Sucesos

Investigados cinco individuos en el Poniente de Granada por un delito de amenazas en Loja

  • Los denunciados realizaron las amenazas mientras portaban armas de fuego

  • La Guardia Civil además ha investigado a otro individuo por un delito de cultivo y elaboración de drogas y otro de defraudación de fluido eléctrico

Imagen de archivo de una dotación de agentes de la Guardia Civil

Imagen de archivo de una dotación de agentes de la Guardia Civil / G. H. (Granada)

Un total de cinco individuos de entre dieciocho y veintiséis años de edad, todos ellos con antecedentes policiales, han sido investigados por la Guardia Civil de Granada como presuntos autores de un delito de amenazas.

Según ha informado el cuerpo de seguridad, los hechos ocurrieron el pasado mes de junio en la localidad de Loja, en la comarca del Poniente de Granada. La víctima que denunció se personó en dependencias de la Guardia Civil asegurando que había sufrido amenazas por parte de los ahora investigados.

Además, aportó un vídeo que circulaba por redes sociales y que confirmaba los hechos denunciados y en el que se podía ver a los investigados portando varias armas de fuego e incluso efectuando disparos intimidatorios.

Agentes del Área de Investigación de la Guardia Civil de Loja iniciaron entonces la investigación en el marco de la 'Operación MIOTOPI' con el objetivo de poner fin a una serie de acontecimientos que estaban provocando alarma social entre los habitantes de la zona.

La Guardia Civil era conocedora de que las amenazas tenían su origen en una pelea anterior entre las dos familias, en donde uno de los implicados acabó hospitalizado con lesiones graves y otros fueron enviados a prisión por parte de la Autoridad Judicial. Esto provocó que familiares del hospitalizado se instalasen en el domicilio de este último y desde allí profiriesen amenazas hacia los miembros de la otra familia, utilizando para ello armas de fuego.

La Guardia Civil, con autorización judicial, accedió a la vivienda donde se habían producido las amenazas, y aunque en ese momento no pudo localizar en la misma a los presuntos autores, sí localizó un rifle.

Además, dentro del domicilio se toparon con un centro de cultivo y elaboración de droga, y los técnicos de Endesa confirmaron que también existía una acometida fraudulenta a la red general de distribución eléctrica.

La investigación llevada a cabo por la Guardia Civil finalizó con cinco personas investigas por un delito de amenazas, y otra persona más investigada por un presunto delito de cultivo y elaboración de droga y defraudación de fluido eléctrico. En esta operación fueron aprehendidas finalmente un total de 400 plantas de cannabis sativa, un rifle y munición.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios