Publicaciones

La nueva novela de sentimientos

  • La periodista Rita Marín se estrena en la novela con 'Cartago', la historia de una “heroína de la vida moderna” que se sobrepone a los dramas familiares iniciando una nueva vida en el París actual

La periodista Rita Marín La periodista Rita Marín

La periodista Rita Marín / G. H. (Granada)

A veces una sola palabra puede ser el detonante de una novela e incluso de una vocación. Eso ocurrió con el nombre Cartago que da título al primer libro de la periodista Rita Marín, que se estrena en la novela que se presentará el próximo miércoles 24 en el Palacio de las Niñas Nobles de Granada.

Cuenta la periodista que el nombre de Cartago le gustaba por la historia del general cartaginés pero también por su sonoridad y por la melancolía que evocaba. “Me parecía un nombre preciso para una mujer”. Fue así como surgió su personaje protagonista y luego la historia fue creciendo hasta convertirse en la novela que ahora ve la luz en la editorial Aliar.

Cartago es lo que la propia autores define como “una heroína de la vida moderna”. Los editores la definen como “una mujer que lucha contra los contratiempos que el destino le ha dispuesto en su camino". "Golpeada por una tragedia familiar encuentra refugio en la casona parisina de su abuela paterna. Allí escapa de un pasado que le ha dejado profundas cicatrices en el alma y en el cuerpo. París es la ciudad que la devuelve a la vida, en la que se encuentra con los hermanos De Plany, Jean y Sebastièn. Dos personas completamente diferentes que le hacen creer en las segundas oportunidades”.

“Uno sanará su cuerpo, el otro su corazón”, cuenta Marín, quien señala que no se trata de una novela de amor sino de una “novela de sentimientos en la que el amor juega un papel muy importantes”.

Marín (Granada, 1981) se estrena con ella en la novela después de varias décadas de trabajo en medios de comunicación y algún relato breve. Licenciada en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid, ha desarrollado su labor profesional en muy distintos campos. Sus primeros años están ligados a la que siempre ha sido su pasión, la radio, a través de Cadena SER Granada, así como a la televisión en la ya desaparecida Localia TV.

También trabajó para diferentes periódicos y publicaciones escritas, tanto a nivel local como autonómico y nacional, compaginándolo con su labor docente en ESCO – Escuela Superior de Marketing y Comunicación de Granada. Ocupó el puesto de vicepresidenta de la Asociación de la Prensa de Granada desde 2012 al año 2014. En la actualidad se dedica al ámbito de la comunicación institucional.

Para el autor del prólogo de esta primera novela, el también periodista y profesor de Educación Artística en la Universidad de Granada Rafael Marfil, Marín logra en esta nueva faceta “compartir con los demás” un “mensaje de creación, de calidad y de dignidad”. “Su capacidad para mirar hacia la luz, para luchar en tiempos pocos sensibles a determinadas líricas, es admirable. Y este libro es la prueba de que los retos, por complejos que sean, se consiguen si se sueñan con la suficiente intensidad, siempre que no se deje de trabajar de forma constante”, cuenta el compañero sobre el inicio de su carrera de novelista, porque Marín tiene ya en mente varias nuevas novelas a las que todavía tiene que dar forma.

“A lo mejor fue la escritora antes que la persona dedicada profesionalmente a la comunicación, una tarea que siempre ejerce de forma brillante y discreta allá donde esté desarrollando su labor, ya sea una emisora de radio o el trabajo en comunicación institucional”, reflexiona Marfil, quien recomienda a los lectores que “dirijan la mirada a lo sencillo; la capacidad para la empatía, imprescindible para describir; a la profundización en la psicología humana, desarrollando situaciones que nos parecen obvias, pero que entrañan una gran sensibilidad y capacidad narrativa”.

“Si la lectura de esta novela es fácil y fluye, como es el caso, no debe nadie pensar que eso sucede siempre así o que es fácil conseguirlo. Lo sabemos por comparativa con otros densos y oscuros libros. Es especialmente destacable la facilidad para la lectura, el enlace de las tramas y subtramas del relato, la definición clara de los personajes y la capacidad para percibir y respirar el paisaje social que estamos leyendo”, explica el periodista, para quien “todas esas características son el resultado de un humanismo, un amor y una ternura militante”.

Para Marfil, lo más destacado desde el punto de vista de la técnica narrativa “es la capacidad para cambiar permanentemente de focalización, ya que cada personaje cuenta su historia de forma autodiegética, es decir, en primera persona”. “Me resulta más fácil escribir de sentimientos en primera persona”, destaca la autora sobre esta nueva novela sentimental.

Ese cambio permanente de perspectiva ofrece en opinión de Marfil “una fluidez extraordinaria al relato sin crear ni un solo instante de desorientación en la lectura de Cartago”.

“La persona que comience la novela notará que la fluidez con la que nos implica su autora en todo lo que va aconteciendo la va a atrapar, aunque sea un tópico, hasta las últimas páginas”, comenta el profesor de Creación artística, para el que “el trabajo intelectual no tiene que ser oscuro ni complejo”, como es el caso. “Hay luz en nuestras vidas si sabemos mirar y sabemos sentir”, apostilla.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios