Provincia

Más de 400 familias tendrán que dejar su casa ante el peligro de derrumbe

  • Las viviendas se levantaron sin utilizar las técnicas de construcción adecuadas al terreno

Comentarios 1

Un total de 416 familias podrían verse obligadas a abandonar sus domicilios en pocas semanas. Según la comunidad de propietarios de los Cármenes del Mar, en el término municipal de Almuñécar, como consecuencia de "la dejadez y el espíritu del pelotazo entre unos políticos que primero permitieron a una promotora urbanística levantar cientos de viviendas sin utilizar unas técnicas de construcción adecuadas a la inestabilidad del terreno, y después no exigieron que solventara los numerosos problemas generados por la mala construcción de sus casas".

Los vecinos denuncian que "esas mismas administraciones, Junta de Andalucía y Ayuntamiento de Almuñecar pretenden ahora lavarse las manos y abandonar a su suerte a los propietarios".

En 1995, la empresa promotora Cerro Gordo S.A., del grupo empresarial Comarex inició la promoción de un proyecto de urbanización y edificación en el Cerro Gordo de La Herradura (Almuñecar).

Los promotores relatan que el Ayuntamiento aprobó el Plan Parcial propuesto por la empresa, que además contó con el visto bueno de la Junta de Andalucía. "Ambas administraciones eran conocedoras de que las características del terreno exigían una construcción especializada puesto que había riesgos de deslizamientos en la zona, y en especial en la parte baja del cerro, donde surgieron posteriormente los principales problemas. No contentos con la aprobación del planeamiento urbanístico, la Junta y el Ayuntamiento también dieron en 1998 el visto bueno posteriormente al aumento de edificabilidad propuesto por la promotora. Eso sí, jamás controlaron si los trabajos de construcción eran adecuados".

Meses más tarde se puso en marcha la edificación de 416 viviendas distribuidas en seis urbanizaciones. Durante los trabajos, los técnicos ya advirtieron de irregularidades constructivas, sin embargo la promotora, haciendo caso omiso de dichas advertencias, decidió continuar la promoción y vender prácticamente todas las viviendas entre 2001 y 2005.

En 2005, se sucedieron las primeras evidencias de deterioro: levantamiento de suelos, desprendimientos, rotura de muros de contención… En 2007, la situación se tornó insostenible y evidente. El informe de José Chacón Montero, Catedrático de la Universidad de Granada del área de Ingeniería del Terreno (Departamento de Ingeniería Civil), conocido como Informe Chacón 2008, declaró que las técnicas utilizadas para construir las viviendas no eran las adecuadas al terreno en el que se pretendía edificar.

El informe mostraba la existencia de un "movimiento de deslizamiento de ladera preexistente y descrito en manuales de geología antiguos, acreditando que las deficiencias geológicas del terreno no lo hacían apto para este tipo de edificaciones y que, además, no se llevaron a cabo los trabajos previos de geotecnia adecuados para la construcción luego realizada". Los afectados han puesto en marcha toda una serie de iniciativas legales con el fin de defenderse e intentar salvar sus casas. "Hasta el momento, estas acciones han puesto en evidencia, por ejemplo, la existencia de informes periciales que desaconsejaban las técnicas constructivas utilizadas en este paraje".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios