Opinión

El modelo Almería tras la crisis de la COVID

Los grandes retos deben ser abordados mediante enfoques interdisciplinares que aúnen los avances de diferentes áreas de conocimiento. Los grandes retos deben ser abordados mediante enfoques interdisciplinares que aúnen los avances de diferentes áreas de conocimiento.

Los grandes retos deben ser abordados mediante enfoques interdisciplinares que aúnen los avances de diferentes áreas de conocimiento.

Juan Reca. Juan Reca.

Juan Reca.

El Modelo Almería se ha mostrado robusto ante la crisis del COVID pero debe anticiparse a nuevas crisis para mantenerse como líder a nivel mundial. Después de medio año desde el surgimiento de la crisis del COVID, hemos aprendido que tendremos que convivir con sus consecuencias durante un largo período de tiempo. Después de los primeros momentos de crisis, hemos pasado posteriormente a un constante estado de alerta que impregna todas las acciones que realizamos en el día a día. Lejos quedan ya aquellas voces antes del verano que auguraban que podríamos obviar la crisis al menos hasta el siguiente invierno.

Esta crisis ha mostrado con gran crudeza las fortalezas y, sobre todo, las debilidades de nuestro sistema. Algunos sectores de nuestra economía se han visto fuertemente afectados, hasta el punto de estar prácticamente paralizados como consecuencia de la crisis. No ha sido así, al menos con esa inusitada gravedad, en el sector agroalimentario y, especialmente, para el Modelo Almería.

Varias son las razones que el Modelo Almería se ha mostrado robusto ante la crisis del COVID. En primer lugar, es ante todo el resultado del esfuerzo de las empresas, cooperativas y agricultores de nuestra provincia, quienes han sabido en todo momento transmitir una imagen de seguridad alimentaria a lo largo de toda la cadena de abastecimiento. En segundo lugar, se ha debido a la investigación, aplicación de conocimiento y soluciones innovadoras que desde siempre ha existido en nuestro modelo productivo y que ha permitido que Almería se haya convertido en un ejemplo a seguir a nivel mundial.

Muestra de este segundo pilar de nuestra competitividad es el esfuerzo que realiza la Universidad de Almería y el Centro de Investigación en Agrosistemas Intensivos Mediterráneos y Biotecnología Agroalimentaria (CIAIMBITAL) para desarrollar soluciones innovadoras ante el reto del COVID. Como ejemplo, podemos destacar la reciente concesión del proyecto BIOMET-COVID para uso de biomarcadores metabolómicos mediante RMN, en colaboración con el Hospital Torrecárdenas y la Universidad de Granada, y que es dirigido en la Universidad de Almería por el profesor Ignacio Fernández de las Nieves.

Como ha resultado patente, esta crisis perdurará durante varios meses pero, ante todo, no debemos caer en una perspectiva cortoplacista y obviar las lecciones que podemos extraer de ella en el largo plazo. Sin duda alguna el COVID será superado, pero, es importante aprender la lección de que el sistema no es infalible y que en un futuro no se puede descartar que nuevas pandemias con efectos similares a la que estamos aun viviendo puedan volver a poner al sector en riesgo de alerta sanitaria.

En un futuro, será necesario poder demostrar que, ante futuras situaciones de emergencia sanitaria, la cadena agroalimentaria almeriense ofrece la máxima seguridad alimentaria frente a países competidores que no hayan sabido responder al reto sanitario de manera tan rápida y eficiente como nosotros. De este modo, será necesario demostrar que Almería cuenta con protocolos de seguridad alimentaria que garanticen que la cadena alimentaria, desde el productor hasta el consumidor final, no es foco de contagio por patógenos. El establecimiento de estos protocolos implica, necesariamente, garantizar la seguridad alimentaria desde la producción y a lo largo del manipulado, tanto para nuestros agricultores y el personal de nuestras empresas agroalimentarias como para el consumidor final. Diferentes sistemas de desinfección tendrán que ser ensayados de manera rápida y flexible, garantizando la plena inocuidad de los productos almerienses. Igualmente, no debemos olvidar, igualmente, el desarrollo de sistemas de venta online, que se han visto beneficiados de muy elevadas tasas de crecimiento debido a la pandemia.

Desde la Universidad de Almería y desde el Centro de Investigación CIAIMBITAL, entendemos que los grandes retos deben ser abordados mediante enfoques interdisciplinares que aúnen los avances de diferentes áreas de conocimiento. Este enfoque multidisciplinar es precisamente el mayor punto fuerte de la Universidad de Almería y del Centro CIAIMBITAL y nuestra mejor apuesta a la hora de afrontar retos fuertemente transversales, como el de una crisis sanitaria a nivel global.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios