GRANADA HOY En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Pedro Haro, guitarrista de Mama Baker “Aunque el sonido sigue siendo reconocible, los temas han evolucionado”

  • Después de más de una década sin discos de estudio, Mama Baker presenta este viernes su último trabajo, Almas vacías, un esperado reencuentro

“Aunque el sonido sigue siendo reconocible, la temática ha evolucionado” “Aunque el sonido sigue siendo reconocible, la temática ha evolucionado”

“Aunque el sonido sigue siendo reconocible, la temática ha evolucionado”

Después del reencuentro de Mama Baker con los escenarios en 2018 tras más de una década separación, nace ahora Almas vacías, un EP que parte de “una idea muy sencilla” según sus componentes: “Del anhelo que tenemos de pasar el tiempo juntos, haciendo lo que más nos gusta. Es la consecuencia, y no la causa”. Después de que hace dos años se pudiera ver a la banda granadina en festivales como En Órbita, en junio de 2019 dieron un paso más y se marcharon un fin de semana a La Casa Estudio, en Albuñuelas. “Vamos con nuestras familias. A pasar el fin de semana, a comer, a beber, a reír, a charlar… a disfrutar de nosotros y a hacer canciones. Sin presión, sin prisas… las canciones van surgiendo por sí mismas”.

Ese es el resumen que hacen del inicio de este trabajo, que no se completó hasta la Navidad de 2019. “Y lo hicimos con Jass en Producciones Peligrosas, donde siempre y con quien mejor nos conoce y saca lo mejor de nosotros”, agregan los integrantes. De esta forma “tan poco pretenciosa nace este EP”, que contiene dos canciones nuevas y dos antiguas versionadas. Un trabajo sobre el que da algunas claves el guitarrista Pedro Haro.

–De Almas vacías y No tan viejo, los temas nuevo, habéis comentado que son “dos canciones que reflejan el estilo y el sonido Mama Baker de toda la vida, como no podía ser de otra forma, pero que también reflejan la madurez del paso de los año”. ¿Cómo definirías ese sonido Mama Baker?

–Creo que nuestro sonido desde siempre ha sido original. Así como hay otras bandas que tienen parecidos razonables con algunas inglesas o americanas, yo creo que teníamos un sonido particular. Cuando escuchábamos un tema, se notaba que éramos nosotros mismos. Además surgimos en una época en la que la mayoría de las bandas cantaban en inglés o en espanglish mientras que nosotros siempre apostamos por cantar en castellano porque era nuestro idioma, aunque el sonido sí pudiera tener referencias inglesas o americanas. A la hora de componer hemos seguido las mimas pautas que antes: alguien tenía una idea de la canción y la llevaba al local de ensayo. La particularidad es que ahora las hemos llevado a grabar muy ‘verdes’, en parte por la dificultad para ensayar que ahora tenemos y en parte también porque hemos querido trabajarlas en el estudio.

–Y, ¿cuánto tienen de novedad? ¿Cómo habéis madurado en estos años de retiro?

–Aunque el sonido sigue siendo reconocible, los temas han evolucionado. Se sigue hablando de lugares comunes como el amor o el vacío existencial, que siempre ha estado en nuestras canciones. Pero también tratamos temas de actualidad como la eutanasia,hay contenidos más filosófico, éticos... Por ahí va nuestra madurez.

–Y, ¿cómo han evolucionado personalmente en este tiempo?

–La verdad que hemos seguido manteniendo contacto porque ya éramos amigos antes de tener la banda. No por separarse la banda dejamos de tener contacto entre nosotros porque en nuestro caso no hubo una pelea. Simplemente quisimos ponerle un punto y final o un punto y aparte, como se ha demostrado después. El último concierto fue en 2009 pero en este tiempo hemos realizado algunos ensayos por diversión.

"No por separarse la banda dejamos de tener contacto porque en nuestro caso no hubo una pelea”

–Tacho González retomó 091 y también hay miembros que se han mantenido relacionados a grupos como Niños Mutantes. ¿Han seguido el resto vinculados a la música?

–Bueno, hay de todo, desde un farmacéutico hasta un trabajador de la administración, y Dani, que junto a Nani Castañeda tiene una productora directamente vinculada al mundo de la música pero que lleva temas tan diversos como la Feria del Libro de Granada. En cualquier caso todos hemos seguidos más o menos activos además de por los ensayos, colaborando con alguna canción con Niños Mutantes. Dani y yo también tuvimos un proyecto musical.

–En cuanto a las dos adaptaciones, se incluye Hay algo que me vigila, una de las primeras canciones que hicieron. Ya la lograron rescatarla e incluirla en la versión remasterizada de Lunar en 2018 y que cuenta con la colaboración a las teclas de Raúl Bernal. Y Soy yo, otro de sus himnos con un estilo más acústico e intimista. ¿Qué novedades aportan para sorprender a sus seguidores.

–Cuando volvimos en 2018, además del repertorio normal hicimos algunas actuaciones en un formato más acústico para el que revisamos todas las canciones. Y como nos gustaron versionadas en acústico, las dos que mejor estaban decidimos grabarlas en estudio para que quedaran registradas.

–Y, ¿por qué sólo cuatro temas en este trabajo?

–Eso puede tener varias respuestas. La primera es porque no había más por nuestra limitada capacidad para ensayar. Nosotros ocupamos los huecos de 091 y Niños Mutantes. Ypor otro lado no teníamos previsto sacar un disco completo. Nuestra idea de futuro es realizar esto todos los años. En tres o cuatro sí podríamos editar un disco en formato físico, no ya sólo en los canales digitales.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios