Arte | Exposición

La huella del maestro Miguel Lozano, último discípulo vivo de Gabriel Morcillo

  • La Fundación AguaGranada rinde homenaje al pintor de 93 años con una muestra en la que recoge la obra del representante de la Escuela Granadina

El pintor granadino Miguel Lozano, a sus 93 años, durante la inauguración de la muestra. El pintor granadino Miguel Lozano, a sus 93 años, durante la inauguración de la muestra.

El pintor granadino Miguel Lozano, a sus 93 años, durante la inauguración de la muestra. / G. A.

Homenaje merecido. La Fundación AguaGranada inauguró en la tarde de este jueves la exposición antológica dedicada a la trayectoria artística del pintor Miguel Lozano, de 93 años, y uno de los autores más representativos de la denominada Escuela Granadina. Ha dedicado su vida a la docencia y es el último discípulo vivo del célebre Gabriel Morcillo.

El artista se motró emocionado "por la llegada de este momento", en un discurso en el que hizo referencia a la importancia que tiene poder mostrar la calidad de lo mejor de su obra artística hasta el 19 de abril en el Centro Cultural Gran Capitán. Lozano agradeció "el interés" que ha puesto AguaGranada en la exposición, concebida después de un hecho relevante en su carrera: el autor se reencontró con un bodegón que pintó en 1947 que no había visto desde entonces y que está colgado en las paredes del Aljibe del Rey, sede de la fundación.

Ante el numeroso público que asistió la apertura de la muestra, uno de los comisarios de la misma, Juan García Pedraza, que comparte esa responsabilidad con Antonio Rodríguez Barbero, definió a Miguel Lozano como "el eslabón entre la Escuela Granadina y las nuevas generaciones de pintores de la ciudad" y "un gran maestro de la pintura y el dibujo, además de un gran pedagogo, que enseñó a pecho descubierto a pintar a miles de alumnos" en la Escuela de Artes y Oficios de Granada.

El trabajo de más de 90 años de vida

La concejal de Cultura, Lucía Garrido, animó a los granadinos "a contemplar el trabajo de más de 90 años de vida". Mientras, el primer teniente alcalde y secretario general de AguaGranada, Sebastián Pérez, habló de "una carga de emotividad" al presentar la exposición de Miguel Lozano como "un merecido homenaje que rinde esta fundación, que es canal esencial de la cultura granadina". El presidente de la Fundación AguaGranada, Jerónimo Páez, dijo "sentirse muy reconfortado" por la iniciativa.

Esteban de las Heras, en calidad de director-gerente de AguaGranada, definió a Lozano como "un pintor en mayúsculas y un artista incansable que ha procurado mantenerse escondido tras ese velo de pudor que es señal de nobleza de alma y de honestidad".

Sobre las obras que pueden contemplarse en la exposición, De las Heras destacó "bodegones con una clara influencia de Zurbarán y Sánchez Cotán; personajes que bien podrían haber salido de los pinceles de Zuloaga o Benjamín Palencia; paisajes elegantemente sobrios como los de Camille Pissarro o con la serena sensibilidad de Marceliano Santamaría". Citó "composiciones de acusado claroscuro que recuerdan el tenebrismo de Goya o el dolor de la gente apaleada por el destino como retrató Gutiérrez Solana", que forman también parte de la muestra titulada La huella del maestro, y que es un gran homenaje en vida a Lozano por su impronta.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios