Actual

El público hará historia en un FIB que quiere recuperar su cuota española

  • El festival, que se celebra del 16 al 19 de julio, está dispuesto a batir su propio récord de asistencia

Quince años ininterrumpidos de música en directo y un ambiente playero y festivo han hecho que el Festival Internacional de Benicàssim (FIB), aparentemente ajeno a crisis económicas y discográficas, vaya a batir la próxima semana su propio récord de asistencia con un cartel que quiere recuperar al público español. Aunque los sonidos anglosajones seguirán dominando los escenarios del recinto del FIB Heineken, con Oasis, The Killers, Franz Ferdinand y Kings of Leon como cabezas de cartel, la organización del festival veraniego más consolidado de España ha decidido dar un giro hacia el fiber nacional, relegado en los últimos años ante la imparable llegada de espectadores europeos, sobre todo británicos.

Así, la apuesta por grupos y solistas españoles es posiblemente la más representativa desde las ediciones de un entonces incipiente festival que promocionaba grupos de sellos independientes nacionales y los acompañaba con destacados nombres de la aún poco comercial escena alternativa (indie) extranjera. Esa tendencia comenzó a cambiar cuando el éxito del FIB sobrepasó fronteras y su repercusión mediática permitió fichar a grandes reclamos, como Bjork, Sonic Youth, Massive Attack o Pulp.

Pero la música española iba paulatinamente perdiendo peso y salvo el valor seguro de Los Planetas -que este año regresan al FIB, aun sin disco nuevo-, la cada vez más escasa nómina de nombres patrios quedaba relegada a los escenarios 'menores'. Este año, la organización pretende recuperar tanto la oferta nacional de calidad -con Christina Rosenvinge, La Bien Querida, Nacho Vegas, Fangoria, Cooper, Josele Santiago, Corcobado, Russian Red o The Unfinished Simpathy- como al público español, del que prevé sea más abundante que otras ediciones.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios