Futuro de la Comunicación

El ministerio del 'transmedia'

Ficzone, el encuentro alrededor del manga que se celebró hace unos días en el Palacio de los Deportes, tuvo como gran protagonistas al showrunner de la serie El Ministerio  del Tiempo, Javier Olivares, lo que podría parecer algo extemporáneo; pero hubo multitud de jóvenes disfrazados como los protagonistas, un concurso al mejor caracterizado, un juego de rol... No tiene un gran share y, de emitirse en otra cadena que no fuera TVE, estaría desde hace tiempo en el armario de los cadáveres televisivos, pero es la que tiene un mayor impacto en las redes sociales y la número uno en cuando a visionados on-line y en ventas en Amazon España. Es el último gran ejemplo de la narrativa transmedia , que tuvo también su foro de debate anual en la Facultad de Documentación y Comunicación con el Seminario Internacional Narrativas transmediales: nuevos modos de creación de mundos de ficción, dirigido por Domingo Sánchez-Mesa, un encuentro entre distintos tipos de agentes que piensan, crean, producen y consumen este tipo de relatos. El objetivo es seguir definiendo el concepto de la narrativa transmedia , porque una de las conclusiones de las jornadas es que sigue siendo un término y una realidad "bastante menos precisa de lo que parece". "Desde el punto de visa académico -detalla Sánchez-Mesa- es muy importante precisar la terminología porque cualquier cosa que esté en dos plataformas porque ha habido una adaptación ya tiene la etiqueta detransmedia ".

Con la participación de Nicolás Alcalá (El Cosmonauta), Javier Hernández (Plot 28), Robert Pratten (Transmedia  Storyteller), María Yáñez (A Navalla Suiza), Carlos Gil (La Grieta) o Magdalena Trillo (directora de Granada Hoy), el encuentro trató de precisar aún más lo que puede considerarse como un relato transmedia , pero no para establecer un "coto purista", sino para encontrar, dentro de esa obsesión de que todo sea transmedia , un síntoma de la cultura comunicativa que vivimos, lo que Henry Jenkins llamó la "cultura de la convergencia". "Esto incorpora la acción de las audiencias, del público, que ya no sólo inciden con su share en las facetas productivas, se les abren las puertas para que entren en el conjunto de la producción transmedial para intervenir con sus aportaciones", señala el director del congreso.

Por ejemplo, la web de la serie El Ministerio  del Tiempo ya incluye una serie de ficciones de los fans, dibujos, juegos de rol... Es un producto que nació con vocación de ser transmedia , lo que también es uno de los elementos que se emplean para diferenciar esta nueva narrativa de otra convencional que, puntualmente, utiliza otros medios para su difusión.

Así que la interacción es una de las claves, pero con un componente nuevo, porque la audiencia crea trozos de ese mundo. El juego de rol en el que participaron los ministéricos -como se conoce a los fans de la serie- es muy diferente a crear una ficción de ocho capítulos que conlleva una inversión de millones de euros, pero la página web de la franquicia recoge ese juego para que el espectador lo utilice o vídeos sobre la serie que han sido remezclados, además de la interacción en Twitter o Facebook para crear toda una nueva experiencia de consumo. En Ficzone, todos los niños llevaban un disfraz más o menos conseguido junto a un móvil de última generación, lo que se ha definido como la generación Pokemon, chavales que aprendieron y crecieron con las series de televisión, viendo los largos que luego se filmaban, comprando los tebeos o los juegos de cartas y cromos... "Se supone que su idea de lo que es la ficción nace de la multiplataforma", subraya Sánchez-Mesa para recordar que la semana pasada se cerró en Madrid una exposición sobre Juego de Tronos, "lo que es parte de esa experiencia transmedia " alrededor de la serie de los Lannister.

En cuanto a los medios de comunicación tradicionales, las experiencias transmediales suelen ser muy experimentales, "casi residuales", porque las grandes corporaciones apuestan con "cautela". En el lado opuesto están periodistas como María Yáñez, que trabaja en A Navalla Suíza, una empresa que genera contenidos digitales donde no se habla ni siquiera de periodismo ciudadano, algo que para ellos está desfasado porque entienden que la información llega de cualquier lugar. El seminario también repasó recientes hitos de la comunicación como el reportaje de eldiario.es sobre las muertes en Ceuta o el que hizo la Cadena Cope sobre las vallas de Melilla. "No sé el impacto en cuanto a la medición de usuarios, sigo creyendo en la necesidad del periodista profesional, pero me encantan este tipo de planteamientos como el que hace The Guardian o New York Times, un medio que es también pionero y que sigue experimentando".

Pese a esto, muchas empresas tradicionales se siguen planteando su presencia en internet con el horizonte de que la información sea de pago. Para el coordinador académico del grado en Comunicación Audiovisual, es una carrera de doble vía que, a lo mejor, no está siendo bien coordinada; por un lado, está la búsqueda y la experimentación del modelo de negocio y la capacidad para generar contenidos adecuados a las posibilidades del medio. "Por eso es importante que los medios y los profesionales incorporen la importancia de la comunicación interactiva, de las infografías y de lo audiovisual en las páginas web de los periódicos, no como un complemento, sino como una experiencia de comunicación más, es muy importante lo que incorpora el periodismo digital en el carácter histórico de una noticia, sus antecedentes, lo que permite prolongar y ampliar la reflexión sobre ese acontecimiento, dar background al lector", señala en una semana en la que se estrenó el proyecto de Los Refugiados en todos los canales de Atresmedia -La Sexta, Antena 3, Nova, y Neox- y también en Atresplayer. En este sentido, el experimento que Canal + hizo el año pasado para la promoción de la nueva temporada de Juego de Tronos sigue siendo un hito de la comunicación transmedia  y uno de los culpables de que la televisión esté por encima del cine en este lenguaje.

Esta iniciativa permitía la participación de los fans a través de Twitter, todas las batallas tenían un hashtag, cada comunidad autónoma era un territorio de la batalla y cada usuario se inscribía en una de las familias que protagonizan la serie. Participaron más de 5.000 usuarios, hubo fiestas donde los frikis iban vestidos como los protagonistas y se realizó incluso la coronación del monarca de los 19 reinos en la Plaza de Callao de Madrid, con cerca de 400 personas caracterizadas, algo que también raya con el teatro y la performance. Sin embargo, para la quinta temporada, Canal + no ha continuado con esta experiencia y ha gastado todo el dinero de la promoción en la exposición que se ha podido ver en la sala Matadero.

Seguramente, la narrativa transmedia  será rentable para los grandes medios cuando la generación Pokemon tenga poder adquisitivo y vaya entrando con fuerza en el mercado laboral. En este panorama, Sánchez Mesa recalca que hay que tener en cuenta que, a pesar de que hay algunos que sostienen que todo será transmedia  en el futuro, "la gente seguirá encontrando placer en leer una novela o ver una película y punto". En su opinión, "es una obsesión que tiene más que ver con los circuitos económicos de las empresas de entretenimiento, que tienen que rentabilizar al máximo sus productos en época de crisis". Y en este punto se encuentra una de las grandes inquietudes del director de Narrativas transmediales: nuevos modos de creación de mundos de ficción, la diferencia entre las nuevas formas de marketing y el transmedia . "El mundo de la comunicación cultural y el entretenimiento es casi indistinguible del marketing, la política ya se ha convertido en un territorio de contar mi historia... Hay muchos tipos de story telling, lo apasionante es conocer el funcionamiento de esas dinámicas y encontrar una ecología de medios donde todos tengan su lugar".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios