Pocas variaciones en las bolsas europeas, a excepción del Íbex 35, que registra en el último mes la mayor revalorización entre los principales índices del continente. El avance en la sesión de ayer, que llevó al selectivo por encima de 10.000 por primera vez desde febrero de 2020, estuvo sostenido por el sector inmobiliario y el financiero, destacando el repunte del Merlin Properties.

El limitado apetito por los activos de riesgo estuvo en gran medida determinado por las expectativas de los inversores de que los tipos de interés se mantendrán en niveles restrictivos hasta 2025, así como por la incertidumbre en el mercado del petróleo y las crecientes señales de deterioro de la actividad y sentimiento económico.

En este sentido, el índice de confianza del consumidor GfK de Alemania se mantuvo en un nivel históricamente bajo, a diferencia del indicador del Conference Board, que señaló una mejoría del sentimiento del consumidor en EEUU. No obstante, a pesar de que el repunte del 10% respecto a 2022 del gasto online en el Cybermonday en EEUU, el aumento del 45% del pago en diferido durante el pasado fin de semana refleja la fragilidad financiera de los hogares.

En el mercado de renta fija, se registraron caídas a pesar de las declaraciones de ayer de Christine Lagarde, presidenta del BCE, que volvió a señalar la intención de la autoridad monetaria de mantener los tipos de interés en los niveles actuales hasta que los precios se estabilicen en torno al objetivo del 2% interanual. El BCE espera un repunte de los precios a medida que se retiren las medidas contra la inflación de los Estados.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios