Granada

La Junta apela al "simbolismo" de Lorca para impulsar un nuevo plan de búsqueda

  • Aunque aún no se ha recibido ninguna petición formal, el consejero de Presidencia asegura que se estudiará con rigor toda propuesta que llegue

Comentarios 3

La Junta tiene la puerta abierta a una nueva búsqueda de los restos de Federico García Lorca tras el primer intento de 2009, una intervención basada en las investigaciones del hispanista Ian Gibson en el parque de Alfacar que contó con un presupuesto de 70.000 euros. Nueve años después de la primera búsqueda del poeta, el vicepresidente de la Junta y consejero de la Presidencia, Administración Local y Memoria Democrática, Manuel Jiménez Barrios, señaló ayer en el Parlamento que la Junta está abierta a realizar una investigación sobre el paradero de los restos de Federico García Lorca desde el "rigor" y siguiendo los protocolos que establece la ley. De nuevo es el hispanista Ian Gibson el que ha vuelto a poner el debate sobre la mesa después de que, tras la búsqueda de Miguel Caballero en el Peñón del Colorado que terminó en 2016, las posibilidades de encontrar al poeta parecieron difuminarse para una larga temporada. Ahora el foco 'lorquiano' está en el mismo parque que lleva su nombre en Alfacar, debajo de la fuente que lo preside muy cerca de la extensa acequia de Aynadamar. Esta teoría apuntada por el hispanista Ian Gibson en las recientes entrevistas que ha hecho en diversos medios a colación de la nueva edición de su libro La muerte de Federico García Lorca y la represión nacionalista de Granada concuerda con el relato del periodista Víctor Fernández, de La Razón, quien señala en base a su investigación que estos restos podrían haber sido movidos y enterrados en el interior de la estructura de la citada fuente tras haberlos encontrados en 1986 durante la construcción del propio parque. Una teoría que en los últimos años no ha pasado de ser un rumor, pero que ahora está adquiriendo la categoría de probabilidad.

La incipiente tercera búsqueda de Lorca, según destacó ayer Jiménez Barrios, tendrá que seguir los cauces de la normativa de la Junta, que está basada en la ley de Memoria Histórica y Democrática, en el protocolo de Exhumaciones y en el decreto del Comité Técnico de Exhumaciones.

o obstante, señaló que no ha llegado aún ninguna petición formal ni a la Junta, ni al Ayuntamiento de Alfacar, ni a la Diputación de Granada, el primer paso administrativo para poder intervenir en una zona que, según las informaciones de Gibson y del propio Fernández, podría albergar la fosa de Lorca, el maestro Dióscoro Galindo y los anarquistas Francisco Galadí y Joaquín Arcollas a escasos 20 centímetros bajo el suelo. En este sentido, Jiménez Barrios insistió en que la Junta no tiene "ningún inconveniente" en "analizar la documentación que nos aporten" ya que "nos parece razonable que podamos aprovechar cualquier indicio que nos permita localizar su cuerpo", como el de cualquier otra víctima. El vicepresidente subrayó que la Junta es "sensible" a esta actuación por el "simbolismo de la figura", pero que se va a actuar "desde el máximo rigor, desde la prudencia, el respeto y la certeza de los estudios científicos, que es como nos manejamos nosotros para no levantar falsas expectativas".

Esta localización que centra ahora las pesquisas 'convive' con otras teorías como la del investigador Gabriel Pozo, que defiende que la fosa se encuentra en extremo occidental del campo de instrucción de la tropa, a escasos metros de donde excavó Miguel Caballero, quien por su parte defiende que Lorca fue fusilado en el lugar en el que se excavó durante casi un mes pero que, a continuación, se desenterraron los cuerpos. La prueba del investigador es que encontró el casquillo de una bala de la época que, según un informe de balística, impactó contra un ser humano.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios