Publicación del libro 'Patti Smith. She has the power'

Un viaje al fascinante universo de Patti Smith

  • La editorial Lunwerg publica la biografía ilustrada de la madrina del punk hecha "con cariño y admiración" por la dibujante Ana Müshell

Una ilustración de Patti Smith con su banda y John Cale basada en una imagen de 1975. Una ilustración de Patti Smith con su banda y John Cale basada en una imagen de 1975.

Una ilustración de Patti Smith con su banda y John Cale basada en una imagen de 1975. / Ana Müshell

Una máquina de escribir, un tocadiscos, Robert Mapplethorpe, el Another Side of Bob Dylan, un clarinete, una taza de café, el mítico club CBGB, una polaroid, Arthur Rimbaud, la tumba de Baudelaire, Maria Falconetti. Todo esto aparece en el primer collage de Patti Smith. She has the power, la biografía ilustrada de la madrina del punk que acaba de publicar la editorial Lunwerg (Planeta). Su autora, Ana Müshell (Jerez de la Frontera, 1989), lo define como "un libro homenaje, un libro de iniciación a Patti Smith" de 175 páginas.

La dibujante afincada en Granada tenía una idea "muy diferente" de la cantante de Chicago antes del encargo de Lunwerg. "Me vino a la cabeza la canción Because the night, o sus temas más celebrados. Pero no conocía sus libros M Train, Devoción y Éramos unos niños. Su obra escrita ha sido un descubrimiento total y me ha permitido conectar con ella. Al ser tan biográfica me ha ayudado mucho a hacer el libro", reconoce. "El mundo poético que gira en torno a su obra musical lo desconocía. Su obra fotográfica también es muy importante. No ha parado de inaugurar exposiciones", destaca Müshell.

Poeta, cantante, reina del punk, escritora, fotógrafa, feminista, comprometida con las causas justas. La creadora ha sido una inspiración para muchos artistas en todo el mundo: PJ Harvey, The Smiths, Shirley Manson, Justine Frischmann, U2, KT Tunstall, Ellen Page. "No podría definirla. Es poeta, cantante, fotógrafa, trotamundos. Es una mujer chamánica, que conecta con varios planos de la realidad. Evoca mucho la poesía. Ella en sí no se puede definir. Cuando la llaman la madrina del punk se molesta un poco. No le gustan las etiquetas", señala.

La dibujante Ana Müshell (Jerez de la Frontera, 1989), afincada en Granada, en una imagen reciente. La dibujante Ana Müshell (Jerez de la Frontera, 1989), afincada en Granada, en una imagen reciente.

La dibujante Ana Müshell (Jerez de la Frontera, 1989), afincada en Granada, en una imagen reciente. / Lallave Foto

La literatura, un refugio en su infancia

Nacida un 30 de diciembre durante la mayor nevada que cayó en Chicago en 1946, Smith fue la mayor de cuatro hermanos. Escarlatina, paperas, neumonía y otras enfermedades mantuvieron a Patti metida en la cama durante su niñez. Encontró su refugió perfecto en libros como Peter Pan, El Principito, Moby Dick (uno de sus relatos favoritos) y Las aventuras de Pinocho. De fondo, sonaba John Coltrane, James Brown, The Shirelles y Billie Holiday.

Robert Mapplethorpe, fundamental en su vida

En 1967, Smith pisaba por primera vez Nueva York "sola, fuerte, libre". "La Nueva York de los 70 era efervescente. En su libro Éramos unos niños la describe perfectamente. Conocer a tantos personajes que la rodearon e inspiraron, cómo evolucionó su obra de la poesía a la música, cómo se metió en el mundillo musical, sus primeros conciertos. Fue brutal. Me choca mucho su vida con veintipocos años. ¿En serio? Descubrir esa época suya es alucinante", declara entusiasmada. Allí conoció al fotógrafo Robert Mapplethorpe con quien mantuvo una relación sentimental y artística (Patti le animó a hacer sus primeras instantáneas y él se convertirá en alguien imprescindible en su carrera).

Más tarde, Mapplethorpe y la artista se irían a vivir una temporada al famoso Chelsea Hotel, residencia de muchos poetas beat como Gregory Corso y Allen Ginsberg o William S. Burroughs, el propio padre de la cultural beatnik. "Fue en este hotel donde Patti conoció a muchas de las personas que más le influyeron, figuras que le ayudarían a evolucionar, a convertir su poesía en canciones. Allí vivió con Robert. Llegaron allí sin más equipaje que algunas maletas con sus pertenencias y lo más valioso para ellos: sus portafolios llenos de dibujos, poemas y collages", relata la autora en el libro. Para Smith, el Chelsea Hotel fue su "universidad".

Una ilustración de la portada de 'Horses', el primer disco de la cantante. Una ilustración de la portada de 'Horses', el primer disco de la cantante.

Una ilustración de la portada de 'Horses', el primer disco de la cantante. / Ana Müshell

El libro de Müshell bebe especialmente de Éramos unos niños, un texto autobiográfico de Smith que se detiene especialmente en esa época, y dedica capítulos específicos a algunos de sus grandes referentes, como los mencionados pero también el músico Bob Neuwirth, quien la animó a transformar sus poemas en canciones; Janis Joplin, a quien dedicó un poema ("ojalá me encargaran un libro sobre ella", dice Müshell); la fotógrafa y cineasta Lynn Goldsmith; y el dramaturgo Sam Shepard.

"No se puede entender la carrera musical de Patti Smith sin hablar de su obra poética. De hecho, esta fue la antesala a la formación de su banda, a la grabación del primer disco y a los primeros conciertos", señala Müshell. Entre sus influencias e inspiraciones literarias se encuentran Jean Jenet, Jim Morrison, Sylvia Plath, Frida Kahlo, Anna Karina y Maria Falconetti (a ella le dedica un poema tras verla en la película La pasión de Juana de Arco).

Arthur Rimbaud ocupa un lugar privilegiado en la vida de Smith junto a los poetas beat y Bob Dylan, quien le animó a volver a los escenarios a mitad de los 90. "Es una influencia que empezó en ella a los 19, 20 años. Ella va con su libro Iluminaciones a todas partes. Ha ido mucho a París, ha recorrido las mismas calles de Rimbaud, siguiendo sus pasos", recalca.

La ilustradora también habla de Smith y sus 15 años de retiro, en el que se dedicó a su familia. Algunas personas la criticaron porque "estaba retrasando lo que se logró con el feminismo", contó la artista en una entrevista. "Es una decisión súper libre que no le quita méritos. Decide hacer con su vida lo que le da la gana. Influyó mucho que cojeaba de salud, pasó por muchas bronquitis; los conciertos no le motivaban lo suficiente. Anhelaba esa vida familiar. Influyeron muchos factores a la hora de tomar esa decisión. Yo le aplaudo", alaba la dibujante.

Müshell también se queda con "la Patti de ahora, la señora de 74 años que se pasa las mañanas enteras leyendo en una cafetería, paseándose por los cementerios, conectando con su mundo onírico, escribiendo sin parar. Esa Patti es muy evocadora". Igual que el libro, un viaje al fascinante universo de una artista inmensa e inmortal.

Otra ilustración del libro 'Patti Smith. She has the power'. Otra ilustración del libro 'Patti Smith. She has the power'.

Otra ilustración del libro 'Patti Smith. She has the power'. / Ana Müshell

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios