Toros

Éxito del festival taurino a beneficio de Down Granada: 8 orejas y un rabo

  • Entretenida tarde de toros aunque las taquillas no hayan podido recaudar más fondos

Éxito del festival taurino a beneficio de Down Granada: 8 orejas y un rabo Éxito del festival taurino a beneficio de Down Granada: 8 orejas y un rabo

Éxito del festival taurino a beneficio de Down Granada: 8 orejas y un rabo / Guillermo Martínez

El primer novillo, de nombre Bodeguero, que dio en la báscula 470 kilos, castaño de capa, salió totalmente despistado, sin hacer caso al caballo, hasta que Leonardo Hernández consiguió poner el primer rejón de castigo. Clavó otro más, pero fue en banderillas dónde destacó y puso al respetable en pie, poniéndolas al quiebro. Mató de un rejón de muerte al que costó trabajo desprender la empuñadura. Fue premiado con dos orejas.

El segundo en actuar fue el torero Finito de Córdoba, que se vio con un Torrealta de 428 kilos, piel de melocotón que se conocía con el nombre de Fumador. El diestro de Sabadell dejó sello de su arte con pureza, pero no logró enardecer al tendido, abreviando demasiado la faena. Mató de media y dos descabellos. Fue ovacionado y saludó desde el tercio.

Se esperaba con expectación al granadino consorte Javier Conde, su oponente, un novillo castaño de nombre Amapola, tuvo clase por el pitón izquierdo, lo que aprovechó Conde para torear con gusto, embrujo y duende, toreando despacio y sintiéndose torero. Con media estocado despachó al animal, de haber matado mejor, seguramente hubiera cortado dos orejas, le fue concedida una, aunque solicitada la segunda.

En cuarto lugar estaba acartelado Francisco Rivera “Paquirri”, que comenzó la faena llevándose un revolcón junto a tablas del novillo Piedrecita, que subió la báscula hasta los 430 kilos. Se repuso el torero, muy aplaudido por el público por esta circunstancia, y realizó una faena muy entregada, con la raza y el valor propio del diestro. Pinchazo sin soltar y estocada, fue premiado con una oreja y, sin dar la vuelta al ruedo, se retiró a la enfermería de la plaza.

No hay quinto malo, y menos sí el que torero que está en la plaza es el granadino David Fandila “El Fandi”, nunca falla en Granada y en la tarde de ayer tampoco. Faena completa en todos sus tercios, emocionó con el capote, entusiasmó en banderillas, y enamoró con la muleta. Y por si alguien da más, estocada en todo lo alto, tirándose recto y encima del animal, como si de una promesa que tiene que abrirse camino se tratara. Máximos trofeos, dos orejas y rabo, y promesa en la vuelta al ruedo de que, el próximo capítulo, el Viernes de Feria del Corpus.

Cerró el festejo el novillero Javier Blanco, que estuvo correcto ante las exigencias del novillo Retama, un colorado de pelo, que tendía a meterse por dentro, pero el novillero, sobrepuso esta dificultad y realizó una buena faena ante el que, seguramente, fue el mejor animal de la tarde. Su actuación fue premiada con dos orejas.

Al final, todos contentos, entretenida tarde de toros, lástima que las taquillas no hayan podido recaudar más fondos para Granada Down. Y todos expectantes para que dentro de poco más de un mes, comience la Feria Taurina del Corpus.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios