Sociedad

Una francesa deja su herencia a todos los que fueron agradables con ella

  • La mujer, de 86 años, ha dejado unos 1.200 euros a casi 200 cajeros, conductores de autobús, dependientes o enfermeros que la trataron bien.

Una francesa de 86 años dejó su herencia a unas 200 personas que tenían sólo una cosa en común: todos fueron agradables con ella.

La mujer, que falleció a los 86 años, apuntó regularmente los nombres de farmacéuticos, cajeras del supermercado, conductores de autobús, carniceros o enfermeros a quienes estaba agradecida. Su intención era dar una alegría a tantas personas como fuera posible, dijo su abogado. Y cada uno heredará unos 1.200 euros.

Aunque la anciana residía en una vivienda de protección social con un televisor en blanco y negro, dejó una sorprendente herencia de 280.000 euros. Sin embargo, a su entierro, el año pasado, en Dieppe (en el norte de Francia), sólo acudieron una docena de personas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios