Granada defenderá el plan de ajuste para esquivar la intervención de Hacienda

  • El equipo de Gobierno insiste en que la "hoja de ruta" fijada para mejorar los pagos constituirá un aval de cara al Ministerio

"Primero hay que esperar a que llegue la carta porque, de momento, no ha habido ninguna notificación al Ayuntamiento. Cuando llegue, veamos en qué términos viene: si es una carta tipo para todos los Ayuntamientos tengan o no el Plan de Ajuste aprobado. Pero en cualquier caso, tenemos la hoja de ruta marcada y creo que es la correcta". Éste ha sido el mensaje de 'tranquilidad' del equipo de gobierno de Granada, tras saltar la noticia sobre el nuevo ultimátum de Hacienda con el que se advierte al Consistorio que o corrige su morosidad en una plazo de diez días o se activará un proceso de intervención.

En la actualidad, el estado de las cuentas municipales ha mejorado, o al menos, sí que lo ha hecho la deuda, según indicó ayer el portavoz del equipo de Gobierno, Baldomero Oliver, que confirmó que se ha "reducido el pago medio a proveedores", lo que hace al Ayuntamiento ir "por buen camino" para evitar que se llegue al extremo de la intervención. Si bien, Oliver confirmó que espera no tener que decirle al ministro de Economía, Cristóbal Montoro, "que es la oposición la que impide que se cumpla" el Plan de Ajuste municipal.

"Nos ofrecemos a negociar un presupuesto en base al borrador que presentamos en 2016"Francisco LedesmaConcejal del PP

Precisamente, desde el PP se ha calificado esta situación de "vergonzosa", y consideran que se debe a la "ausencia absoluta de gestión" del actual equipo de gobierno y del alcalde de la ciudad, Francisco Cuenca, que ha llevado a cabo una "política de piloto automático, basada en lamentarse de la herencia recibida y en no aplicar ningún tipo de medida económica". En estos términos denunció el concejal popular Francisco Ledesma que "los datos sean cada vez más negativos" y que el Ayuntamiento se vea "al borde de la intervención", a consecuencia de la "inoperancia socialista, ya que no tienen ni han tenido un programa económico".

Otro de los grupos de la oposición que también reprochó al alcalde su gestión fue Vamos Granada. Ante ello, la concejal de la formación morada, Marta Gutiérrez, pidió al regidor que "haga propuestas de presupuestos para realmente reorganizar el Ayuntamiento y sus recursos", pues consideró que "no se trata tanto de recortar gastos, sino de optimizar los recursos que tenemos". Tal y como consideró la edil de Vamos, "es verdad que la situación es muy delicada, aproximadamente un 10% del presupuesto municipal se nos va en pagar deuda, esta es la herencia que nos dejó el PP, pero mantener sus políticas no nos va a sacar de esta situación. Granada necesita cambios y el equipo de Gobierno no puede dejar de tomar decisiones por susto o dejadez porque al final, lo pagamos todos".

En este sentido, el Consistorio está dispuesto a escuchar propuestas del resto del grupo políticos, según indicó Baldomero Oliver, sin embargo criticó "con total franqueza" que "si todo lo que tienen que poner encima de la mesa es un Power Point o una declaración encendida en una rueda de prensa, lo que entiendo es que están en otra cosa pero no en hacer propuestas".

Lo que sí está claro es que la cooperación entre los distintos partidos resulta fundamental para sacar adelante la situación económica municipal, una colaboración a la que el PP se ha "vuelto a ofrecer". Así, Ledesma abrió la puerta a la negociación de "un nuevo presupuesto municipal sobre la base del borrador que nosotros presentamos para 2016, que intentamos consensuar con el PSOE, puesto que no teníamos mayoría absoluta y ellos eran la primera fuerza de la oposición, que nos rechazaron porque todo lo que venía de nosotros era malo y perverso". Además, el edil popular consideró que esta medida habría de ser catalogada como "los presupuestos de Granada y no los del PSOE, ni los del PP".

Esta "tendida de mano" del PP fue "agradecida" por el concejal socialista, que matizó que "en el caso del PP, hubiera agradecido que hubiesen tendido la mano antes, cuando también estábamos en al oposición, para haber evitado llegar a estas circunstancias". En este sentido, Oliver indicó que espera que "le tiendan la mano el lunes en una comisión de economía a la que se llevará un punto para seguir cumpliendo el plan de ajuste". La medida consiste en "amortizar diez plazas" por lo que se reducirían gastos en cumplimiento del citado plan, que además conllevaría la "creación de diez puestos nuevos con un ahorro neto total de 300.000 euros, intentando buscar ese difícil equilibrio entre la reducción del gasto y mantener cierta calidad de los servicios".

Oliver confirmó que todos tienen que tomarse "en serio la difícil situación en la que se está o se va a estar, y se arrime un poquito el hombro". El socialista dijo estar "encantadísimo de tener esa mano tendida", aunque según comentó "le hubiera gustado tenerla cuando votaron en contra del plan de ajuste". Asimismo, Oliver confesó que espera que "esa mano tendida no se convierta en una mano al cuello, porque lo que no se ha dicho es si va al cuello o a otra parte de la anatomía política del equipo de gobierno". Se trata de un mensaje directo para la oposición, la cual según el socialista "está cansando a la ciudadanía" con su "técnica de decir una cosa y hacer otra".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios