Costa Tropical

El futuro pasa por los mangos ecológicos

  • En los próximos años debido a la alta demanda, la mayoría de la producción irá a países extranjero

Los consumidores siempre han asociado el mango a países tropicales por una cuestión de temperaturas. Pero resulta que desde hace varios años, la Costa Tropical granadina, –con vistas al mar, zonas con poca altitud pero en plena montaña y con temperaturas mínimas de 6 a 8 grados y máximas de 16 a 20 grados en pleno invierno–, tiene unas condiciones tan excepcionales, que hacen que los mangos, chirimoyas y aguacates, tengan una calidad sorprendente y un sabor único y genuino.

Cualidades que han motivado que sea uno de los cultivos con mayor proyección, rentabilidad y expansión de los que se dan en la costa granadina, y que en el último año haya experimentado un importante crecimiento que ha motivado que la pasada temporada agrícola se cerrara con una cosecha récord y con una exportación que se duplicó, al conseguir comercializar fuera de España cerca de 2,5 millones de kilos frente al poco más de un millón del año anterior. De todas formas, asociaciones y expertos advierten de que para la campaña que se ha iniciado en estos días, a nivel nacional podría tener un descenso general del producto, aunque podría no afectar a la provincia de Granada que tendría un aumento significativo. Unas previsiones que acentúan la necesidad de especializar el producto y trabajar para mantener la rentabilidad y la diferenciación de esta fruta.

Frutas que están experimentado un crecimiento de “imparable” gracias al cultivo ecológico, con un consumo que está incrementándose y que ha abierto nuevos mercados para que la producción sea exportada prácticamente en su totalidad a otros países, ante la gran demanda.

Una de las referencias en la Costa Tropical en la comercialización de frutos subtropicales ecológicos es la cooperativa Procam de Motril, que lleva años teniendo como prioridad el impulso de productos con el máximo sabor y seguridad alimentaria, según reseña Fernando Martín Callejón, gerente de la cooperativa.

La empresa está especializada en la venta de frutas subtropicales ecológicas gracias al impulso dado a la gama de productos Bio, y que este año ha presentado como novedad la puesta en marcha de una tienda online donde se puede adquirir desde cualquier parte del mundo sus mangos ecológicos, así como el resto de productos que comercializan.

Procam cuenta en la actualidad con una importante producción de mango marcada por los más de 7.000 árboles que tienen plantados sus socios cooperativistas, la mayoría de ellos ya con un rendimiento medio lo que motivará que su producción destinada principalmente a la exportación a Francia , Alemania, Suiza o Países Bajos continúe en claro ascenso en los próximos años.

Martín Callejón apunta que la superficie agrícola y los productores dedicados a la producción ecológica de mangos se ha incrementado considerablemente en los últimos años, destacando que muchas de estas plantaciones tienen ahora tres o cuatro años, por lo que alcanzaran su máxima producción en un par de años, y además anualmente se están incorporando algunas más al ser un producto ahora muy demandado.

Una producción ecológica que pasa por un control biológico de forma natural para detener las plagas a las que están expuestos los productos agrícolas, según reseña Pepe Álvarez Moyano, uno de los mayores expertos en cultivo de mango ecológico en Andalucía y miembro de la cooperativa agraria Procam.

Álvarez Moyano, que lleva más de 12 años cultivando mangos ecológicos, apunta que los tratan “ con un mimo especial y una atención exquisita” y que los cuidan “con mucha delicadeza”, utilizando “tratamientos muy especiales” en los que se “excluyen la aplicación de productos químicos para luchar contra plagas y enfermedades”, así como para que tengan un crecimiento y una evolución natural, para ello comienzan a cuidarlos el año anterior como “oro en paño”. Además, destaca que el consumo de alimentos ecológicos está en alza, en muchos casos porque “estamos concienciados con el problema de la contaminación”, en otros porque “consideramos que son productos más saludables y nutritivos”, y que pueden tener más vitaminas y minerales que los convencionales.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios