Cómic y diversidad

"Estamos aquí y tenemos talento": un relato coral muy necesario sobre la experiencia trans

  • Ariel Montalbán, alumna de la UGR, visibiliza cuatro historias de valentía y lucha del colectivo en el fanzine 'Transition'

  • El trabajo ha sido nominado en una de las categorías de los premios del Salón del Manga de Barcelona 2020

Una viñeta del fanzine 'Transition'. Una viñeta del fanzine 'Transition'.

Una viñeta del fanzine 'Transition'. / G. H.

Ariel Montalbán Andreo (Murcia, 1992) es una chica trans. Cuando decidió iniciar su transición, hace unos años, se lo contó a la familia. A su madre le costó un poco aceptarlo, pero finalmente todos lo entendieron. No ocurrió lo mismo en la universidad y en su entorno más cercano. Tras desvelar su condición de persona trans recibió un acoso bestial (en redes y en la vida real) por parte de algunos compañeros y profesores. La institución miró a otro lado, no hizo nada para protegerla y ocultó el caso de bullying. Además, varios amigos la dejaron de lado y desaparecieron. Fruto de todo esto, Ariel intentó suicidarse.

Todas estas experiencias personales las narra la propia autora en Transition, un proyecto nominado recientemente a mejor fanzine en el Salón del Manga de Barcelona. "Primero estoy sorprendida porque no me lo esperaba para nada. Esto va por votación popular. Estaba harta, quería contar mi historia y la de muchas personas trans que están viviendo lo mismo. Muchas personas lo estamos pasando mal. Estamos hartas de no tener empleo, de que nos acosen o (en algunos casos) de vivir en la calle. Necesitamos expresarnos", reconoce la estudiante de Bellas Artes de la Universidad de Granada.

La artista murciana afincada en Granada elabora el fanzine a raíz de su trabajo fin de grado. "Mi TFG nació como una forma de contar mis experiencias, mi vida, como mujer trans, a través del dibujo. Algo así como un diario. Luego vi que más personas se sentían así, que se apoyaban entre ellas y que contaban lo mismo. Decidí darles un espacio donde expresarse. Quería que mi fanzine no fuera sólo para mí, sino para más personas", cuenta Montalbán. La dibujante crea primero Transition donde cuenta su transición y del que se han vendido 70 números. Poco después, surge hacer un Transition 2 con testimonios de más personas trans con las que contacta a través de WhatsApp y Twitter. "Me iban leyendo en redes y así las conocí", detalla.

Portada del fanzine de Ariel Montalbán Andreo. Portada del fanzine de Ariel Montalbán Andreo.

Portada del fanzine de Ariel Montalbán Andreo. / G. H.

El fanzine nominado en el Salón del Manga de Barcelona cuenta con cuatro historias: la de Ariel; la de una chica canaria transexual que "a veces se siente persona de género no binario (que no se identifica completamente como hombre ni como mujer) aunque en el fondo se siente chica", explica la dibujante murciana; la de una joven de Francia que es una persona de género no binario y cómo conoce a su pareja. "La gracia de esa pareja es que es ella misma la pareja que se conoce. Ella misma se conoce y se ama a sí misma. Cuando se ama a sí misma es realmente feliz", relata. Por último, la historia de un chico trans, de cómo se conoce a sí mismo y descubre que es un hombre. La autora de la portada es una joven no binaria que, en palabras de Arial, hace "unas ilustraciones preciosas".

Los cuatro testimonios dan forma a un fanzine plural porque "no va a ser lo mismo la experiencia de una persona no binaria, que la de una chica trans o la de un chico trans", aclara Ariel. Sin embargo, les unen cosas como la exclusión social o la dificultad a la hora de encontrar trabajo. "La situación laboral para una persona trans en el mundo del cómic es bastante difícil. Muchas de nosotros hemos intentado conseguir empleo como diseñadores o dibujantes y no hemos encontrado. La mayoría (que aparecen en Transition 2) somos dibujantes", declara. Con este fanzine, dice, intentan visualizar su forma de decir: "Estamos aquí, tenemos talento, valemos para esto y somos capaces". "Si hemos conseguido estar nominados a uno de los premios más importantes de la industria del cómic en este país es porque lo valemos", zanja.

La exclusión laboral y el rechazo social no son realidades ajenas al colectivo trans y aparece en el fanzine donde también hay momentos de esperanza. "Hablo de la primera vez que me pongo un sujetador. Es un momento muy bonito. También cuento que las personas trans no necesitamos estar las 24 horas diciendo que somos trans. Sin embargo, hay veces que hay personas que tienen que decirlo constantemente para que otros entiendan que somos una mujer, un hombre o una persona no binaria. A pesar de que nosotros, nosotras y nosotres intentamos de todas las formas no decir esa palabra", admite la alumna.

¿El cómic es un buen formato para contar las distintas realidades trans? "Sí. Hay varios cómics que recomiendo para visibilizar a las personas trans como Mi adolescencia trans de Fumetti Brutti, publicado por la editorial Continta me tienes; y La novia era un chico de Chii (Fandogamia editorial. Ahora mismo hay muchos cómics que tratan sobre el colectivo homosexual. Debería haber más sobre las personas trans y que fuera una manera de decir que estamos aquí y formamos parte del colectivo LGTBI", responde.

La autora del fanzine. La autora del fanzine.

La autora del fanzine.

Cuando se le pregunta Ariel por las reivindicaciones del colectivo trans nombra dos cosas: la aprobación de la Ley Trans y la creaciones de asociaciones exclusivas. "Necesitamos la Ley Trans porque nos están haciendo mucho daño. Necesitamos trabajos, necesitamos que la gente trans acceda a un trabajo digno, a una medicación digna y que no se nos eche a la calle. Porque las personas trans y las personas no binarias estamos muy mal a nivel laboral. Muchas están trabajando en la calle como prostitutas y eso no se puede tolerar. Yo afortunadamente he tenido suerte con mi familia. Conozco gente trans a la que su familia la ha echado de casa. Eso ha ocurrido en España. Imagínate en Polonia, Hungría y Rusia", advierte.

Su proceso de aceptación ha sido largo. "Llevo dos años con hormonas. He ido poco a poco. Tienes que ir poco a poco. Tu familia no va a aceptarlo rápidamente. Te la tienes que ganar poco a poco. Va a ser una lucha fuerte. Si tu familia te quiere lo hará", se sincera la estudiantes de Bellas Artes. "Las amistades que se quedaron lo hicieron porque son personas que nos valoran. Nos valoran tal y como somos y no tienen miedo. Son personas valientes", continúa la autora de Transition, que lanza al final un mensaje de apoyo. "Si eres una persona trans que no puedes salir del armario, no encuentras empleo o estás en la calle, mucho ánimo. La lucha sigue y sobre todo no podrán con todes nosotres".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios