Abierto por vacaciones (Convenio Caja Rural-Fundación Alfa) Un refugio de verano en familia

  • La Fundación Caja Rural de Granada acuerda con la Fundación Almanjáyar en Familia la subvención de un mes de actividades para 20 niños

Un día habitual en la Fundación Alfa (Almanjayar en Familia) comienza a las ocho de la mañana, a veces incluso antes. Los niños llegan al local de usos múltiples que la asociación, y no se van hasta las nueve de la noche. Un oasis de protección de verano para llenar el tiempo de los más pequeños en periodo estival, y asegurar que no les falte de nada.

Pero la labor de la asociación no se limita solo a que los chicos tengan un lugar en el que jugar. Va mas allá. Les ofrecen las tres comidas diarias, reservan espacio para el estudio y dedican tiempo para la formación de la persona gracias a los educadores sociales. Todo en pos de un futuro mejor. Para empoderar a los futuros adultos del Almanjáyar.

Porque los sueños se cumplen, como dejan claro los niños y coordinadores que estuvieron presentes en la firma de la colaboración de la Fundación Caja Rural con la Fundación Alfa. Un impulso más para que Abierto por Vacaciones-Un verano con sabor pueda seguir ofreciendo "una mano amiga" a los necesitados.

Presentación del proyecto Presentación del proyecto

Presentación del proyecto / Carlos Gil

Este proyecto ofrece a los pequeños la "oportunidad para desarrollarse de forma constructiva y participativa", según Juan Carlos Carrión, presidente de Alfa. Siempre con valores como el crecimiento personal, la educación, el respeto, la empatía, los valores, etcétera.

"Un día de cualquier niño en la asociación cuesta alrededor de 20 euros, y todo el verano, más de 50 días, cuesta 1.000", comenta Carrión en la rueda de prensa que casi parecía una actividad más, pues se encontraban presentes una treintena de niños. "Hay veces que algunas familias no pueden permitirselo, por lo que necesitamos la ayuda de entidades para que esos niños puedan venir aquí en verano", explica.

Es aquí donde entra la colaboración de la Fundación Caja Rural de Granada, que este verano ayudará a 20 niños durante un mes, financiando los costes para que puedan seguir disfrutando de una alternativa a la calle, cuando todos los centros educativos cierran, se reducen las actividades y aumentan los riesgos.

El presidente de la Fundación Caja Rural, Antonio León, anima a los menores aprovechar el verano para recuperar esas asignaturas que no se han superado, a aprender y a divertirse pensando en el mañana.

Dos de los niños explican a los presentes el día a día que realizan en la Fundación Alfa - Carlos Gil Dos de los niños explican a los presentes el día a día que realizan en la Fundación Alfa - Carlos Gil

Dos de los niños explican a los presentes el día a día que realizan en la Fundación Alfa - Carlos Gil

En ese momento, el acto se ha convertido en una clase de periodismo. Los niños han tenido la posibilidad de preguntar a ambos presidentes todo tipo de preguntas, y ellos respondieron al ofrecimiento con una batería de preguntas digna de un debate periodístico.

Y la primera pregunta era clara... ¿Por qué?. Según desvela León, por la insistencia de todas las personas que coordinan la Fundación Alfa. Esa insistencia y las muchas muestras de toda la labor que realizan han llevado a Caja Rural de Granada a ayudar desde 2006 a Almanjáyar en Familia. Tanto en el proyecto Abierto por Vacaciones-Un verano con sabor como en otros.

Un total de 90 niños pasan cada día del verano en la asociación. Reciben ayuda en el estudio, hacen juegos en la calle, realizan actividades en talleres y comen tres veces al día. Además, los miércoles realizan excursiones por Granada y la provincia y varios días a la semana van a la piscina municipal de Almanjáyar.

Camisetas elaboradas por los niños en uno de los talleres que realizan a diario - Carlos Gil Camisetas elaboradas por los niños en uno de los talleres que realizan a diario - Carlos Gil

Camisetas elaboradas por los niños en uno de los talleres que realizan a diario - Carlos Gil

Antonio León reconoce la "enorme satisfacción" que le produce ver a niños tan centrados y que aprovechan tanto el verano gracias a Alfa. "En la medida que podamos vamos a seguir colaborando con vosotros, porque merece la pena el esfuerzo", señala.

El proyecto persigue ofrecer a sus vecinos un espacio socio-educativo donde adquirir herramientas que los empodere y los ayude a erradicar situaciones de marginación y vulnerabilidad a las que se ven muchas veces abocados.

Según los datos del Padrón de 2015, facilitados por ALFA, en esta zona hay 733 menores de 5 y 14 años. La asociación atiende a un 10% de estos menores, en riesgo de exclusión social.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios