Ciencia hoy

El púlsar del Cangrejo sigue brillando

  • El telescopio Magic observa la radiación más energética de este resto de una supernova que explotó hace más de mil años en la constelación de Tauro

La muerte no es el final de las estrellas de alta masa. Tras una explosión de supernova, lo que queda, esa especie de 'cadáver estelar' llamado remanente, sigue viviendo y expandiéndose a lo largo de los años. Se convierten en púlsares o estrellas de neutrones, capaces de seguir brillando e iluminando el universo aún inexplorado.

El púlsar del Cangrejo es, de los 2.000 que se conocen, uno de los más famosos: uno de los más cercanos a la tierra, más rápido y potente (gira 33 veces por segundo). Ahora es noticia porque el telescopio Magic ha detectado en él la emisión de rayos gamma de mayor energía descubierta hasta el momento en este pulsar de la constelación de Tauro. "Se trata de un hallazgo que permitirá ahondar en el conocimiento de estos objetos, cuyo mecanismo de producción de energía sigue siendo tema de discusión", como explica Miguel Ángel Pérez Torres, del Instituo de Astrofísica de Andalucía (que forma parte del Consorcio Magic).

Los rayos gamma del púlsar del Cangrejo produce energías de 25 Gigaelectronvoltios, que equivale a unos cinco mil millones de veces la energía de la luz visible.

Situado en la nebulosa del Cangrejo posee este curioso nombre por su color rojizo y sus numerosos filamentos en forma de patas. Aunque surgió a raíz de la explosión de una supernova en el año 1054, sigue emitiendo más de mil años después una energía suficiente para descartar uno de los modelos que explicaban la emisión de rayos gamma por parte de púlsares.

"Hay varios modelos que intentan explicar el origen de la emisión a altas energías en los púlsares". Uno de ellos -cuenta Pérez Torres- "parte de la base de que la emisión se produce en la superficie de la estrella. El problema es que, si eso fuera así, por encima de una determinada energía en rayos gamma (20 Gigaelectronvoltios) no se vería nada de emisión puesto que sería absorbida rápidamente".

Otros dos modelos dicen que la energía se origina en zonas huecas que hay a lo largo de las líneas del campo magnético de los púlsares. Una teoría propondría que sucede en los huecos interiores y otra, en los exteriores.

"Con el descubrimiento de Magic se puede descartar el modelo que explicaba que la emisión tenía lugar en la superficie del púlsar, puesto que ha superado los veinte Gigaelectronvoltios y de ser así no hubiera podido detectarse".

Este tipo de hallazgos, gracias a los nuevos telescopios de rayos gamma, abre "la posibilidad de estudiar objetos ya conocidos y todo aquello que no se espera y que, sin embargo, al mirar con estas lentes abre una ventana totalmente nueva".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios