25 aniversario del emblemático equipamiento turístico

El Palacio de Congresos fija en 2018 el año de la rentabilidad con 25 eventos y convenciones

  • El equipamiento turístico granadino cumple un cuarto de siglo y cinco años de gestión privada con la vista puesta en la sostenibilidad económica

  • Espera la llegada del AVE para "explotar" el mercado corporativo

El Palacio de Congresos fija en 2018 el año de la rentabilidad con 25 eventos y convenciones El Palacio de Congresos fija en 2018 el año de la rentabilidad con 25 eventos y convenciones

El Palacio de Congresos fija en 2018 el año de la rentabilidad con 25 eventos y convenciones / maría de la cruz

No será a los 25 años, pero sí a los 26. El Palacio de Congresos, que el pasado 19 de abril cumplió su primer cuarto de siglo, está preparado para rozar la rentabilidad el próximo 2018. La instalación, que marcó un antes y un después en el desarrollo turístico granadino, cumple también este año su primer lustro de gestión privada, que ha revitalizado el Palacio consolidando el número de congresos, triplicando los espectáculos y poniendo a Granada en el mapa del turismo de convenciones privadas. "En 2018 estaremos preparados para recoger la cosecha que hemos sembrado", explica el director del Palacio de Congresos, Raúl Lozano, que asegura que en el próximo ejercicio se acercará al objetivo aspiracional de la empresa: 25 congresos y convenciones, un público de 80.000 profesionales y una ocupación media del 60%. Si se cumplen las previsiones, el próximo año el Palacio conseguirá multiplicar por dos el número de eventos respecto al año 2012.

Con estas cifras, 2018 será el año en el que "triunfe la rentabilidad y el Palacio dé beneficios" por primera vez desde su inauguración en 1992. "Que tras 25 años se consiga alcanzar la rentabilidad sin poner ni un euro del contribuyente y que se haga atendiendo a la vocación de ser un punto de encuentro para toda la ciudad sería un hito histórico". De hecho, el director del Palacio asegura que no conoce ningún otro edificio congresual que dé resultados positivos, a excepción del de Barcelona. Pero claro, es otra liga: la ciudad condal es el tercer destino mundial de congresos.

Las buenas perspectivas para 2018 están más que justificadas. En 2016 el Palacio ya rozó la rentabilidad, dando unas pérdidas "pequeñas" en un año que se cerró con 20 congresos, 60.000 congresistas, una ocupación de alrededor del 40% y casi 2,5 millones de euros de facturación. Aunque para este 2017 las perspectivas son más bajas -probablemente el año se cerrará con menos de 15 eventos y alrededor de 40.000 o 45.000 usuarios-, la 'explosión' del Palacio está prevista para el año que viene. Lozano recuerda que los espacios congresuales se rigen por "ciclos plurianuales", y que ahora ya se está trabajando en la captación de eventos para 2025. En 2016, de hecho, Granada presentó unas 90 candidaturas para albergar grandes eventos, y este año la previsión es llegar a las cien.

Lozano asegura que si 2018 transmite buenas sensaciones es en buena medida por la llegada de la Alta Velocidad, que permitirá al Palacio dar el salto definitivo en el mercado corporativo. "Llevamos desde 2015 esperando el AVE", recuerda Lozano, que asegura que pocas ciudades tienen tanto potencial como Granada desde el punto de vista del turismo de congresos, un mercado liderado por Madrid y Barcelona y en el que compite con ciudades más grandes como Sevilla, Valencia o Bilbao. "El problema es que estamos aislados", apunta el directo del Palacio, que asegura que es muy difícil para el departamento de comercialización vender Granada sin AVE y sin tren.

La falta de comunicación lastra sobre todo al cliente empresarial. Mientras que en congresos, Granada tiene un gran prestigio -a pesar de no competir en igualdad de condiciones tanto por la falta de infraestructuras-, en convenciones siempre ha presentado un gran déficit. "En el momento en el que eliminemos los problemas de accesos podremos competir para captar convenciones privadas". Ese es el "gran proyecto" de futuro del Palacio de Congresos, que quiere reforzar su departamento comercial incorporando 3 o 4 profesionales más a los ocho que ya trabajan en la captación de negocio y "desembarcar" en los grandes centros económicos (Madrid, Barcelona y Bilbao en el ámbito nacional, además de otros internacionales) para atraer eventos corporativos.

En la actualidad, el edificio alberga tres o cuatro convenciones privadas al año, pero la idea es que esa cifra "explote" en el momento en el que Granada vuelva a comunicarse con su entorno. "2018 debería ser el año que empiece a parecerse al año promedio, el año en el que tengamos el palacio que queremos tener", subraya. La previsión es que la facturación también crezca, alcanzando los 3 millones de euros y 'regando' toda la economía local, que podría verse beneficiada de una facturación de 30 millones vinculada al Palacio.

El reto es estar ocupado "el mayor tiempo posible ganando algo de dinero", indica Lozano. En esa línea de trabajo se enmarca el segundo objetivo estratégico del Palacio: consolidarse como organizador de eventos, dando lugar a sus propios congresos y convenciones. La idea es promover entre tres y cinco eventos propios al año, aprovechando las potencialidades de Granada y su amplio plantel de científicos e investigadores.

El Palacio ya ha iniciado ese nuevo camino con la organización del I Congreso Internacional de las Montañas CIMAS 2018, que se celebrará en marzo del año que viene; o el Granada Experience (Encuentro Internacional de Artes Escénicas). "Esta es una línea de transformación muy importante", apunta el director del Palacio, que asegura que la organización de eventos propios surgirá de la colaboración con científicos y profesionales granadinos. "Queremos sumar, nos interesa favorecer la cooperación y llegar a acuerdos".

La idea del Palacio es que Granada y el sector turístico al completo comprendan que apostar por este equipamiento es "un win to win". Por eso, desde la dirección del edificio congresual se apuesta por los partners granadinos, y se ha marcado el objetivo de utilizar entre un 70 y un 80% de agentes locales en la organización de los eventos. "El Palacio está comprometido con la economía local".

Ese compromiso por Granada también se deja notar en la otra gran área de actividad en la que se ha embarcado el Palacio a raíz de la gestión privada: la cultura y el arte. Uno de los grandes proyectos del Palacio ha sido la puesta en marcha de la Nube, una terraza-anfiteatro que abre el equipamiento a la ciudad en las noches de verano, pero que tiene vocación de convertirse en un espacio disponible todo el año. Lozano indica que el Palacio ya invirtió un millón de euros para hacer "funcional" el espacio, pero que ahora el reto es cubrirlo para que funcione más allá de los meses de verano, construyendo también una entrada independiente de la del Palacio que permita llegar directamente desde la calle.

El programa cultural que el Palacio ha puesto en marcha en los últimos años no solo ha colaborado a captar congresos y convenciones, sino que además ha acercado el equipamiento a los granadinos. Lozano indica que esta nueva vertiente del edificio congresual está muy vinculada a uno de sus principales factores de éxito: su ubicación. En España apenas hay centros de convenciones situados en el centro de la ciudad, a excepción de Bilbao, San Sebastián y Bilbao, y esta situación es clave para que funcione la relación entre cultura, arte y conocimiento. "Cuando un palacio está a las afueras cuesta que se vea como un bien y cuesta hacerlo sostenible", explica Lozano, que asegura que su "gran aspiración" es que todo lo que se haga en el Palacio se vea "con los mejores ojos y esté jurídicamente bien sostenido". Sobre todo, porque si el edificio solo se dedicara a congresos y convenciones, "nunca sería sostenible".

El edificio se ha revitalizado en los últimos años tirando de arte y cultura.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios