éste le mostró su desacuerdo y le decía que tenía que comprobarlo con un hombre. Finalmente, la cantante tuvo que decírselo a un músico de su equipo para que hablara con el técnico y se pudiera solucionar el problema.

"Me ven encima de un escenario con la guitarra, con esa pose de cantautora y me catalogan como una persona dulce. No sé si tengo que escupir o vomitar para que me tomen en serio. Mi nombre artístico es un recordatorio de que tengo que ser dulce con la vida", reprochó la compositora, que define el feminismo como "la lucha de las personas contra un sistema que está dejando de lado los derechos de las mujeres".

Pese a que no se ha alcanzado la igualdad, sí que "se está viviendo un momento que hasta entonces era inédito" con artistas como Beyoncé, Rihanna y Solange en el soul y en el rhythm and blues, o Cardi B y Nicki Minaj, que "están en primera línea dentro del hip hop pese a que ha sido un estilo muy machista desde el principio", destacó el periodista musical.

Pero no sólo dentro del panorama musical queda un largo camino por recorrer. Bargueño recordó que se está luchando dentro del mundo de los grandes festivales para que haya paridad en lo que se refiere a las cabezas de cartel; o en el ámbito de los premios, donde el año pasado hubo un movimiento en Estados Unidos para que en los Grammy se empezará a valorar el trabajo de las mujeres, ya que "los grandes premiados, salvo contadas excepciones, eran hombres, y cuando ganaban mujeres eran mujeres que no eran revolucionarias, que no molestaban".

"Hay grandísimas artistas como Bjork, que nunca ha obtenido ningún Grammy, y ha nacido un movimiento para que se logre la igualdad en ese sentido, para que la mujer que es creativa, innovadora y transgresora pueda ser premiada", apuntó Bargueño.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios