La compañía de gestión de torres de telecomunicaciones española, líder en Europa, ha anunciado que venderá sus activos en Irlanda (enteros aportarían unos ingresos en torno a 1.100 millones) para reducir deuda, en línea con el objetivo de lograr el grado de inversión por parte de la agencia de calificación S&P. En septiembre vendió en Francia 2.350 emplazamientos con ingresos de 630 millones de euros, y en octubre el 49% de sus filiales en Dinamarca y Suecia, por 730 millones de euros.

Tras varios años de gran crecimiento a base de compras apalancadas y ampliaciones de capital, en 2022, con las subidas de los tipos de interés del BCE, la dirección pasó el foco a la reducción de deuda, centrándose así en sus mercados principales. Además, con el crecimiento anual esperado de 6% para el Ebitda en los próximos años, sus contratos basados en el largo plazo y ligados a la inflación, y que empiezan a generar cash flow positivo, el sentimiento del mercado para el medio plazo ha mejorado para este valor.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios