Tendencias | El 'belly painting' atrae a famosas embarazadas El arte de convertir el embarazo en puro arte

  • La creadora granadina Patricia Chumillas se suma al 'belly painting', la tendencia de colorear barrigas de embarazadas

Dibujo de tres elefantes realizado por Patricia Chumillas. Dibujo de tres elefantes realizado por Patricia Chumillas.

Dibujo de tres elefantes realizado por Patricia Chumillas. / Patricia Chumillas

Hace cuatro años, Patricia Chumillas pintaba su primer dibujo en el vientre de una embarazada. La idea fue de su amiga Carmen, quien al conocer sus dotes artísticas le propuso hacer de su barriga un lienzo. La anécdota de la graduada en Bellas Artes y fotógrafa se ha convertido hoy en toda una tendencia en la provincia.

Ahora (y desde 2018), Chumillas se dedica de forma profesional a esta disciplina que cada vez cuenta con más público. Con las pinturas adecuadas y el deseo de satisfacer las expectativas que en el dibujo se tienen, la creadora dibuja sobre las barrigas de mujeres embarazadas de más de seis meses, aquellas cuyo volumen del vientre permite realizar un dibujo amplio y con detalle.

En esta "distinta" tarea, como describe Chumillas el belly painting, se trabaja sin prisas, dando lugar a un ambiente tranquilo que favorece la relación entre el bebé y el dibujo. "Se crea una conexión muy especial. El bebé parece saber que pintas sobre él y se mueve al compás del pincel", relata la pintora.

Como ejemplo de esta conexión, Chumillas recuerda la anécdota de un dibujo de tres elefantes: dos grandes que representaban a los padres y uno pequeño que hacía referencia al bebé. "Cuando dibujé el pequeño, el bebé no paraba de moverse en esa misma zona, como si conociese que lo representaba. Fue muy curioso. Parecía que había una estrecha relación entre el bebé y el elefante", narra.

Pero la artista, a través de sus pinceles, no es la única que siente la cercanía del bebé y el dibujo. Las madres, como Lidia del Valle o Silvia Abad, también notan el vínculo que se crea. Del Valle asegura que la experiencia es "mágica y preciosa". "El bebé se iba moviendo por donde iba pasando el pincel. Él sentía el tacto de la pintura y le gustaba", cuenta entusiasmada. Sensación que confirma Abad: "Notas como el bebé persigue su pincel y baila todo el tiempo".

El contraste entre la relajación y tranquilidad que vive al pintar barrigas y la frustración y estrés que sufría como fotógrafa de bodas fue lo que motivó a Patricia Chumillas a dedicarse al belly painting. A pesar de que le gusta, no se dedica de forma íntegra y continúa siendo fotógrafa, pero no de ceremonias.

"Ser fotógrafa de bodas requiere mucha responsabilidad con la pareja. Tienes que estar pendiente de inmortalizar todos los momentos y a veces es frustrante porque se te pasan algunos recuerdos que para ellos son muy importantes. Al final supone muchas horas de trabajo y estrés, al contrario que pintar", explica Chumillas. Y es que, en una hora, el más sencillo, o en tres, el más complejo, la artista ha terminado el dibujo que será un emotivo recuerdo para los padres y el bebé.

Cada vez son más las personas interesadas en este servicio. A veces los dibujos son un regalo que forma parte de las baby shower (fiestas de bebés), o bien, como sucede en la mayoría de los casos, son experiencias que viven los padres de forma íntima y relajada. Sea como sea, la ilustración es "totalmente personalizada y abierta a la imaginación", indica Chumillas.

El Covid-19 ha afectado a todos los sectores, incluido el del belly painting. El confinamiento sufrido durante dos meses y medio ha provocado la cancelación de numerosos encargados, ya que las madres han dado a luz. Los dibujos se realizan a partir de los seis meses, por lo que este parón ha dejado sin esta experiencia a varias parejas. En la nueva normalidad todo está preparado para retomar la actividad. Se han tomado las medidas adecuadas en cuanto a la higiene y distancia y se pinta en lugares exteriores con el menor número de personas.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios