Ciudad

Los Italianos abre la temporada de helados

  • La apertura de la popular heladería granadina inaugura la llegada del buen tiempo 

La heladería abrió ayer sus puertas tras cinco meses La heladería abrió ayer sus puertas tras cinco meses

La heladería abrió ayer sus puertas tras cinco meses

Granada no rige el tiempo por las estaciones meteorológicas sino por la apertura de Los Italianos. El inicio de la venta de sus famosos helados marca la llegada del buen tiempo y la primavera. Su cierre, con la tradicional castañera en el escaparate, marca la entrada del frío. Y, según este ‘termómetro’ tan granadino, el buen tiempo ha llegado para quedarse y ya se ha abierto la temporada que da vía libre a comer helados aunque muchos establecimientos ya abran todo el año.

Pero Los Italianos sigue manteniendo sus costumbres. Ayer 12 de marzo (aunque tradicionalmente era el 19, para el Día del Padre, aunque el cambio climático también habrá afectado al adelanto) la heladería inauguró la temporada de 2019.

Hace ya unos días que su famosa castañera ya no lucía en el escaparate, lo que era signo de que ya se preparaba para su vuelta a la actividad, que no cesará ningún día hasta el 12 de octubre, cuando los helados volverán a dar paso a las castañas. En el cierre sí que son puntuales y el Día del Pilar sigue marcando la clausura temporal del establecimiento.

Ahora, pasar por la Gran Vía será un atractivo más para adentrarse en esta estrecha y clásica heladería a pedir una de sus especialidades. Todos sus helados son buenos –de hecho es reconocida como la mejor heladería de Granada– y artesanos, pero se llevan la palma algunos de sus productos como la cassatta (en tarta competa o en trozo con barquillo), el helado de estracciatella (nata-choc para los más tradicionales), de gianduia (chocolate con avellana), el especialísimo (una copa con helado envuelto en polvo y licor), los topolinos (pequeños bombones de helado con sabor de nata, naranja o frambuesa) y sus tartas de chocolate o el zucotto (tarta de helado cubierto con bizcocho y chocolate).

Unas delicatessen a las que no se resisten ni granadinos, ni turistas ni muchas de las personalidades que han visitado Granada. Todavía se recuerda la imagen del entonces presidente del Gobierno Mariano Rajoy comiéndose una cassatta, o Michelle Obama en su visita privada con su hija Sasha. La primera dama tomó un cucurucho de helado de los tres chocolates: trufa, gianduia y chocolate negro, mientras que su hija optó por la stracciatella.

Helados de altura que refrescarán los días durante los próximos meses.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios