Provincia

La nueva diversión del verano: cazar medusas

  • La especie de este animal más común que se encuentra estos días en la Costa Tropical es la 'Pelagia noctiluca' o clavel

Comentarios 1

La estampa es idílica: vacaciones, chiringuito, playa, horas bajo la sombrilla sin nada que hacer excepto descansar, un adolescente con música puesta, que podría estar más baja pero no molesta, el niño que juega en la orilla y la diversión del verano; cazar medusas. Y es que parece que estos animales acuáticos tan temidos por algunos este año han llegado para camuflarse entre los miles de veraneantes que se desplazan a cualquiera de las playas del litoral granadino.

En la jornada de ayer ya se podía ver ondear la bandera de medusas en playas de Castell de Ferro, Calahonda o Torrenueva que, bajo la atenta mirada de los más pequeños, buscaban alternativas de ocio, 'cazamedusas' en mano, para pasar el día. Algunos, los más atrevidos, incluso montaban equipo con colchonetas hinchables y se adentraban para cazar aquellas que más tarde podrían llegar a la orilla.

Era casi imposible darse un baño en las playas de Castell de Ferro o Torrenueva por la gran cantidad de medusas que se encontraban en la orilla, la mayoría estaban muertas porque llegan a la playa a primera hora del día y conforme avanza la mañana y el agua se enfría, acaban pereciendo, pero aun así siguen siendo peligrosas.

La medusa más común que se puede encontrar estos días por la Costa Tropical es la Pelagia noctiluca o medusa clavel, una especie muy común en el Mediterráneo occidental y que depende de las condiciones ambientales y climatológicas, aunque también se han visto casos de medusas velero -también mediterránea- o la famosa carabela portuguesa.

La Cruz Roja ha realizado 150 intervenciones por picaduras de medusas a bañistas en Motril en lo que va de verano. En Torrenueva, por su parte, en uno de los puestos de Protección Civil solo ayer se intervinieron 20 casos. Estos seres acuáticos son la diversión de unos que las cazan y el dolor de cabeza de otros, a quienes les pican.

Pese a la alarma creada en algunos momentos, los expertos dicen que este hecho ocurre todos los años e incluso apuntaban que en el caso de Motril, hasta el momento, son menos las atenciones realizadas respecto a otros veranos.

En Torrenueva uno de los socorristas decía que "esto es algo temporal, seguro que en los próximos días baja la proliferación de medusas y cuando llegue el poniente desaparecerán del todo". Además, aclaraba que es algo habitual ver estos bancos de medusas que sirven de alimento para muchos peces o para tortugas.

Los expertos recomiendan que en caso de picadura no se rasque ni frote la zona afectada bajo ningún concepto. Es importante lavarla con agua de la playa y no con agua dulce. Si hubiese que quitar los restos del animal con una tarjeta de plástico o con algún elemento, pero nunca con las manos al descubierto.

Si el picor persiste es recomendable aplicar frío en la zona durante 15 minutos. En caso de usar hielo, nunca sobre la piel desnuda. Pese a los muchos remedios caseros que se conocen, se desaconseja aplicar amoniaco, vinagre y orines sobre la picadura.

La zona se debe desinfectar con alcohol yodado de dos a tres veces al día durante 24 horas y en caso de náuseas, vómitos, mareos, calambres musculares, cefaleas o malestar generalizado, acudir al hospital.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios