Aplicaciones

Cómo nos afectan los cambios en las condiciones de uso de WhatsApp

Icono de WhatsApp.

Icono de WhatsApp. / Pixabay

Con más de 2.000 millones de usuarios en todo el mundo, cualquier novedad en WhatsApp corre como la pólvora por las redes sociales y, por supuesto, por el propio WhatsApp. Y si es, como en este caso, por un cambio en las condiciones de servicio, aún más. Muchos usuarios han visto en las últimas horas un aviso, al abrir la aplicación, en el que se les insta a aceptar los nuevos términos de uso del programa de mensajería, que entrarán en vigor el próximo 8 de febrero y sin cuya aceptación no podrán seguir utilizándolo a partir de esa fecha.

Es cierto que hay que aceptar los cambios y que algunas de las novedades son como poco preocupantes. Pero no lo es que afecten a todos los usuarios por igual. Algunos de las peores novedades, por así decirlo, no se aplicarán ni en la Unión Europea ni el Reino Unido.

Ni WhatsApp ni su empresa matriz, Facebook, suelen ser muy transparentes con sus actualizaciones (han mejorado bastante, eso sí), y no quedaba muy claro en qué consistían esos cambios. Esa indeterminación y probablemente alguna lectura de publicaciones del otro lado del Atlántico llevó a una multitud de usuarios a concluir que a partir de febrero WhatsApp compartirá todos nuestros datos con Facebook.

WhatsApp ya comparte nuestros datos con Facebook. Hace ya unos años que empezó a hacerlo y progresivamente ha ido ampliando el número de cosas que comparte y, también, la cantidad de información que recopila de sus usuarios. En las redes sociales hay quien se queja de que a partir de febrero sabrá incluso el nivel de la batería del móvil. Eso ya lo hace. Lo recopila, guarda y comparte con Facebook. Y otras muchas cosas a las que los usuarios dan (damos) nuestro visto bueno sin leerlo o pese a haberlo leído. Lo mismo se aplica al número de teléfono, a transacciones con empresas que podamos hacer desde la aplicación de mensajería y casi todo de lo que probablemente hayan leído o escuchado a usuarios lamentando en las últimas horas.

Es cierto que las nuevas condiciones de uso, sobre todo en el aspecto de la privacidad, son peores para los usuarios y que esa integración entre WhatsApp y Facebook será ahora más visible (pueden llegarnos aviso de servicio a una u otra plataforma, por ejemplo) pero en buena medida simplemente notaremos algo que ya ocurría en la trastienda.

El punto más controvertido

El punto que quizá más controversia ha suscitado es el de que Facebook va a usar la información que obtenga de las cuentas de WhatsApp para mejorar sus servicios y vendernos publicidad. Hasta ahora, la política de privacidad de WhatsApp indicaba esto:

"WhatsApp trabaja y comparte información con las demás empresas de Facebook a cambio de servicios, como infraestructura, tecnología y sistemas. Este intercambio nos permite proporcionar y mejorar la aplicación, así como garantizar la seguridad de WhatsApp y las demás empresas de Facebook. Cuando recibimos servicios de las empresas de Facebook, la información que compartimos con ellas se usa para mejorar WhatsApp de conformidad con nuestras instrucciones.

[...]

Actualmente, Facebook no usa la información de tu cuenta de WhatsApp para mejorar las experiencias con los productos de Facebook ni proporcionarte anuncios más relevantes en la plataforma".

La actualización publicada hace un par de días y que probablemente sea la que entre en vigor en febrero dice esto otro en el apartado Cómo trabajamos en conjunto con otras empresas de Facebook:

"[…] como hacer sugerencias para ti (por ejemplo, de conexiones de amigos o grupos o de contenido interesante), personalizar funciones y contenido, ayudarte a completar compras y transacciones, y mostrarte publicidad y ofertas relevantes a través de los productos de las empresas de Facebook".

WhatsApp niega que vaya a afectar a los europeos

Tras el revuelo causado por esto, desde la propia aplicación han insistido en que estos cambios no afectan a los usuarios de la Unión Europea y Reino Unido (amparados por la legislación europea) en sus interacciones privadas. Que esos cambios solamente afectarán a las conversaciones entre empresas y particulares.

En un comunicado remitido por WhatsApp, un portavoz de la firma insiste en que con los nuevos términos de servicio y política de privacidad "no habrá cambios en la forma que tiene WhatsApp de compartir datos en Europa (incluido Reino Unido). WhatsApp seguirá sin compartir datos de sus usuarios europeos con Facebook para que Facebook mejore con ellos sus productos o sus anuncios".

Con todo, aún no está claro qué redacción final tendrán esas condiciones ni qué es lo que los usuarios de la plataforma encontrarán a partir del 8 de febrero. Lo que sí se sabe es con qué condiciones la utilizan ahora mismo y todos los datos que aceptan que recopilen sobre ellos. No está de más echarles un vistazo y, llegado el caso, probar alternativas a WhatsApp, que las hay, y mejores en todos los sentidos, no sólo en el de la privacidad. Telegram y Signal son solo dos de ellas.

Tags

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios