Aniversario de la desaparición de la joven de Motril 19 años sin María Teresa: "Es un pozo sin fondo"

  • La joven desapareció el 18 de agosto de 2000 cuando iba a un concierto de Café Quijano

  • Los padres lamentan que "es demasiado tiempo para una pregunta a la que no se le encuentra respuesta"

19 años sin María Teresa: "Es un pozo sin fondo" 19 años sin María Teresa: "Es un pozo sin fondo"

19 años sin María Teresa: "Es un pozo sin fondo"

El 18 de agosto es una fecha que en el calendario de Antonio y Teresa se encuentra borrado desde hace 19 años, al ser el último día en el que vieron a su hija María Teresa. Desde entonces no han parado de lanzar llamadas de ayuda para que alguien le dé alguna pista sobre el paradero o que aclare qué fue lo que ocurrió ese día.

Por ello , hoy, han querido tener un “agradecimiento especial” a la iniciativa promovida hace varios días, por “uno de los mejores equipos del fútbol internacional", el AS Roma (Italia), que con motivo de la presentación del portero catalán Pau López , se unió a las asociaciones de desaparecidos de España y de Italia, poniendo al lado de las imágenes de López, diferentes fotografías de personas en paradero desconocido, dando un número de teléfono para informar si alguien tiene alguna pista o rastro para localizarlas, y que entre ellas se encontraba su hija, María Teresa.

Tanto Teresa como Antonio han indicado a Granada Hoy que “están muy agradecidos” por el detalle que han tenido ya “no sólo con mi hija, sino con los muchos desaparecidos que hay”. “Para nosotros ha sido una alegría que un equipo de fútbol internacional y con tanta repercusión, en todo el mundo, se haya acordado entre otros de María Teresa, que hace 19 años que no se sabemos nada de ella” .

Resaltan que “desde hoy seremos unos aficionados más del equipo de la Roma” y recuerdan que “no es la primera iniciativa que se ha tenido desde el fútbol nacional o internacional para ayudar a las personas desaparecidas”. “Ojalá que se sigan teniendo muchas más, por la repercusión que tiene en todo el mundo”.

Fotograma de la foto de María Teresa Fernández en el vídeo de presentación de Pau López. Fotograma de la foto de María Teresa Fernández en el vídeo de presentación de Pau López.

Fotograma de la foto de María Teresa Fernández en el vídeo de presentación de Pau López. / AS Roma

Y destacan que “cualquier acción, por muy pequeña que sea, que se proponga, será bien recibida”. “Es una forma de mantener viva la ilusión por encontrar a los muchos desaparecidos que hay”.

Teresa Martín dice que pese a que por momentos quieren llevar una vida normal, “diecinueve años , son muchos para una pregunta a la que no se le encuentra respuesta”.

Un tiempo que apunta es “un pozo sin fondo” y que por momentos hace que todo pase con mucha lentitud. Considera que “por momentos “es muy difícil llevar el día a día” y “desesperante el no saber nada” y que esta situación “es sólo para el que la vive y la sufre”.

Por su parte Antonio indica que cualquier gesto que se hace “venga desde donde venga” les devuelve la ilusión y las ganas de vivir para aclarar el suceso y que no van "a tirar la toalla" ya que saben que algún día, “espero que pronto”, se aclare todo.

Los padres de María Teresa, en una imagen de archivo. Los padres de María Teresa, en una imagen de archivo.

Los padres de María Teresa, en una imagen de archivo. / Paquet (Efe)

Los progenitores, recuerdan con tristeza y nostalgia hasta el más mínimo detalle del último día que vieron a su hija, y por ello piden a quienes estuvieron en Motril el 18 de agosto de 2000 que "hagan un esfuerzo mental para ver si vieron algo extraño que se pueda relacionar con María Teresa".

En el caso de la desaparición de María Teresa Fernández, la Policía Nacional de Motril de la mano del inspector jefe, Francisco Pérez Polo, mantiene de forma permanente un equipo encargado de esclarecer el suceso e investigar cualquier pista que se dé, aunque diecinueve años después nada se sabe de la desaparición de la joven.

Las líneas de investigación seguidas han sido muchas, aunque hasta el momento no han permitido aclarar nada del paradero de la joven, que entonces tenía 18 años, y ni siquiera han podido arrojar luz más allá de lo que se sabía en un primer momento.

María Teresa desapareció el 18 de agosto de 2000 en plena celebración de la feria de Motril y lo último que se sabe de ella fue un mensaje registrado en el teléfono móvil del que era su novio en el que decía que iba a llegar tarde a una cita con él, instantes antes de que su padre la llevara en coche hasta una céntrica parada de autobús, desde donde tenían pensado desplazarse para ver un concierto del grupo musical Café Quijano que daba en el recinto ferial con motivo de las Fiestas Patronales de Motril.

Desde que desapareció la joven, sus familiares, amigos y las fuerzas de seguridad la han buscado por distintos puntos de España y se han distribuido fotografías suyas por todas las comunidades autónomas, así como por internet, y se han realizado diferentes iniciativas en estos 19 años para evitar que el caso cayese en el olvido.

El sumario del caso consta de cuatro tomos con más de mil folios

El sumario del caso de María Teresa que instruye el Juzgado de Instrucción número cinco de Motril, al que se sigue aportando documentación cada vez que surge algún nuevo dato, consta de cuatro tomos con más de mil folios en el que hay más de un centenar de declaraciones tomadas por la Policía Nacional o por la Guardia Civil en distintos puntos de España, según apuntó a Granada Hoy el abogado de la familia José Rojas García.

El caso de María Teresa Fernández no es la única desaparición no resuelta que hay en la provincia de Granada según el Informe de Personas Desaparecidas en España publicado por el Ministerio del Interior que situaba a la provincia como la segunda de España con mayor número de denuncias por desapariciones sin esclarecer con 1.309 casos.

Según el informe del Gobierno, que publicó Granada Hoy, las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad a nivel nacional iniciaron el 2019 con 12.330 casos de desapariciones sin esclarecer, de los que más del 66% (9.737 denuncias) corresponden a menores de edad, siendo 31 clasificados de riesgo alto a fecha de 31 de diciembre de 2018.

De ellos, el grupo de edad comprendido entre los 13 y los 17 años representan la cifra más elevada de las desapariciones activas. Si bien, hay que matizar que, del cómputo total de las denuncias activas, 7.183 se registraron durante el 2018, mientras que el resto son casos sin esclarecer que se remontan a años anteriores, siendo el 2017 el siguiente periodo que contempla más casos sin resolver con 2.193.

Al igual que ocurre en el cómputo general, Granada también es la segunda de España con más casos de menores desaparecidos en 2018 con 1.196 –frente a los 352 que hubo el año anterior. Y en el 2017 Granada lo cerró con 655 casos activos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios