Semana Santa

Martes Santo: Granada espera a la Esperanza

  • Realizarán estación de penitencia las hermandades de La Lanzada, Vía Crucis, Esperanza y Humildad

  • La novedad de la jornada estará en el Zaidín: la 'Puerta hacia la gloria', la nueva puerta de salida de La Lanzada

Será la primera vez que Granada vea a la Virgen de la Esperanza en las calles tras ser coronada canónicamente Será la primera vez que Granada vea a la Virgen de la Esperanza en las calles tras ser coronada canónicamente

Será la primera vez que Granada vea a la Virgen de la Esperanza en las calles tras ser coronada canónicamente / Carlos Gil

El Martes Santo de 2019 está llamado a ser una de las jornadas más especiales de esta Semana Santa. Será la primera vez que Granada vea a la Virgen de la Esperanza en las calles tras ser coronada canónicamente pero, será también, por fin, cuando podamos contemplar cómo la hermandad de La Lanzada inicia su estación de penitencia al completo desde el interior de su templo. Uno de los proyectos más ambiciosos que esta corporación zaidinera ha afrontado en los últimos años y que ha permitido que, a diferencia de años atrás, los pasos de la hermandad no tengan que cobijarse bajo una carpa de plástico a las puertas de la iglesia ni sufrir las inundaciones en los momentos de lluvia.

Una jornada en la que, además, realizarán estación de penitencia otras dos cofradías: Vía Crucis y Humildad, dos de las hermandades históricas de nuestra Semana Santa. La del Vía Crucis considerada como la decana de nuestra Semana Mayor, la del Señor de la Cañilla uno de los pilares fundamentales de nuestra historia cofrade más reciente.

La Lanzada

El barrio del Zaidín volverá a echarse a las calles para disfrutar de sus cofradías. La hermandad de La Lanzada a las 16:35 horas pondrá en las calles su cruz de guía. Por primera vez desde 1984 la hermandad podrá hacerlo desde el interior de su templo, la parroquia de Nuestra Señora de los Dolores.

Desde ahí será también donde, además, salgan los pasos del Señor de la Lanzada y de la Virgen de la Caridad. Sin duda, un hito. El mérito de este hecho no está en que salgan o no desde una iglesia sino el esfuerzo titánico llevado a cabo por la cofradía durante años para poder materializar este anhelo y este proyecto.

Todos los vientos soplaron siempre en la misma dirección. No obstante, ahora, en este 16 de marzo de 2019, todo se ha conjurado para hacer tangible esta realidad: la de ofrecer una salida digna a una de nuestras cofradías. Se dignifica al completo, por justicia histórica, la imagen de la hermandad y con ella la de toda nuestra Semana Santa.

Por lo demás, la cofradía volverá a desplegar por las calles toda esa esencia que encierra dentro de sí una hermandad de barrio. El bullicio, la alegría y el andar valiente de quienes soportan el peso de la trabajadera. Deleite para los sentidos.

Vía Crucis

A las 17:00 horas está prevista la salida del Santo Vía Crucis. Esta histórica cofradía de la iglesia de San Juan de los Reyes marcará el necesario punto de inflexión en la jornada. El recogimiento de sus hermanos, el carácter silente y sobrio de sus pasos será capaz una vez más de eclipsar en una singular atmósfera a quienes contemplen la hermandad durante su recorrido. Un sabor añejo, una sutil delicadeza que nos transporta a otro tiempo.

Si nunca vieron a esta hermandad hacer su estación de penitencia aprovechen para contemplar las estampas que regala al paso por el Paseo de los Tristes. Cuando ambos pasos se funden en un escenario único a los pies de la Alhambra. Al regreso de la cofradía, por este mismo enclave, podrán disfrutar de uno de los momentos más espirituales de nuestra Semana Santa; cuando la cofradía inicie el rezo del vía crucis hasta llegar a su templo.

Esperanza

Tres siglos de devoción recoge la Niña de Santa Ana, la que otrora fuera la Virgen de las Tres Necesidades. La preciosa talla de José Risueño saldrá por primera vez en estación de penitencia tras haber sido coronada canónicamente el pasado mes de octubre de 2018.

Máxima expectación por ver cómo luce La Esperanza en esta tarde de Martes Santo con su saya dorada bordada por José Manuel Martínez, el punto de Inglaterra que sirvió de rostrillo para la coronación y la nueva corona realizada por Manuel Valera y que le fue impuesta por el arzobispo de Granada. Todo dispuesto por el que es actualmente su vestidor, Jorge Heredia.

La cofradía, además, atraviesa un momento excepcional. Cientos de hermanos vestidos con túnica conformarán su cortejo, sin olvidar a las hermanas que visten la mantilla española. nutridas filas que permitirán admirar una hermandad bien construida y compacta en todos los puntos de su recorrido.

Todo ello en medio del estilo clásico que imprime la hermandad en todo lo que hace: desde la flor hasta el andar de sus pasos pasando por el repertorio musical. Como cada año, uno de los momentos más emotivos para disfrutar de la hermandad será, además de en su salida, al regreso por la calle Elvira, a la altura de los Hospitalicos.

Humildad

La hermandad de La Cañilla sembrará este Martes Santo del respeto que la ciudad tiene a esta cofradía del barrio del Realejo. Una de las de mayor peso y solera de nuestra Semana Santa.

Por segunda vez se abrirán las puertas de Santo Domingo para que Granada reciba el paso de la cofradía; sus hermanos, de túnica de sarga negra, antifaz morado y cíngulo rojo procesionarán por nuestras calles acompañando a sus titulares. Será la primera de las tres veces que la hermandad disponga su cruz de guía bajo el arco carpanel del antiguo convento dominico a lo largo de estos días.

Clásico y medido volverá a presentársenos el Señor de la Cañilla. Un paso de misterio de gran calidad artística compuesto por la imagen titular y el misterio que tallaran tanto Espinosa Cuadros como Ángel Asenjo que nos volverá a dejar con la miel en los labios a la espera de recuperar los cambios en momentos tan esperados como el regreso por Ancha de Santo Domingo, donde confluye la magia del lugar, la labor costalera y el trabajo de la música.

Un hecho que no iría reñido, desde luego, con la soberbia solemnidad que arroja y destila el paso de La Soledad, con su reposo y cadencia, con su cuidado repertorio.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios