Motril

Un paciente será indemnizado con 171.300 euros por mala praxis del Hospital Santa Ana

  • El TSJA incrementa la cantidad reconocida por el juzgado en 44.640 euros

El Hospital de Santa Ana de Motril El Hospital de Santa Ana de Motril

El Hospital de Santa Ana de Motril / G. H.

El Tribunal Superior de Justicia andaluz (TSJA) ha elevado en más de 44.600 euros la indemnización fijada inicialmente en 126.700 euros por el Juzgado de lo Contencioso 3 de Granada para un paciente por mala praxis en la atención que recibió en el Hospital Santa Ana de Motril y que le causó un fallo renal.

La Sala de lo Contencioso-Administrativo, con sede en Granada, estima de forma parcial el recurso de apelación interpuesto por el Servicio Andaluz de Salud y la adhesión al recurso de apelación formulada por el paciente, que ha sido representado por Barranco Luque Abogados.

De esta forma, el Alto Tribunal revoca únicamente la sentencia de instancia respecto al montante de la indemnización e incrementa la cantidad reconocida por el juzgado en 44.640 euros, con lo que finalmente queda en más de 171.300 euros.

El ingreso hospitalario se produjo en el mes de abril de 2014 en Motril, donde tras acudir a urgencias por un cuadro de insomnio durante las semanas anteriores, se le hicieron análisis que revelaron un importante aumento de neutrófilos, indicadores de una infección aguda pese a lo cual no se tomó ninguna precaución al margen de prescribirle antibióticos, indicaba el paciente.

Durante hospitalización fue sometido a diversas pruebas y el 14 de mayo de 2014 fue diagnosticado de una bacteriemia por catéter, derivada de una mala esterilización tanto del equipo de catéter cómo del propio paciente, por lo que sufrió un retraso en su diagnóstico y tratamiento, lo que le provocó un fallo renal que estuvo a punto de producirle la muerte.

El paciente, que tenía entonces de 73 años, sostuvo que, a consecuencia de todo este proceso, sufrió una serie de daños y perjuicios.

El Servicio Andaluz de Salud formalizó apelación contra la sentencia por la que se estimó parcialmente el recurso presentado por el paciente y se condenó al SAS y a la compañía aseguradora Zurich al abono de la cantidad de 126.722 euros.

La primera sentencia acogía la valoración del médico forense del Instituto de Medicina Legal de Granada tanto por el detalle en el análisis de los acontecimientos y las conclusiones que alcanzaba como por su imparcialidad.

Conforme a este dictamen, hubo una inadecuada valoración del cuadro clínico que presentó el perjudicado, lo que supuso un retraso importante en el diagnóstico de la sepsis que padecía y, por tanto, para su correcto tratamiento.

Concluía que la actuación y manejo de la situación clínica que presentaba el lesionado "no se ajustó a la lex artis".

El Servicio Andaluz de Salud consideró que la cuantía indemnizatoria era excesiva teniendo en cuenta que el perjudicado ya padecía una insuficiencia renal crónica de Grado III, de tal forma que solo cabría atribuir a la actuación negligente del SAS el paso del preexistente grado al IV.

En cuanto al periodo de hospitalización, consideró que cinco días se debieron a la propia patología de ingreso y no a la complicación surgida con posterioridad, y entendía que debía reducirse la indemnización total a 26.894 euros.

No obstante, el paciente sostuvo que se encuentra totalmente limitado para hacer cualquier actividad de la vida diaria, como se recoge en un informe del médico forense.

Según el TSJA, el recurrente tiene razón respecto de que, tal y como se desprende del informe médico forense y a pesar de las patologías previas, el paciente llevaba una vida "completamente normal" con anterioridad a que acaecieran los hechos, mientras que en la actualidad requiere asistencia parcial para actividades como el aseo diario, hasta el extremo de que no puede salir a caminar fuera de casa, incluso para trayectos cortos.

Para el Alto Tribunal, en la indemnización ya reconocida en sentencia por las secuelas permanentes que limitan parcialmente su actividad y el hecho de que requiera asistencia continuada procede otorgar globalmente por este concepto la cantidad de 45.000 euros.

Los recursos de las partes son por tanto parcialmente estimados y, tras descontar a la cantidad determinada por el importe correspondiente a cinco días de hospitalización que asciende a 359 euros y añadir el montante derivado de la asistencia continuada descrita antes, reconoce finalmente al paciente un incremento en la indemnización de 44.640 euros, además de la ya prefijada.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios