Literatura

'Shambhala y las reliquias de Salomón', una historia para soñar bajo el embrujo de Granada

  • El granadino Francisco López de Figueroa presenta su primera novela inspirada en la ciudad

El escritor, en uno de los momentos de la presentación de la novela. El escritor, en uno de los momentos de la presentación de la novela.

El escritor, en uno de los momentos de la presentación de la novela. / A. Feixas

La mirada curiosa e inocente de un niño que observa tras unos grandes ventanales la majestuosidad de la Alhambra y que descubre la magia de sus cuentos gracias a los escritos del estadounidense Washington Irving, son suficiente para trasladarse años después hasta la monumental Toledo y vivir una historia de aventuras marcada por leyendas y mitos entorno a la figura del rey Salomón y las reliquias del reinado visigodo en Shambhala y las reliquias de Salomón, la primera novela del granadino Francisco López Figueroa (Castell de Ferro, 1968) con la que se adentra en el género del misterio y la fantasía.

Shambhala y las reliquias de Salomón narra la historia de un grupo de amigos y conocidos que se reunirán gracias al embrujo de Granada y que, por azar tras un viaje a Toledo descubrirán un manuscrito que les unirá y tendrán que resolver mediante una serie de pistas y acertijos en torno a un gran tesoro que les mostrará que la realidad es mejor de lo que podrían imaginar.

El autor aseguró a Granada Hoy con motivo de la presentación del libro en su Castell de Ferro natal y que contó con la presencia de la alcaldesa del municipio, Antonia Antequera, la concejala de Deportes y Fiestas, Carmen Moya, así como del exalcalde de la localidad, Miguel Díaz, y de vecinos del municipio que, "lo importante es que la gente lo lea y descubra esa realidad diferente que intento hacerles comprender, y sobre todo que se diviertan con ella". Según reseñó, sus expectativas son ambiciosas, aunque no quiere levantar demasiado los pies del suelo: "Expectativas muchas, realidades aún desconocidas".

López Figueroa indicó que la inspiración para escribir esta primera novela le vino cuando de pequeño se quedaba "maravillado viendo la Alhambra bellísimamente iluminada desde los ventanales del dormitorio", precisamente gracias a este monumento, el cual visitó en innumerables ocasiones, le sirvió para imaginársela en su mejor época.

"Quise conocer todos sus recovecos, sus leyendas, misterios", añadió el autor, quien asegura que fue la lectura de Los cuentos de la Alhambra, del estadounidense Washington Irving el que despertó en él la fantasía de querer escribir algún día una novela.

Años después, tras una visita a Toledo, inició una investigación y se propuso realizar el proyecto de Shambhala y las reliquias de Salomón, sin esperar que viese la luz, aunque finalmente decidió autoeditarse con el Grupo Editorial Letrame para ver como el trabajo de años daba sus frutos.

Con una literatura fácil de apreciar y de seguir, Francisco López Figueroa pretende que el lector participe de una forma activa adentrándose en la historia a la vez que se van descifrando diferentes enigmas y acertijos que mantendrán al lector en una montaña rusa de sensaciones y que hace que haya que estar atento en todo momento para no saltar por alto ningún detalle.

Entre las primeras opiniones de los que ya se han sumergido en la historia de Shambhala, se destaca que "el texto presenta una lectura original, armónica y bastante ágil" y que "aborda la temática central con destreza y fondo a pesar de su dificultad, con un carácter propio que sumerge al lector con facilidad entre sus líneas y logra una conexión inmediata". Shambhala y las reliquias de Salomón puede adquirirse en librerías seleccionados y a través de plataformas como Amazon.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios