Sierra Nevada Arranque de temporada con poca nieve: más juegos que esquí

Trenes El 'espejo' del tren Granada-Motril, la Variante de Pajares asturiana

Bloguero de arrabal

Pablo Alcázar

coleraquiles@gmail.com

"Muerte al macho"

El 8 de marzo, se exhiben pancartas con el lema "Muerte al macho". No, muerte física. Solo conceptual

Para algunos filósofos el hombre es un animal. Social para Aristóteles, simbólico para Cassirer; pero para algunos grupos feministas el hombre, por culpa del patriarcado, es, sobre todo, un constructo social, un artefacto inventado que existe, porque la gente se comporta como si existiera. A ese artefacto le llaman macho. Han desprovisto la palabra de sus sentidos tradicionales, los que emparentan al macho reproductor de la especie humana con los machos de otras especies animales. La hembra humana, también, vendría a ser un mero constructo social. Lo que diferencia a machos y a hembras es algo inventado: mental, no corporal. Funesto, pero curable o extirpable, con la medicina adecuada. Algo parecido afirman los que piensan que la homosexualidad es una dolencia curable o extirpable. Hay, pues, que dar muerte al macho y, consecuentemente, a la hembra que el patriarcado inventó. Por supuesto que no se trata de exterminar físicamente a los miembros de uno de los sexos implicados en la propagación de la especie, sino simplemente de curar al constructo social macho. En torno al 8 de marzo, en las redes y en la calle, circula el lema Muerte al macho. Espero que este hombre que, a mi lado, en el autobús, le dice a su amigo: "Habría que capar a todos los negros de África", tampoco piense de verdad en integrarse en un comando castrador itinerante de varones negros y que con lo que quiere acabar es con el constructo social que asimila prole numerosa con subsistencia. No hay que tomarse en serio tampoco a los que piensan que habría que echar al mar a todos los catalanes o a todos los vascos o castrar a todos los españoles. Seguro que se refieren a que hay que acabar con el constructo social antinacionalista o anti centralista, o vaya usted a saber con qué. Este bloguero está dispuesto a enrolarse en un comando itinerante para acabar con el constructo social macho patriarcal, pero solo como simple compañero de viaje. Nada de liderar la emasculación. Pero sí exige, el que escribe, que se le dé una hoja de ruta clara. Cuánto va a costar el proceso, a quién hay que sanar u operar... Cuando este humilde bloguero militó en el Eurocomunismo, dispuso del Manifiesto-Programa del PCE. Si l@s extirpadores de machos no disponen de un catecismo tan claro, seguirá luchando contra el macho, solo ante el peligro.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios