Vivir

Ocio en la playa sin meterse en el agua

  • Los chiringuitos de las costas granadina ofrecen múltiples actividades y servicios para dejar de lado el baño

  • Destacan Wifi, gastronomía, conciertos y humor

Ocio en la playa sin meterse en el agua Ocio en la playa sin meterse en el agua

Ocio en la playa sin meterse en el agua

La especialización y el ofrecer diversidad de servicios son cada vez más necesarios en las playas de la Costa Tropical, y es que el turismo de sol y playa está cambiando su poder estratégico y ya no es suficiente ofrecer playas con agua y arena limpias, diplomas de calidad ambiental, duchas, papeleras, pasarelas, socorristas y otros servicios.

Ahora cada vez es más necesario que las playas se especialicen por segmentos (familias, mascotas, nudismo...) y se incorporen nuevos productos o servicios de valor añadido, como zonas chill-out, gastronomía, wifi gratuito, reservas online de tumbonas, cargadores para móviles, etc. Servicios que están asumiendo en gran parte los chiringuitos que se encuentran instalados en la Costa Tropical y que poco a poco van incorporando nuevas prestaciones para hacer más agradable y atractiva la estancia en nuestra zona.

Música en directo, monólogos, o degustación de productos gastronómicos, entre otras, son algunas de las innovaciones puestas en marcha últimamente por estos establecimientos de la costa para dar la posibilidad de divertirse y pasar un rato inolvidable sea de día o de noche.

Un ejemplo claro es el Sunahra Beach Club, en la playa de poniente de Motril, establecimiento que este verano ha cambiado totalmente su imagen con una modificación estructural y de contenidos que lo convierte en uno de los más modernos del litoral andaluz .

La propietaria del negocio, Elisabeth Ferrer, apuntó que "la idea es crear espacios más modernos o exclusivos, que se alejen del concepto unificador que se tenía anteriormente", contando con una gastronomía de alto nivel, coctelería o música en directo que se convierten en el eje central de este establecimiento.

La oferta que ofrecen los diversos chiringuitos de la Costa Tropical es ilimitada: escuchar monólogos con algún personaje de moda en la televisión, como ocurre en el Hoyo 19 en Motril; degustar espetos en el Chiringuito el Peñón, Casa Emilio o en el Flores, los tres en Salobreña; tomar una paella en El Chambao de Joaquín, El Rebalaje o La Gaviota en La Herradura; o escuchar música en vivo del Chiringuito La Perla, en Carchuna, entre otros.

Pero para llegar a ofrecer una gran variedad de servicios estos establecimientos han tenido que cumplir primero con una serie de requisitos exigidos por una Junta de Andalucía, que en estos días ha dado un paso más para facilitar a todos aquellos empresarios que ya estén o vayan a construir un chiringuito en el litoral andaluz creando una guía para que sepan todas las condiciones que deben tener en cuenta.

"La guía era necesaria para reunir esos pequeños detalles constructivos a los que deben atenerse todos los establecimientos, para tener un mismo criterio en toda Andalucía para poder hacer las obras de los chiringuitos", explicó el presidente de la Asociación de Chiringuitos de la Costa Tropical, Francisco Trujillo.

Además, el presidente señaló que en la costa de Granada todos los chiringuitos tienen los papeles en regla a excepción de varios que están en tramitación o que todavía no han empezado la obra pero están terminando sus expedientes, y otros a los que les falta el final de la construcción.

Empresarios de la costa han mostrado su satisfacción con la elaboración del nuevo proyecto de la Junta de Andalucía. Elisabeth Ferrer comentó que la guía es una idea "muy acertada" y sirve para saber el "qué camino a tomar", en caso de nuevas construcciones.

"A nosotros nos hubiera venido bien medio año antes, hemos tenido que pasar un proceso muy complicado porque hacer una obra en la playa o en dominio marítimo terrestre es difícil", aseguró la empresaria.

Nuevos servicios que, según aseguraron, pueden servir a los empresarios de la costa para terminar con la temporalidad de los locales. Para Ferrer, "con el clima, la gastronomía y la oferta que se puede crear, el invierno puede ser mejor que el verano".

Unas mejoras ofrecidas que hacen que los empresarios costeros pidan que las administraciones no le den la espalda a la playa.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios