Análisis

Gumersindo Ruiz

El año en el que perdimos la inocencia

Si identificamos cada mes del año que acaba con un pensamiento, enero era el de la esperanza tras vencer colectivamente la pandemia, superando discordias y encontrando soluciones, pero en febrero la guerra nos golpeó, perdimos la inocencia de confiar en regímenes despóticos que nos suministran energía o fabrican barato, y comprendimos que la globalización no es un juego en que todos ganamos, pues algunos están dispuestos a sacarse un ojo para dejarnos ciegos. A España le ha ido bien en 2022; la revista The Economist publica (18 de diciembre, edición on line) su 2022's Unlikely Economic Winners, ranking en el que España ocupa el cuarto lugar de 34 países prósperos. Los indicadores utilizados son el producto, que crece un 4%; los precios al consumo, un 6%; número de productos de la cesta de la compra que suben por encima del 2% (amplitud de la inflación), que se limitan al 59%; la Bolsa, que recorta su caída al 3% ; y la deuda pública sobre el producto, que disminuye un 4%. Especialmente significativo es el éxito europeo de la ministra Teresa Ribera limitando el precio del gas, frente a los documentos en contra, ya reconocido que no eran opciones válidas, elaborados por la oposición. La recesión económica que estaba cantada se evitó por la decisión del gobierno y las mayorías parlamentarias, demostrando que mientras se mantenga liquidez, recaudación, equilibrios sociales y políticos, y empleo, se pueden enfrentar crisis tan feroces como estas, aunque desafortunadamente no es general, y Andalucía, por ejemplo, cae en pobreza y paro relativo en España.

Al llegar diciembre se confía en el futuro gracias a alguna nueva tecnología, que cada vez son más incomprensibles: "Cualquier tecnología suficientemente avanzada es indistinguible de la magia", dijo Arthur C. Clarke; pero magia o ciencia sólo desearíamos que sirvieran a las personas y fueran liberadoras de las servidumbres humanas. En tecnología de datos veo en alta resolución: A Guide Tour Through the Granular World, de Chris Bradley, Sven Smit y Jonathan Woetzel, del Mckinsey Institute, con el bienestar en salud y renta de 40.000 microrregiones del mundo, y la idea de que hablar de progreso exige bajar a lo concreto; este espectacular trabajo es una destrucción de la media estadística, las distribuciones normales, y del concepto que las mejoras se filtran y distribuyen por sí solas de forma equitativa.

Siguiendo mes a mes una serie de acontecimientos, sintetizamos el año en doce pensamientos y unos alejandrinos, algo ramplones, pero esperando que nos valga su inocencia. Enero: Covid se desvanece, la alegría no dura./Febrero: con la invasión de Ucrania, se pierde la inocencia./Marzo: alimento, energía, las cadenas chirrían./Abril: la comida una angustia, donde nunca faltaba./Mayo: viviendas y turistas, los de aquí con problemas./Junio: inflación, inflación, pero en gas ahorramos./Julio: recesión, recesión, aunque empleo no falta./Agosto: claro que el clima cambia, esto no hay quién lo aguante./Septiembre: los pobres, los enfermos, ¿sociedad inclusiva?/Octubre: no sólo es en Irán, la mujer aún espera./Noviembre: economía verde, en un entorno gris./Diciembre: nuevas tecnologías, viejas lacras humanas.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios