COVID-19

Eventos camaleónicos o pospuestos

Una de las imágenes de Fruit Logistica 2020 Una de las imágenes de Fruit Logistica 2020

Una de las imágenes de Fruit Logistica 2020 / Diario de Almería

En febrero, los organizadores del Mobile World Congress cancelaban el evento. España aún no era consciente de lo que se le venía encima o, si lo era, no quería asumirlo y algunos se preguntaban si tal decisión estaba realmente justificada. El virus ya no era cosa sólo de Wuhan. Este año, sólo una de las grandes citas del agro tuvo la oportunidad de celebrarse de manera tradicional, si bien ya implantó algunas medidas de protección frente a la COVID-19, Fruit Logistica 2020 que se celebraba en Berlín en los primeros días de febrero. La imagen de la feria germana, en la que ya estaban presentes el gel hidroalcohólico y algunas mascarillas, solo fue la antesala de lo que estaba por llegar. A partir de ese momento la incertidumbre planeaba sobre el resto de eventos, cuyos avisos sobre su pospuesta no tardarían en llegar.

En la provincia almeriense estaba prevista para finales de abril la decimoquinta edición de la muestra nijareña Expolevante. Apenas unos cinco días antes de la declaración del estado de alarma comunicaba su aplazamiento a junio, muestra de que nadie sabía aún de la evolución de la pandemia. Posteriormente se decidía su celebración del 30 de septiembre al 2 de octubre de 2020, sin embargo, los rebrotes inclinaron la balanza a su cancelación de manera indefinida.

En junio, en el otro extremo del país, la crisis sanitaria tenía también su impacto en otro de los certámenes más importantes que van más allá de ámbito de las frutas y hortalizas y abarca todo el sector agroalimentario, Alimentaria que tiene como sede Fira de Barcelona. Esta muestra tenía que haber tenido lugar entre el 14 y el 17 de septiembre, si bien su organización decidía a principios de verano una nueva fecha: del 17 al 20 de mayo del próximo año. Este era el segundo aplazamiento, puesto que el calendario inicial, al igual que Expolevante, marcaba finales de abril.

Al mismo tiempo que trascendía a primeros de marzo la primera cancelación de Alimentaria se señalaba también la de otra cita importante, en esta ocasión en la capital de España, se trataba del Salón de Gourmets, el cual pretendía extender su alfombra roja el 30 de marzo y cuyos organizadores también entendieron primero que lo mejor sería su aplazamiento a junio y, a continuación, su suspensión.

Por el camino quedaban otras muestras de ámbito local, comarcal y regional, hasta llegar a una de las convocatorias europeas más importantes para la agricultura Fruit Attraction, que no decidía finalmente un cambio de estrategia total hasta principios de septiembre. La organización ya tenía un plan B bajo la manga hacía meses, ya que antes de verano se planteaba un modelo mixto, es decir, presencial pero dotando de gran protagonismo al formato digital. A tenor de las circunstancias, de la evolución de la pandemia en Madrid -hay que tener en cuenta que IFEMA se adecuó como hospital durante los meses más duros de la COVID-19 en España manteniéndose aún la infraestructura por si fuera necesario de nuevo utilizar las instalaciones- se apostó por lo que denominan ‘telepresencial’. Un modelo virtual que arrancaba el 1 de octubre.

Sin duda el modelo de promoción ha tenido que cambiar a la fuerza en estos meses, pero también la transferencia de conocimiento. Así una palabra que se ha arraigado en nuestro vocabulario ha sido la de ‘webinar’, que viene a ser una conferencia a través de internet. Bajo este formato se ha desarrollado la mayoría de las jornadas y cursos desde marzo. En este sentido, la cadena agroalimentaria en su conjunto se ha adaptado rápidamente a las nuevas tecnologías, intentando mantener la proximidad con los ‘espectadores’ que, en muchas ocasiones, podían interactuar a través de chat con los ponentes. Aunque se trate de un medio más frío que el tú a tú personal, cierto es que el medio digital ha servido para seguir teniendo acceso a la información y que las empresas e instituciones puedan seguir trasladando avances en investigación o presentando novedades de producto de forma visual. También ha sido la fórmula elegida para mantener encuentros con la administración para tratar diversos puntos que atañen al sector agroalimentario.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios