Provincia

El futuro del oro líquido, en la sartén

  • Cajamar presenta en Granada un libro, coordinado por Manuel Parras y José Antonio Gómez-Limón, que aborda la situación del aceite de oliva y sus retos

Mucho se habla del aceite de oliva, sobre todo a las puertas de una nueva campaña y, en concreto, en Andalucía –comunidad autónoma más especializada en el oro líquido del que España es el principal productor y exportador en el mundo–. El enraizamiento de este cultivo en el territorio andaluz tiene bases climáticas, históricas y culturales; a las que en las últimas décadas se les han unido las económicas, sobre todo a partir de la entrada en la Unión Europea.

Abordar la situación del sector en España y definir los retos a los que deberá hacer frente para mantener su liderazgo mundial, son asuntos que traen de cabeza a los profesionales del olivar y que ahora tiene una base consistente en la publicación La economía de los aceites de oliva. Factores y perspectivas para el liderazgo español del mercado global, editada por Cajamar Caja Rural y coordinada por los profesores José Antonio Gómez-Limón y Manuel Parras.

Un libro que ha sido presentado en la Cámara de Comercio de Granada y que, como indicó David Uclés, encargado de innovación agroalimentaria de Cajamar Caja Rural, “es un auténtico plan estratégico del sector y un éxito editorial del que se han registrado más de 5.000 descargas”. Por su parte, Francisco Manuel Martínez, director de Cajamar Granada y Jaén, aseguró que se trata de una publicación “excelente y transversal de la economía de este sector que se encuentra en constante crecimiento y con una gran fortaleza dentro del mapa agroalimentario”.

Manuel Parras, uno de los coordinadores del libro, apuntó como aspectos diferenciadores de esta monografía “su aportación de presente y futuro del sector desde múltiples perspectivas, aunque todas bajo una óptica económica; la calidad de los autores y el análisis con visión prospectiva”.

El punto de partida de la obra es la convicción de que España ha sabido conjugar adecuadamente las ventajas competitivas y su conocimiento tradicional del cultivo con las nuevas tecnologías y el emprendimiento empresarial, convirtiéndose con diferencia en el mayor productor. El libro, dividido en cinco partes y 24 capítulos, se estructura en cuatro líneas temáticas como son las claves de la competitividad de la oferta oleícola; las diversas relaciones entre el sector y el territorio –diversificación y sostenibilidad–; el proceso de internacionalización de los aceites españoles y las experiencias innovadoras a partir del paradigma de la bioeconomía, el aprovechamiento de los subproductos y la adaptación a la transformación digital o 'smart oleoagro'. Una quinta parte se destina a repensar el papel de las instituciones y de los poderes públicos al objeto de favorecer el desarrollo de dichas estrategias. Parras puntualizó como discurso que justifica el libro la responsabilidad de los productores de deben pensar “que su futuro no está en Bruselas sino en la sartén”, con lo que pueden generar más puestos de trabajo cualificado, y crear un sector atractivo que genere talento, ahora lo hacemos pero a muy pequeña dimensión”. También el coordinador del libro hizo hincapié en la “necesidad imperiosa de trabajar con los chef (sector Horeca), que según prueba un estudio recogido en la publicación no saben de aceite de oliva”. Y expresó que “las instituciones tienen que poner alfombra roja a las empresas”.

"sirva como base informativa para la toma decisiones estratégicas"

Parras finalizó confiando en que este libro “sea de interés para el lector y que el contenido promueva el necesario debate sobre el futuro del sector en España y sirva como base informativa para la toma decisiones estratégicas que permitan avanzar en la dirección correcta”.

La presentación del libro dio paso a una mesa redonda en la que se debatió sobre el futuro del olivar con representantes del sector en Granada.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios