Crónica | Miércoles Santo 2021

Ecuador de una Semana Santa diferente

  • Las hermandades del Miércoles Santo deslumbran con sus respectivos altares concitando el interés de miles de granadinos que vuelven a tomar las calles

Ecuador de una Semana Santa diferente

Ecuador de una Semana Santa diferente / Antonio L. Juárez (Granada)

A la Semana Santa de Granada la cobija un marco incomparable, el que ofrece su paisaje, sus calles, plazas y templos. En este 2021, donde las procesiones son sustituidas por la veneración de las imágenes en el interior de los templos, se pone de manifiesto una vez más el gran tesoro del que dispone la ciudad y no siempre se le confiere el crédito y valor que merece: su patrimonio cultural. Un patrimonio que no está únicamente en el valor de las tallas que procesionan ni en las pinturas y retablos que dan vida a las iglesias; también está en lo etéreo, en lo inmaterial: en cómo se vive, discretamente, sin más aspavientos el fervor, la devoción, el rito y la ceremonia. Así, al menos pareció ponerse de manifiesto este Miércoles Santo. 

El público volvió a ocupar las aceras para apostarse frente a las iglesias, esperando su turno para poder visitar a las hermandades que hoy pulsaban el ambiente cofrade. No fueron cinco únicamente las protagonistas - Los Gitanos, Estudiantes, Paciencia, Rosario y El Nazareno - sino que dos cofradías más coparon la atención de los granadinos: La Concepción y El Silencio. A media mañana empezaban a tener lugar los primeros actos de la jornada, entre ellos el acto penitencial que cada Miércoles Santo celebra la cofradía del Cristo de la Misericordia, como culto previo al traslado de su titular desde El Salvador hasta San Pedro. Sin embargo, este 31 de marzo todo se centró en San José: ante el soberbio crucificado de José de Mora tuvo lugar la confesión y la oración de los hermanos de El Silencio y ante él discurrieron cientos de granadinos que no quisieron perder una ocasión como ésta para disfrutar de cerca una de las joyas del barroco español. 

Hoy resultaba ser también la última jornada de puertas abiertas en el Convento de la Concepción, con el altar efímero instalado por la cofradía con sus imágenes titulares en coro bajo de la iglesia. El imponente aparato construido, coronado por el nazareno del Amor y la Entrega, se desvanecería a las primeras horas de la tarde para dejar espacio al monumento y la celebración de los oficios del Jueves Santo. 

Con una mañana concurrida en distintos templos de la ciudad, la tarde volvió a tomar pulso al ambiente cofrade del día. Muchos fueron los que subieron hasta la abadía del Sacromonte para disfrutar de los titulares de la Hermandad de los Gitanos, que este año no trasladó a sus titulares hasta la iglesia del Sagrado Corazón. En el templo abacial se dispuso al Cristo del Consuelo y a la Virgen del Sacromonte, vestida para la calle, para acoger la veneración de fieles y hermanos, mostrando sentidas plegarias y llevando a esta ellos ramos de flores y otras ofrendas.

En el corazón de la ciudad volvió a sorprender la Hermandad de los Estudiantes. Como una de las cofradías ya clásicas de nuestra Semana Santa destiló elegante sencillez en todo aquello que se organizó en el interior de San Justo y Pastor. En su capilla, el Señor de la Meditación y la Virgen de los Remedios se situaron en un coqueto altar que aprovechó, como marco de referencia, el retablo existente. Vestida de reina y en la hornacina se presentó a la imagen mariana de la cofradía mientras que el popular Sentaíllo apareció, con su clámide bordada, sobre un risco marcado por los toques naturalistas y junto a él las imágenes secundarias que componen el paso de misterio.

Dos altares, a los lados del presbiterio, se mostraban en la parroquia imperial de San Matías. Sobre ellos, el Señor de la Paciencia, montado sobre su parihuela del vía crucis, y junto a dos de los faroles del paso; y la Virgen de las Penas, con el manto de salida, sobre el frontal del paso de palio y adornando a modo de guardamalleta uno de los paños de bambalina. A lo largo de la jornada se sucedieron las ofrendas florales y las oraciones de los distintos grupos de hermanos que conforman la hermandad, todo ello como preludio del acto sustitutivo de la estación de penitencia que consistió en el rezo del rosario y la celebración de la misa. Este 31 de marzo, además, tuvo lugar la bendición del nuevo guion de la corporación, bordado por Jesús Arco bajo el diseño de Benjamín Rodríguez.

Desbordantes colas, como un Miércoles Santo al uso, en Santo Domingo. La Hermandad del Rosario cautivó una vez más a los fieles que no dejaron de acudir a lo largo de la jornada hasta la iglesia realejeña para disfrutar de los titulares de esta señera cofradía. En una de las capillas laterales, se erigió por parte de la priostía un esbelto altar repleto de puntos de luz con la imagen del Señor de las Tres Caídas, vestido con la túnica de Eloy Téllez. Coronando el altar, se presentó a Nuestra Señora del Rosario, vestida de reina, con algunas de sus mejores galas. Un momento de encuentro que culminó con la parte cultual de la jornada, donde los miembros de la corporación realizaron la estación de penitencia por medio de una misa de hermandad.

Miércoles silente en Las Descalzas. El murmullo de la calle, de los miles de granadinos que se apostaron a las puertas del convento de san José, se volvió silencio al acceder al interior del templo y disfrutar de la siempre bella estampa que ofrecen los titulares de la Hermandad de Jesús Nazareno. En una Semana Santa sin pública estación, la corporación dispuso un altar en el centro del crucero con las tres imágenes de la cofradía: Jesús Nazareno, la Virgen de la Merced y San Juan. La sobria composición del altar contrastó con la elegante presentación de las tallas, muy singularmente el nazareno de Barbero Gor, con su túnica bordada y chorrera al pecho que retrotrae a la estética más granadina; lo mismo que la dolorosa mercedaria, que brindó una de las estampas más reivindicativas de lo que otrora fuera la estética dominante de la Semana Santa de Granada.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios