Actual

La sombra que ocultó a una autora de primera fila

  • La investigadora Pepa Merlo reedita 'Una sombra entre los dos', la novela feminista con la que Elisabeth Mulder denuncia los falsos progresos sociales de los años 30

Pepa Merlo, que presentó ayer su revisión de Una sombra entre los dos en la Biblioteca de Andalucía, en una fotografía de archivo. Pepa Merlo, que presentó ayer su revisión de Una sombra entre los dos en la Biblioteca de Andalucía, en una fotografía de archivo.

Pepa Merlo, que presentó ayer su revisión de Una sombra entre los dos en la Biblioteca de Andalucía, en una fotografía de archivo. / carlos gil

Si se tiene en cuenta buena parte de la obra literaria y artística producida en el primer tercio del siglo XX, aquella escrita por mujeres, la reedición de una novela como Una sombra entre los dos puede considerarse como la recuperación de un pequeño tesoro literario y la forma de resarcir una injusticia. No es para menos si se tiene en cuenta que durante décadas se ha estado privando del prestigio y los lectores que corresponden a una novela de "ejecución impecable, que se adelantó a su tiempo en cuanto a técnicas narrativas, elogiadas y muy reconocidas en autores posteriores, y que ofrece una visión de la realidad desde un punto de vista novedoso, el de la mujer".

Así resume el interés por la novela la filóloga Pepa Merlo, responsable de que el texto de 1934 vuelva ahora a ver la luz en una preciosa reedición de Renacimiento. Para la investigadora, el libro ofrece "una visión muy diferente de lo que, incluso, la sociedad moderna actual, parece tener claro que es la novela escrita por mujeres". Porque la intención de Mulder no era tanto reflejar la situación concreta de la mujer en el hogar o la de reivindicar un estado de igualdad como ciudadana, sino la de "mostrar la postura real de una sociedad que, aunque parecía haber avanzado a pasos agigantados respecto a la normalización de la mujer en los distintos ámbitos sociales, sin embargo se revelaba como un espejismo".

"Es una novela de ejecución impecable que se adelantó a su tiempo en técnicas narrativas"Pepa MerloFilóloga

La Biblioteca Provincial de Andalucía fue el escenario escogido ayer por la doctora en Filología para la presentación de la obra de Mulder -autora que descubrió en sus investigaciones sobre las poetas del 27-, en un acto que contó con la presencia del nieto de la novelista, Enrique Dauner.

Sin ocultar las referencias a Casa de muñecas de Ibsen, la novela narra la vida de Patricia Argensola, una especie de Nora -a la que se nombra en el relato- pero transformada por el salto en los modos de vida burgueses del XIX al XX: la protagonista ya no es una mujer frágil sino una cirujana pediátrica en los años treinta. Poco a poco va desgranando cómo debe luchar contra su familia y entorno para poder sacar adelante una carrera en una época y un país nada preparado para recibir a las mujeres en la vida profesional. En ese sentido, Merlo explica que esa "sombra entre los dos" a la que hace referencia el título no es una amante, como cabría esperar en cualquier novela rosa, sino la voluntad de la mujer por seguir desarrollando su vida laboral, lo que desde el principio se interpone en la pareja.

Para la investigadora, Mulder pretende así evidenciar lo falso de los progresos sociales de la sociedad burguesa, que es la impulsora de los avances de la mujer, desde la minifalda hasta la incorporación a la vida laboral. "Su entorno ve la carrera de Patricia como una excentricidad hasta que se casa y llega el momento de dedicarse al matrimonio", señala Merlo, para quien la familia como institución burguesa se impone a la libertad de elección de la mujer, y por tanto su individualidad, un trasunto que sigue de plena vigencia hoy.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios