La sesión de ayer tuvo pocas referencias macroeconómicas y empresariales. Los inversores, que se centrarán esta semana en la publicación de los PMIs del sector servicios y de diversas referencias del mercado laboral de EEUU, se mantuvieron cautos tras la publicación del índice Sentix de confianza del inversor de la Eurozona, que mostró un menor nivel al esperado por el consenso de analistas, y la incertidumbre respecto a la política monetaria del BCE y la Fed.

En este contexto, los índices europeos mostraron un tono mixto, destacando nuevamente el avance del Íbex 35, que continúa beneficiándose del descenso de los intereses de los bonos. De esta manera, el selectivo español consolida los máximos desde 2018 tras cinco semanas consecutivas de avances. Por sectores, las compañías asociadas al petróleo acusaron la caída del petróleo, mientras que el sector renovable y las empresas endeudadas y más sensibles a los tipos de interés mostraron los mayores avances.

Una revalorización que se vio impulsada por las caídas de las rentabilidades de los bonos soberanos de la Eurozona. En contraste, en EEUU las dudas respecto a la política monetaria de la Reserva Federal a raíz de las declaraciones del pasado viernes de Jerome Powell, presidente de la Fed, que señaló que todavía es prematuro concluir que el actual nivel de los tipos de interés será suficiente para controlar la inflación contribuyó a elevar las rentabilidades. A pesar de ello, los inversores continúan descontando (55% de probabilidad) que, tanto la Fed como el BCE, comenzarán a recortar tipos en marzo de 2024, antes de lo esperado.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios