Cajón de sastre

Despistada lucha obrera

Es posible que los sindicatos ya no sepan que hacer dada su inutilidad de acción

Los azares del calendario harán coincidir la próxima fiesta del trabajo en un martes, primer día del florido mes de mayo. No me cabe la menor duda que será florido dada la cantidad de agua que nos han traído los idus de marzo y estos días de abril. Y aún llegará el deshielo de los varios metros de nieve que se acumula en nuestra Sierra Nevada; tan preciosa que se ve en las horas del atardecer cuando se nos tiñe de rosa. Esa nieve primavera será disfrutada por miles de esquiadores, muchos de ellos procedentes de la capital del Reino de España, que aprovechando su festivo dos de mayo vendrán a cerrar la temporada de esquí. Y también podrán comprobar que los andaluces, pues Granada está en Andalucía, seguimos vistiendo de extraños vestidos mientras danzamos al son atronador del baile autonómico oficial. Esas sevillanas, dado que Andalucía es Sevilla, que resonarán en la fiesta de la Cruz o en la semifiesta. No me queda aún muy claro si este año es fiesta oficial, local, autonómica o de barrio.

En esa próxima semana, me estoy adelantando quince días, ya podremos hablar de si Cifuentes dimitió o no dimitió, si Rajoy la dejó caer o no; o de sí al Real Madrid le volvieron a regalar un penalti o si el Bayern de Múnich vengó la afrenta sufrida por Buffon; o si el tren pasa o no pasa por el túnel de Loja; o si el Granada CF sigue bajando puestos en la clasificación de la Liga.

En definitiva, de aquí en quince días, si la salud me lo permite y la dirección de este diario me sigue queriendo podré escribirles a ustedes una columna que coincidirá con una fiesta que dice el calendario que es la fiesta del trabajo. Ese día en que los sindicatos obreros salían a la calle a reivindicar los derechos de los trabajadores. Es posible que esos sindicatos estén muy despistados por la pérdida de referentes en la izquierda, puede que sorprendidos por las movilizaciones de jubilados que antes eran obreros o simplemente es que ya no sepan que hacer dada su inutilidad de acción. Quizás por eso se les ha ocurrido manifestarse en Cataluña diciendo que hay presos políticos en España. Miro el calendario y veo que en quince días es la fiesta de San José Obrero. Ese día, si los hados me lo permiten, les hablaré de fútbol, del tiempo o de cosas más importantes pero seguro que no gastaré tinta en esas despistadas organizaciones. Vale.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios