Invierno

La epidemia de gripe ya está aquí

  • Mayores, embarazadas y personas con patologías crónicas están en los grupos de riesgo

  • Especialistas subrayan que aun son fechas idóneas para la vacunación

  • La infección es responsable de hasta 50.000 hospitalizaciones cada año

Las embarazadas están entre los grupos de riesgo a los que se les recomienda la vacunación. Las embarazadas están entre los grupos de riesgo a los que se les recomienda la vacunación.

Las embarazadas están entre los grupos de riesgo a los que se les recomienda la vacunación. / López Olmedo

En los últimos días la incidencia de la gripe se ha situado en en 67,93 casos por cien mil habitantes en la semana 2/2020, por lo que se ha superado, por primera vez, el grado epidémico. Por tanto, será en las próximas semanas cuando los nuevos contagios aumenten su incidencia y se alcance la categoría de epidemia, que suele extenderse dos meses. Se estima que, en España, la infección es responsable de hasta 50.000 hospitalizaciones cada año. Tanto las autoridades sanitarias como los expertos subrayan el valor de la prevención, empezando por la medida más efectiva: la vacunación.

Aunque las campañas arrancaron en octubre, el doctor Javier Álvarez Aldean, vocal del comité asesor de vacunas de la Asociación Española de Pediratría y jefe del Servicio de Pediatría del Hospital Costa del Sol, recuerda que aún es “muy buen momento” para vacunarse. “A fecha de hoy llevamos más personas vacunadas que el año pasado, pero aún nos queda bastante margen de mejora para alcanzar la cobertura total de los grupos de riesgo”, explica. Se consideran grupos especialmente vulnerables a los mayores de 65 años, embarazadas, menores (a partir de los 6 meses), personas con enfermedades crónicas (diabetes o asma) y personas que pueden transmitir la gripe a aquellas que tienen un alto riesgo de presentar complicaciones como, por ejemplo, el personal sanitario. Sobre este último colectivo, el experto hace hincapié en que “los profesionales debemos hacer más esfuerzos”. “Primero porque somos un recurso necesario en momentos de alta frecuentación y, además, porque al estar diariamente en contacto con muchos pacientes, algunos de ellos inmunocomprometidos, somos vectores de transmisión”, afirma.

En cuanto a la recomendación en mayores, el doctor José Antonio López Trigo, ex presidente de la Sociedad Española de Geriatría y Gerontología, apunta que, con carácter general, la indicación se establece en mayores de 65 años, pero existe una directiva europea que aboga por ir descendiendo progresivamente esa edad de vacunación hasta llegar a los que tienen 60 años o más; la edad media a la que empieza verse comprometido el sistema inmunológico. Asimismo, “uno de los principales beneficios de la vacunación es evitar consultas e ingresos en los servicios de urgencias, que no es poca cosa. Es habitual que mayores vean agravados algún problema de salud por culpa de la gripe”. Además, ayuda a evitar las posibles complicaciones de la enfermedad. “No sufrir la infección gripal ayuda a no comprometer el sistema inmunitario y respiratorio que podría verse más vulnerable a sufrir otras infecciones, como la neumonía”, matiza López Trigo. Paralelamente, también evita que la gripe propicie la descompensación de enfermedades preexistentes.

Respecto al diseño de la vacuna, existen dos tipos: la trivalente y la tetravalente. La OMS recomienda preferentemente la vacuna tetravalente, que incluye dos cepas 2A y 2B, las más frecuentes y pandémicas. Según subraya López Trigo, "mientras más cepas cubramos, más seguridad tendremos en la mejora de la protección". Además, según el experto, los estudios han demostrado que, cubriendo más cepas, el sistema inmunitario se estimula de forma específica contra la gripe, y también de forma inespecífica y general, por "ponerlo a trabajar".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios