Crónica

Santa María de la Alhambra sufre el revés del tiempo

  • El Sábado Santo se queda huérfano sin la única cofradía de la jornada. La inestabilidad meteorológica impide a la hermandad de La Alhambra realizar estación de penitencia. La hermandad probó suerte y decidió salir pero tuvo finalmente que desandar sus pasos

Intentaron salir pero tuvieron que darse la vuelta Intentaron salir pero tuvieron que darse la vuelta

Intentaron salir pero tuvieron que darse la vuelta / Álex Cámara

Comentarios 1

El hombre propone y Dios dispone, dice el refrán. La cofradía de Santa María de la Alhambra, una de las de mayor solera, tradición y raigambre de la Semana Santa de Andalucía, se encontraba con el ánimo y la disposición de realizar su estación de penitencia este Sábado Santo. Sin embargo, las condiciones del tiempo, la lluvia amenazante durante toda la tarde y noche, impedía que la hermandad pudiera realizar su salida y regreso en condiciones normales.

La hermandad retrasó la salida treinta minutos a la espera de que los meteorología le fuera propicia. Llegado este punto la cofradía puso el cortejo en la Calle Real pero se obligada a desandar sus pasos tras llegar la cruz de guía a la Puerta del Vino. La débil lluvia que empezó a hacer presencia y el temor a que arreciara llevó al cabildo de oficiales a suspender la salida y realizar la estación de penitencia en el interior de la parroquia alhambreña.

 

Nunca es fácil alcanzar una decisión como ésta, especialmente cuando tras la suspensión de la salida de una hermandad a las calles están tantas horas de preparación y dedicación. Tantos desvelos puestos en un único punto y horizonte. Pero no mandó el corazón. El difícil recorrido de la cofradía, los puntos críticos que ésta tiene en lugares como la Puerta de la Justicia o la distancia que hay entre la Puerta de las Granadas y la Catedral dejan prácticamente vendida a la hermandad en circunstancias como las de este Sábado Santo.

 

Así, pues, la hermandad guarecida en el interior del templo, y tras el rezo del vía crucis con los hermanos, recibió la visita de los fieles durante toda la tarde. Allí pudo disfrutarse de la talla de Nuestra Señora de las Angustias Coronada, obra cumbre del accitano Torcuato Ruiz del Peral, sobre su paso. Como siempre, los cofrades y los visitantes pudieron recrearse en cada uno de los detalles que ofrece el paso de esta hermandad, labrado en plata por Indalecio Ventura y que recrea las arquerías, columnas y sebkas del Palacio de los Leones. Asimismo, pudo disfrutarse del soberbio exorno floral con el que se presentó, a base de rosas y otras flores en tonos violetas y morados.

 

Deberá esperar Granada un año más, pues, a un Sábado Santo con el fin de disfrutar del magisterio con el que esta cofradía se presenta en las calles. Sus túnicas nazarenas, las más exquisitas de nuestra Semana Santa; su acompañamiento musical y su escogido repertorio, son además nuevos puntos de interés y referencia para esta cofradía, quien ha redefinido el concepto de qué son y cómo deben sonar en las calles. La elegancia del clasicismo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios