Solidaridad

Ricardo, el niño de Granada al que Batman le hizo cumplir su sueño

  • La Fundación Pequeño Deseo, que da apoyo a menores con enfermedades raras o de difícil tratamiento, cumple el sueño de un niño de Motril con el handicap añadido del confinamiento

El pequeño Ricardo, con la videoconsola que le regaló su superhéroe favorito El pequeño Ricardo, con la videoconsola que le regaló su superhéroe favorito

El pequeño Ricardo, con la videoconsola que le regaló su superhéroe favorito / G. H.

Una varita mágica, un deseo que pedir, y un superhéroe esperando en su equipo al joven Ricardo. Batman cumplió el sueño de este motrileño que sufre Distrofia Muscular de Duchenne (DMD), un desorden progresivo del músculo que causa la pérdida de su función y que provoca la pérdida de la independencia de quien sufre esta enfermedad, que entra dentro del grupo de las llamadas raras.

Por eso, cualquier atisbo de felicidad para estos niños es una alegría que impregna e inunda las vidas de quienes conviven con ella. Y para hacer realidad los sueños de estos niños y niñas con enfermedades graves nació hace veinte años la Fundación Pequeño Deseo, que les apoya anímicamente, les hace más llevadera su vida, y que ha podido poner una sonrisa imborrable en caras como la de Ricardo. "Está demostrado científicamente que el cumplimiento de un deseo genera en el niño emociones positivas que tienen un efecto enorme en su bienestar", indican desde la fundación.

El caso de Ricardo es especial. "Llevaba más de un año pidiéndola", dice Mari Carmen Fernández, madre del pequeño. Soñaba con una Nintendo Switch, una de las videoconsolas del momento, pero el coronavirus se cruzó en sus vidas. "Desde el comienzo del confinamiento y hasta hoy, la Fundación Pequeño Deseo ha transformado su forma de trabajar para seguir con su misión de cumplir los deseos de niños enfermos para apoyarles anímicamente en su lucha, y apoyar a los hospitales, tanto a pacientes como a profesionales, en medio de la pandemia", explican.

El 'bicho' no le podía parar en su labor de dar felicidad a estos niños con enfermedades de pronóstico difícil. Y el caso de Ricardo les cogió a mitad de camino y en una situación atípica por las restricciones, pero también por los temores a exponer a niños que pueden estar inmunodeprimidos a un virus letal.

El mensaje de Batman para el pequeño Ricardo / (Granada)

Las nuevas tecnologías han sido fundamentales para que Pequeño Deseo siguiera adelante con su labor. Y en Granada el afortunado ha sido Ricardo esta vez. Una fortuna que no hubiera sido posible sin la doctora Paqui Quintana, su rehabilitadora del Hospital Universitario Clínico San Cecilio y el 'enlace' en la provincia con la Fundación, a la que una inocente pregunta a un paciente joven hace unos años le hizo ser ahora el 'genio de la lámpara' de muchos de estos enfermos.

"Los deseos de los padres no son los que tienen los niños, que tienen los mismos cualquiera a su edad", dice Quintana, que recuerda cómo uno de esos niños, en concreto un adolescente, fue incapaz de contestarle qué deseo quería cumplir, pero que días más tarde lo hizo con un correo electrónico donde pedía: "Ir a ver al Barça". La doctora Quintana llamó al club y este le puso en contacto con Pequeño Deseo. Y partir de ese, muchos más: partidos del Madrid, conciertos, el Oceanogràfic de Valencia...

"Soy rehabilitadora y veo a muchos niños así. Si veo a uno que tiene un deseo que se puede cumplir, pido permiso a los padres, le paso los datos a Toñi Gómez (una de las responsables de proyectos en Andalucía), la Fundación entrevista al niño guardando el secreto, y se ponen en marcha para dar la sorpresa", cuenta Quintana el funcionamiento que tiene con Pequeño Deseo. Gracias a ella, entre 15 y 20 niños de entre 4 y 18 años de Granada han cumplido sus deseos.

El caso de Ricardo fue especial, ya que su petición tocó en plena pandemia. Pequeño Deseo tiró de ingenio ya que las 'hadas madrinas' que se encargan de hacerlos cumplir no podían moverse. Y para eso están las videollamadas. Desde la Fundación 'le pidieron' a Batman que le mandase un mensaje de ánimo que vio en su televisión. Luego el héroe de Gotham le avisó de que le llegaría una varita mágica que cumpliría un sueño. Toñi Gómez, al teléfono, le dio las instrucciones, agitando la varita, y finalmente buscando en un mueble surgió la magia: algo envuelto en papel de regalo. Su consola.

"La 'carilla' del niño lo dice todo". Como el entusiasmo de Paqui al contarlo. También la sonrisa nerviosa de Toñi al teléfono, o la que tenían los padres de Ricardo. Con qué poco se hace feliz a quien lo necesita.

Así fue a la sorpresa a Ricardo

La sorpresa de la Fundación Pequeño Deseo al joven Ricardo / (Granada)

Y así fue el agradecimiento

El agradecimiento de Ricardo a Batman / (Granada)

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios