Actual

Un pequeño Hermitage en El Prado

  • Más de un centenar de obras dan cuenta del esplendor y riqueza que atesora el museo ruso

Es una de las exposiciones más esperadas y, sin duda, un regalo para los sentidos. El Museo del Prado abrirá al público el próximo 8 de noviembre El Hermitage en el Prado, una muestra que desgrana a través de ciento veinte obras la gran variedad y riqueza de las colecciones del museo ruso, desde el siglo V a.C. hasta el siglo XX.

La exposición, cuyo comisario general es Mikhail Piotrovsky, director del Hermitage, convertirá las salas de exposiciones temporales de la ampliación del Prado en un 'pequeño Hermitage' y forma parte de la celebración del año Dual España-Rusia 2011 que ya tuvo su primera parte en San Petersburgo, el pasado mes de febrero, con otra exposición que llevó al Hermitage una excelsa representación de obras del Museo del Prado.

Ahora, piezas de arqueología, artes decorativas y los magníficos fondos de pintura, escultura y dibujo que hacen del Hermitage uno de los primeros centros de arte del mundo, podrán verse en el Prado, que además amplia horario en esta exposición, pues podrá visitarse todos los días de la semana hasta el 25 de marzo de 2012.

"Esta exposición tiene un carácter épico", destacó ayer Miguel Zugaza, director del Museo del Prado para quien el hecho de poder ver en Madrid obras del Hermitage que se reúnen excepcionalmente fuera de Rusia, "sólo es comparable a resumir El Quijote o Guerra y Paz".

Zugaza aludió a la "generosidad desbordante" de los responsables del Hermitage y resaltó el "reto" que ha supuesto la realización de esta muestra. Entre las joyas que vienen de Rusia destacan los retratos de los emperadores, Pedro I, Catalina II y Nicolas I; los cuadros de las espléndidas vistas de interiores del palacio y sus alrededores e incluso una selección de muebles y trajes de Corte o lienzos como el San Sebastián de Tiziano, el Tañedor de Laúd de Caravaggio, el San Sebastián de Ribera o El almuerzo de Velázquez, según explicaron los comisarios de la muestra, Gabriele Finaldi y Sviatovslav Savvateev.

También tendrán cabida dos obras de la importante colección de Rembrandt que atesora el Hermitage, Retrato de un estudioso y Caída de Haman.

De su colección de dibujos, podrán verse obras de Durero, Rubens, Watteau e Ingres y, entre las esculturas, sobresalen el boceto en terracota de Bernini para el Éxtasis de Santa Teresa, y una de las obras maestras en mármol de Antonio Canova, la Magdalena penitente.

La exposición contará también con notables ejemplos de las célebres colecciones de pintura impresionista y post-impresionista del museo ruso, en la que estarán representados Monet, Cézanne, Renoir, Gauguin y Matisse. De Picasso se incluirán tres lienzos, entre ellos Mujer sentada y Bebedora de absenta y completarán la selección dos obras rusas de la vanguardia abstracta, la Composición VI de Kandinsky y el misterioso Cuadrado negro.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios