Vivir

Catas con sabor a cerveza y bioquímica en la Costa

  • El profesor Óscar Huertas mezcló una degustación de esta bebida con una explicación científica sobre su sabor y aroma

El profesor explica mientras sirve de manera correcta una cerveza bajo la atenta mirada de los asistentes. El profesor explica mientras sirve de manera correcta una cerveza bajo la atenta mirada de los asistentes.

El profesor explica mientras sirve de manera correcta una cerveza bajo la atenta mirada de los asistentes. / alba feixas

Rubia o morena, de estilo británico, belga o alemán, de trigo o cebada, porter o stout, mild ale, pale ale, lager, pilsener. En caña, en tercio, en quinto. Sin duda hay una gran variedad de posibilidades para tomar una cerveza. Una muestra homogénea a nivel molecular de dos sustancias que no se mezclan entre sí, por un lado, un solvente (agua) y uno o varios solutos (alcohol y el resto de moléculas que hay por medio), que dan como resultado el sabor y el aroma de cada una de las cervezas.

A simple vista podría parecer extraño mezclar una clase sobre bioquímica y cerveza, algo más cercano a la restauración, pero el granadino Óscar Huertas, Bioquímico y Doctor en Microbiología, lo ha conseguido con una cata de cervezas artesanales con sus respectivos maridajes en el chiringuito Oleaje de Playa Granada, en Motril, donde explicó el porqué del sabor y la composición de una gran variedad de cervezas.

En 2017, la media de consumo de cerveza por persona en España se situó en 48,3 litros

Una clase magistral sobre bioquímica trasladada hasta la orilla de la playa, donde los asistentes pudieron descubrir que cuando una cerveza sabe a plátano no significa que lleve en su composición esa fruta, quiere decir que lleva una molécula que da la sensación que fuese plátano, pero en realidad viene del trigo.

"Cuando fabricas una cerveza, cada uno de los componentes de la cerveza: el agua, el cereal, el lúpulo y la levadura, le aportan ingredientes químicos y bioquímicos a esa mezcla, entonces lo que hacemos es explicar un poco a través de la bioquímica que es lo que hace cada cosa para que te dé como resultado final la cerveza" indicó Óscar Huertas a Granada Hoy, que añade riendo que "como nadie se tragaría una charla de bioquímica, lo que hacemos es convertirlo en una cata de cervezas".

Se trata de una cata al uso donde se prueban cinco cervezas con un maridaje pensado para potenciar el sabor de las bebidas y donde se explica cómo saborear una cerveza, que observar, o comprender cada uno de esos aromas que se detectan en cada sorbo.

Solo en España, el consumo de cerveza en 2017 se situó en 48,3 litros de media por persona al año, aunque la media europea llega a los 70 litros, según datos de la patronal Cerveceros de España. La venta de cerveza nacional aumentó un 3,8% en 2017 con respecto al año anterior hasta alcanzar los 35,7 millones de hectolitros.

Los presentes pudieron aprender los cinco pasos para realizar una cata: mirar el producto en copa, olerlo, probarlo, repetir los dos pasos anteriores para ver cómo cambia la percepción y analizar la explosión de sabores que ofrece cada cerveza en boca.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios