Actual

El verano eterno de Fórmula V

  • El mítico conjunto madrileño actúa esta noche en Maracena con su gira A 45 recuerdos minuto

Los legendarios Fórmula V inundarán esta noche de nostalgia el Anfiteatro de Maracena con un concierto en el que repasarán sus grandes éxitos de finales de los sesenta y principios de los setenta. Viviendo una segunda juventud, Paco Pastor, el que fuera vocalista original de la banda, reunió hace unos años a un grupo de músicos con la idea de rescatar el lustroso repertorio del inmortal conjunto madrileño, y desde entonces han sido más de 300 los conciertos ofrecidos, dentro y fuera de España, con gran éxito de público. A 45 recuerdos por minuto es el título del espectáculo que vienen ofreciendo esta temporada, en claro guiño al formato de los discos de vinilo en el que editaban en la época sus canciones, en singles que giraban a 45 revoluciones por minuto, y también a la película que protagonizaron en 1969 a las órdenes de Pedro Lazaga y que se tituló, precisamente, A 45 revoluciones por minuto. Durante dos horas irán reviviendo, una por una, las inmortales canciones que los hicieran uno de los grupos más populares de su tiempo, y poseedores de uno de los repertorios de más éxito de la historia del pop español. Temas como Eva María,Cuéntame, Busca un amor, Cenicienta, La fiesta de Blas, Tengo tu amor, Ahora sé que me quieres, Vacaciones de verano, Carolina, Dos caminos, etc. nos retrotraerán a unos a la infancia, a otros a la juventud en flor, a los tiempos de los guateques y los pantalones de campana. Pero la nostalgia no se ceñirá al repertorio de Fórmula V, pues el grupo que reclutó Paco Pastor en 2002, además de con algunos de los fundadores del quinteto, cuenta también con miembros de Los Diablos, otro de los grupos de mayor éxito de entonces, con temas inolvidables como Un rayo de sol, y competencia directa de Fórmula V durante los primeros años setenta, o de Los Salvajes. Estos últimos, Los Salvajes, fueron considerados en su época los Rolling Stones españoles por la crudeza con que interpretaban su música. Anteriores tanto a Los Diablos como a Fórmula V, son considerados unos auténticos pioneros del rock hispano, y aunque nunca alcanzaron la popularidad de los primeros, han sido un grupo de culto mencionado por muchos de los más interesantes grupos actuales de rock en español. Fórmula V tiene su origen mediados los sesenta cuando de la fusión de otras dos bandas, Los Rostros, donde estaban el vocalista Paco Pastor y el batería Tony Sevilla, por un lado, y Los Jíbaros, donde militaban el guitarra solista Kino de la Peña y el bajista Mariano Sanz, surgen Los Cambios, germen de lo que más tarde sería Fórmula V. Aún estamos en 1967 cuando el grupo firma un contrato con el sello Phillips, termina de configurar su formación con la entrada de Amador Flores 'Chapete' a los teclados, y edita su primer sencillo, Mi día de suerte es hoy, que no funcionará a nivel comercial. Tendrán que esperar a 1968, cuando entren a formar parte de su equipo dos nombres clave, para encontrar la senda de un éxito que ya nunca los abandonará. Esos dos nombres son los de Pablo Herrero y José Luis Armenteros, dos músicos que habían sido miembros de Los Relámpagos y que surtirán con sus composiciones de material de primera al grupo. El tándem de compositores no solo proporcionó el toque maestro al proyecto en su viaje hacia el triunfo sino que se convertirán en poco tiempo en uno de los más prolíficos y reconocidos de la historia de la música popular en español, siendo artífices de buena parte de las canciones más conocidas de Nino Bravo, Juan Bau, Basilio, Jarcha, Rocío Jurado o Francisco, entre otros muchos. Su segundo single, ya con el equipo funcionando a pleno rendimiento, sería La playa, el sol, el mar, el cielo y tú. Con él alcanzarían los primeros puestos de las listas de ventas, y a partir de ahí la historia de Fórmula V será la de un éxito fulgurante a uno y otro lado del Atlántico en todo el mundo de habla hispana. Hasta el mes de octubre de 1975 cuando hastiados de tanto trasiego, el grupo anuncia su disolución ante el asombro de todos, en la cumbre de su carrera. La decisión fue una de las más inteligentes y honestas de la pequeña historia del pop español. Habían sido los reyes de la canción del verano, antes incluso de que se inventara el concepto, y dejaban como legado una colección de inolvidables melodías difícilmente igualable. Ahora les tocabas disfrutar en privado de los conseguido. Después de ellos, vendrían a ocupar su torno nombres como los de Georgie Dann, pero el genuino sonido, todavía algo ye-yé, de los primeros años setenta y de los últimos guateques ya sería para siempre una conquista que nadie discutiría a Fórmula V. Esta noche tenemos la oportunidad de revivir aquellos años dorados.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios