Actúa en el Palacio de Deportes

Miguel Ríos reescribe sus 'memorias de la carretera'

  • El Palacio Municipal de Deportes de Granada acoge esta noche el último concierto de la gira ‘Symphonic Ríos’

  • el cantante granadino llega a su tierra acompañado de cincuenta músicos

Miguel Ríos, con la OCG en el verano de 2017 Miguel Ríos, con la OCG en el verano de 2017

Miguel Ríos, con la OCG en el verano de 2017 / Carlos Gil

Miguel Ríos escribe esta noche el ‘penúltimo’ capítulo de sus memorias de la carretera.

El cantante granadino regresa a los escenarios de la capital después del memorable doble concierto de 2011 en el Palacio de Deportes, el Bye bye Ríos con el que decía adiós a una carrera de cinco décadas.

Desde entonces ha hecho alguna aparición y ha participado en algún concierto puntual, pero se ha mantenido fiel a una de las frases que le dedicó su madre y que se le quedó grabada a fuego tras acudir a un concierto de un Antonio Machín crepuscular en el Isabel la Católica: “Hijo, no te hagas viejo en el escenario”.

En el Festival de Música y Danza de 2017 demostró que sigue siendo un 'bello presente'

Y ha sido fiel a este consejo de ser un “bello recuerdo” en el escenario, aunque en el concierto que ofreció en el Festival de Música y Danza de 2017 junto a la OCG demostró que, a sus setenta y pocos años, puede seguir siendo un bello presente en el escenario.

De allí salió la idea de la gira Symphonic Ríos en la que, acompañado de ‘Los black betty boys’ y de una orquesta sinfónica de 50 músicos dirigida por Carlos Checa, hará sonar esta noche en el Palacio de Deportes algunos de sus temas más emblemáticos.

En la presentación de la gira, el músico granadino defendió  la confluencia de la música rock con la música clásica, recordando que “están en igualdad de condiciones”.

“Hay que seguir mostrando que el rock es un elemento vivo y que ha contribuido al desarrollo del ser humano, como la clásica. La separación de géneros viene por intereses de otra gente, no por los músicos”.

Ríos había anunciado que dejaría las giras y, salvo alguna aparición en conciertos solidarios como el de ‘Un juguete una ilusión’, se había mantenido al margen de los escenarios. “Pero esto es como con la gira El gusto es nuestro, un caramelito que no lo puedes dejar pasar. Pero no tengo intención de traicionarme”, comentó con humor.

Con un guiño a uno de sus trabajos más celebrados, Rock and Ríos, el cantante reconoce que en esa época subió “otra escalera en su carrera”, pero también ayudó a la profesión. “Que hubiera un pelotazo tan grande como este álbum para el rock hizo que las compañías pudieran invertir en otras grandes bandas”, añadió.

Esta gira da al público la oportunidad de disfrutar de los grandes éxitos del cantante desde una “nueva perspectiva”, a través de temas clásicos como Bienvenidos, Santa Lucía, El río, o El rock de una noche de verano, fusionando el rock con los sinfónico.

Reivindica que el rock es la banda sonora de un nuevo tiempo que comenzó a mediados del siglo XX

En la presentación del concierto en Granada el pasado 11 de octubre, Miguel Ríos explicó que la “vocación” de este concierto era “cerrar el círculo que se inició en la Alhambra con la Orquesta Ciudad de Granada y Josep Pons como director del invento”.

El granadino reconoció que ha supuesto una enorme alegría “incluir el rock como género en un Festival que en los 66 años de vida previos no lo había considerado en la categoría que merecía”.

En ese sentido, reivindicó la altura de este estilo musical, “como manifestación artística”: “Es la banda sonora de un nuevo tiempo que empezó a mitad del siglo pasado y ha ido haciendo de alguna forma méritos para ser considerada como clásica”.

Sobre su anunciada retirada, admitió haber “transgredido” su palabra. “Esto me lo he ganado yo, que fui el que dije que me retiraba. Pero, al mismo tiempo, transgredir mi propia palabra no es la peor cosa que he hecho en la vida”, bromeó en la rueda de prensa.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios