Manuel Escribano. Matador de toros "Si no es por El Tato esto hubiera acabado muy mal..."

  • El diestro vive una odisea en la que, tras ser herido en Belmonte, le descubrieron una cornada grave en Albacete, siendo operado urgentemente de madrugada

El doctor Pascual González Masegosa, Manuel Escribano y el anestesista Jesús Cuesta. El doctor Pascual González Masegosa, Manuel Escribano y el anestesista Jesús Cuesta.

El doctor Pascual González Masegosa, Manuel Escribano y el anestesista Jesús Cuesta. / F. T. E.

El matador de toros Manuel Escribano sufrió en primera persona una odisea tras una cornada sufrida el lunes por la tarde en la región perineal derecha en la plaza conquense de Belmonte. De madrugada, el doctor Pascual González Masegosa, le operaba de urgencia en Albacete. Un relato estremecedor que cuenta el diestro gerenense desde la clínica Santa Cristina, de la ciudad manchega, donde se encuentra ingresado. En su repaso por la temporada destaca su gran actuación en la Feria de Bilbao, ante toros de Victorino Martín, donde ante el segundo, una auténtica alimaña, realizó una gran faena tras la que dio una vuelta al ruedo clamorosa y perder premio por el fallo con la espada.

–Manuel, ¿cómo se encuentra?

–No tengo dolores fuertes ni fiebre.

–Tras la intervención en Belmonte, ¿por qué le operaron de urgencia en Albacete?

–Me atendieron en la UVI móvil que había para la plaza de Belmonte. La persona que me atiende me dice que es una cornada superficial;que no tengo nada. Me colocó un drenaje en la misma cornada. Cuando me llevaban a esa UVI, El Tato, vio que iba dejando un reguero de sangre por el ruedo hasta

"Me dijeron que era una cornada superficial... El doctor Masegosa descubrió que era de 15 cm"

llegar allí. El médico me atendió fatal. No me quería trasladar. El Tato se puso firme y amenazó que se paraba la corrida si no me llevaban a un hospital. De hecho, se paró como una media hora hasta que una ambulancia me recogió. El Tato llamó al doctor Masegosa, que nos esperaba en la Clínica Santa Cristina de Albacete. Cuando me exploró descubrió una cornada de 15 centímetros hacia la ingle. Si no es por El Tato esto hubiera acabado muy mal. No quiero ni pensarlo... Estas cosas hay que vigilarlas.

–¿Ha denunciado el caso?

–De momento, lo he puesto en conocimiento de asociaciones profesionales.

–¿Qué previsiones hay?

–Si todo marcha bien estaré en casa el viernes. Yo espero que antes.

–¿Cómo y por qué sucedió la cogida?

–Fue un toro mansurrón, sin fijeza. Le di un par de pases de rodillas al hilo de las tablas y al tercero me arrolló con el pitón derecho. Me pegó la cornada. Y contra las tablas me dio una paliza tremenda en la cabeza y por todas partes. Me rajó por varios sitios de la cara con los pitones.

"El par de Bilbao fue superpeligroso y angustioso. No sabía si podría salir. En una de esas caen algunos"

–Está teniendo muy mala suerte este año.

–No me embiste ningún toro. Me tocan los peores lotes. Es imposible cuajar un toro al completo.

–¿Cuál ha sido la actuación más destacada?

–Hasta ahora la de Bilbao ante los victorinos. La pena es que fallé en el segundo con la espada.

–Del par de banderillas por los adentros salió vivo de milagro.

–Fue superpeligroso y emocionante. Yangustioso porque no sabía si podría salir. En una de esas caen algunos.

–¿Le ha servido para más contratos?

–Que te pongan cuesta trabajo. El sistema está así y los empresarios tapan los huecos de las ferias que organizan con sus toreros. No quiero ni ver la estadística.

–¿Cómo influye el que le represente un apoderado independiente, como es El Tato?

–Cuesta más trabajillo. Él tiene que trabajar duro y fuerte y yo tengo que resolverlo con la espada y la muleta.

"El sistema está así y los empresarios tapan los huecos de las ferias que organizan con sus toreros"

–¿Se apuntó para la Feria de Otoño 'del sorteo'?

–Lo intentamos. No han querido contar con nosotros.

–¿Tiene secuelas de la terrible cornada de Alicante?

–Sí. El pie derecho y los dedos no puedo moverlos.

–¿En qué momento se encuentra su tauromaquia?

–En un momento muy bueno. Estoy resolviendo muchas circunstancias adversas. Intento hacerlo todo con pureza.

–¿Se ha planteado un objetivo de aquí a final de temporada?

–Únicamente pienso en el día a día. No pienso más allá. De momento, lo que quiero es profundizar en mi toreo y trabajar todos los días a tope. Ya estoy deseando salir de la clínica y ponerme a entrenar.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios